Rui­do que en fer­ma

Mia - - SALUD - Fuen­te: dia­rio El País Fo­to: en­ro­que­de­cien­cia.blogs­pot.com

di­fe­ren­cia de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal que se acu­mu­la y man­tie­ne en el tiem­po, la acús­ti­ca o au­di­ti­va, mu­chas ve­ces es sub­es­ti­ma­da por­que no se ha­ce no­tar. El ex­ce­so de rui­do -en­ten­di­do co­mo so­ni­do ex­ce­si­vo y mo­les­to – cau­sa­do por las ac­ti­vi­da­des tí­pi­cas de una ciu­dad, co­mo el trán­si­to, las in­dus­trias, los co­mer­cios, las obras en cons­truc­ción, los avio­nes, etc, pro­du­ce efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre la sa­lud au­di­ti­va, fí­si­ca y men­tal de las per­so­nas.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), el 76% de la po­bla­ción que vi­ve en los gran­des cen­tros ur­ba­nos su­fre de un im­pac­to acús­ti­co muy superior al re­co­men­da­ble y es­to se re­fle­ja en su ca­li­dad de vida. Pa­ra no afec­tar la sa­lud au­di­ti­va de una per­so­na, la ex­po­si­ción al rui­do no de­be­ría so­bre­pa­sar los 65 de­ci­be­les, al­go que hoy en día es bas­tan­te di­fí­cil de cum­plir.

Ac­tual­men­te, los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les es­ta­ble­cen que los ni­ve­les per­mi­si­bles de rui­do am­bien­tal en el área re­si­den­cial de­ben ser de 50 de­ci­be­les de día y de no­che; en el co­mer­cio y la in­dus­tria, de­ben ser de 70 en el día y 55 en la no­che. Só­lo to­man­do al­gu­nos ejem­plos, el trá­fi­co pro­du­ce 90 de­ci­be­les, via­jar en mo­to 95, mú-

En las gran­des ciu­da­des y con las ac­ti­vi­da­des ac­tua­les es­ta­mos ex­pues­tos a so­ni­dos que su­pe­ran to­do el día lo que el sis­te­ma au­di­ti­vo pue­de so­por­tar. Los jó­ve­nes en­sor­de­cen co­mo an­cia­nos y su­fri­mos des­equi­li­brios fí­si­cos y emo­cio­na­les

Por Fer­nan­da Bus­tos

si­ca a al­to vo­lu­men 100, la si­re­na de un vehícu­lo de emer­gen­cia 120 y un avión 140.

Es­tá com­pro­ba­do que la ex­po­si­ción a ese rui­do que su­pera los es­tán­da­res tie­ne co­mo con­se­cuen­cia da­ños en la au­di­ción en for­ma pro­gre­si­va a lo lar­go de los años, to­do ti­po de tras­tor­nos fi­sio­ló­gi­cos, psi­co­ló­gi­cos y men­ta­les, co­mo es­trés, irri­ta­bi­li­dad, hi­per­ten­sión, do­lo­res de ca­be­za, ta­qui­car­dias, fa­ti­ga, sor­de­ra, ace­le­ra­ción res­pi­ra­to­ria y car­día­ca y pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res, pro­ble­mas del sue­ño y mo­les­tias di­ges­ti­vas así co­mo la dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad y del ape­ti­to se­xual, al tiem­po que con­tri­bu­ye con el in­cre­men­to del número de ac­ci­den­tes. Lo peor es que quie­nes los pa­de­cen mu­chas ve­ces son jó­ve­nes y ni­ños, no so­lo per­so­nas de edad avan­za­da.

Se­gún la fo­no­au­dió­lo­ga Mó­ni­ca Mat­ti, ge­ren­te de For­ma­ción de Gaes Ar­gen­ti­na, Cen­tros au­di­ti­vos, “es ne­ce­sa­rio edu­car a la po­bla­ción so­bre los da­ños que pro­vo­ca el rui­do en nues­tra sa­lud. Tan­to el trá­fi­co dia­rio de las ca­lles co­mo la música de un bo­li­che, por ejem­plo, son cau­sas que a lo lar­go de los años pro­vo­can la pér­di­da au­di­ti­va en per­so­nas ca­da vez más jó­ve­nes. Des­de ya que el uso de re­pro­duc­to­res de música con au­ri­cu­la­res a vo­lú­me­nes ex­ce­si­va­men­te al­tos o la ex­po­si­ción a al­tos ín­di­ces de rui­do en bo­li­ches o con­cier­tos son fac­to­res que han he­cho que la pér­di­da au­di­ti­va apa­rez­ca a eda­des más tem­pra­nas ge­ne­ran­do un da­ño irre­ver­si­ble”.

