La dis­ci­pli­na es cla­ve pa­ra vi­vir la pros­pe­ri­dad

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Pa­blo Nach­ti­gall*

La pa­la­bra dis­ci­pli­na de­ri­va de “dis­cí­pu­lo”, pro­ve­nien­te del la­tín dis­ci­pu­lus y es­te de dis­ce­re, “apren­der”. Uno de los tan­tos sig­ni­fi­ca­dos de la pa­la­bra dis­ci­pli­na es el con­jun­to de re­glas o nor­mas cu­yo cum­pli­mien­to de ma­ne­ra cons­tan­te con­du­cen a cier­to re­sul­ta­do.

El en­tre­na­mien­to de nues­tra ca­pa­ci­dad dis­ci­pli­na­ria es un fac­tor de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de ga­nar y ad­mi­nis­trar exi­to­sa­men­te nues­tro di­ne­ro y ade­más nos evi­ta gas­tos eco­nó­mi­cos o de­ci­sio­nes financieras inade­cua­das. La dis-

ci­pli­na es la cua­li­dad que nos ayu­da a sos­te­ner cier-cier­tas ac­cio­nes has­ta que al­can­za­mos lo que que­re­mos. En la clí­ni­ca psi­co­ló­gi­ca me ha to­ca­do aten­der nu­me­ro­sos ca­sos de mu­je­res enoja­das con la con­duc­ta fluc­tuan­te e in­dis­ci­pli­na­da de sus ma­ri­dos a la ho­ra de ga­nar di­ne­ro. No se tra­ta­ba del mon­to de di­ne­ro que ellos ga­na­ban, sino del he­cho de que es­tos no man­te­nían un rit­mo de tra­ba­jo pa­re­jo y dis­ci­pli­na­do en sus tra­ba­jos in­de­pen­dien­tes; por en­de, nun­ca lle­ga­ban a cu­brir sus cuen­tas a fin de mes. A su vez, es­to mis­mo se re­fle­ja­ba en un des­cui­do de su sa­lud y de los víncu­los afec­ti­vos. To­do ello cau­sa­ba la ra­bia y re­pro­ches de sus es­po­sas, con el con­si­guien­te de­te­rio­ro del víncu­lo ma­tri­mo­nial. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de aten­der a al­guno de es­tos ma­ri­dos en mi con­sul­to­rio y ob­ser­va­ba en to­dos ellos no­to­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner un rit­mo de vida dis­ci­pli­na­do. Al­gu­nos de ellos, ven­de­do­res pro­fe­sio­na­les, re­fe­rían que cuan­do al­can­za­ban a ven­der cier­to vo­lu­men de pro­duc­tos, se re­la­ja­ban y se vol­vían pe­re­zo­sos.

La dis­ci­pli­na en­glo­ba la ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­zar­nos y man­te­ner un ca­mino que nos con­du­ce ha­cia un es­ta­do de pros­pe­ri­dad y bie­nes­tar. Sin em­bar­go, la dis­ci­pli­na es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas me­nos desa­rro­lla­das en el grue­so de­de las per­so­nas que di­cen que­rer me­jo­rar sus vi­das. Uno dde los ras­gos tí­pi­cos en quie­nes tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­tuar dis­ci­pli­na­da­men­te es la fal­ta del uso de la agen­da pa­ra ad­mi­nis­trar een for­ma ade­cua­da su tiem­po. Me he en­con­tra­do con mu­chas per­so­nas que en tér­mi­nos jo­co­sos ase­gu­ra­ban no ne­ce­si­tar de ano­ta­cio­nes ni de re­gis­tros por­que “te­nían to­do agen­da­do en sus cabezas”. Es­te he­cho apa­ren­te­men­te gra­cio­so les ge­ne­ra­ba un ele­va­do es­trés que los lle­va­ba a ol­vi­dar­se de sus com­pro­mi­sos y me­tas per­so­na­les. Sus vi­das re­sul­ta­ban caó­ti­cas y, pa­ra peor, re­tro­ce­dían en su ca­mino ha­cia una ma­yor pros­pe­ri­dad de­bi­do a que au­men­ta­ban sus sen­ti­mien­tos de an­sie­dad, preo­cu­pa­ción y tensión. El uso co­rrec­to de la agen­da pue­de con­tri­buir a re­la­jar­nos y brin­dar­nos con­fian­za y bie­nes­tar. La dis­ci­pli­na nos per­mi­te cum­plir nues­tras me­tas y re­sul­ta un fac­tor cla­ve pa­ra ga­nar se­gu­ri­dad en no­so­tros mis­mos, lo cual nos per­mi­ti­rá sos­te­ner cier­ta con­ti­nui­dad en vez de te­ner al­ti­ba­jos fluc­tuan­tes. La dis­ci­pli­na tam­bién nos ayu­da a con­tro­lar nues­tros gas­tos. Jus­ta­men­te, los com­pra­do­res com­pul­si­vos son aque­llos que per­die­ron di­cho con­trol; en es­tos ca­sos, el tra­ba­jo con su pro­pia dis­ci­pli­na pue­de ayu­dar­los a po­ner­se lí­mi­tes fir­mes y evi­tar com­pli­ca­cio­nes financieras gra­ves.

Del li­bro “Ben­di­to­di­ne­ro. Có­mo­ge­ne­rar pros­pe­ri­dad­ma­te­rial­yes­pi­ri­tua­len­tu­vi­da”, de Pa­blo Nach­ti­gall, Edi­cio­nes Urano

www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.