Sor­dos pre­co­ces

Al igual que pa­sa con la vi­sión, las per­so­nas em­pe­za­mos a per­der au­di­ción a

par­tir de los 20 años. Se tra­ta de un pro­ce­so na­tu­ral lla­ma­do pres­bia­cu­sia, que se ha­ce más evi­den­te a par­tir de los 50 años. Sin em­bar­go, hoy, los jó­ve­nes tie­nen su au­di­ción en si­tua­ción de ries­go. Se­gún la OMS, de un 5 a un 10% de las per­so­nas que es­cu­chan música con au­ri­cu­la­res, ex­pe­ri­men­tan pér­di­da au­di­ti­va u otros tras­tor­nos y, de he­cho, mu­chos jó­ve­nes aca­ba­rán ex­pe­ri­men­tan­do pres­bia­cu­sia (pér­di­da au­di­ti­va por la edad) ya a los 40 o 45 años, en vez de a los 60 o 65 años ha­bi­tua­les. El oí­do tar­da al­re­de­dor de 36 ho­ras en re­cu­pe­rar su sen­si­bi­li­dad au­di­ti­va nor­mal, des­pués de es­tar so­me­ti­do una no­che a la música es­tri­den­te en un bo­li­che.

Ade­más del im­pac­to di­rec­to en la au­di­ción, la con­ta­mi­na­ción so­no­ra ge­ne­ra:

Al­te­ra­ción del sue­ño. El rui­do pro­du­ce di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño y des­pier­ta a quien es­tá dur­mien­do. Es­tá de­mos­tra­do que so­ni­dos del or­den de apro­xi­ma­da­men­te 60 de­ci­be­les re­du­cen la pro­fun­di­dad del sue­ño, acre­cen­tán­do­se di­cha dis­mi­nu­ción a me­di­da que cre­ce la am­pli­tud de la ban­da de fre­cuen­cias, las cua­les pue­den des­per­tar al in­di­vi­duo, de­pen­dien­do de la fa­se del sue­ño en que se en­cuen­tre y de la na­tu­ra­le­za del rui­do. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que es­tí­mu­los dé­bi­les sor­pre­si­vos tam­bién pue­den per­tur­bar el sue­ño.

Efec­to so­bre la con­duc­ta. Pro­du­ce al­te­ra­cio­nes mo­men­tá­neas de la con­duc­ta, co­mo agre­si­vi­dad, irri­ta­bi­li­dad o un ma­yor gra­do de de­sin­te­rés. Ge­ne­ral­men­te son des­equi­li­brios pa­sa­je­ros y se pro­du­cen co­mo con­se­cuen­cia de un rui­do que pue­de pro­vo­car in­quie­tud, in­se­gu­ri­dad o mie­do.

Efec­tos en la me­mo­ria. Es­tá de­mos­tra­do que exis­te un ma­yor ren­di­mien­to en aque­llos in­di­vi­duos que no es­tán so­me­ti­dos al rui­do, ya que és­te pro­du­ce un des­cen­so en su ren­di­mien­to. El rui­do ha­ce que la ar­ti­cu­la­ción en una ta­rea de re­pa­so sea más len­ta, es­pe­cial­men­te, cuan­do se tra­tan pa­la­bras des­co­no­ci­das o de ma­yor lon­gi­tud, es de­cir, en con­di­cio­nes de rui­do, el in­di­vi­duo se des­gas­ta psi­co­ló­gi­ca­men­te pa­ra man­te­ner su ni­vel de ren­di­mien­to.

Efec­tos en la aten­ción. El rui­do pro­vo­ca la per­di­da de con­cen­tra­ción en una ac­ti­vi­dad.

So­bre el em­ba­ra­zo. Es­tá com­pro­ba­do que las ma­dres em­ba­ra­za­das que han es- ta­do ex­pues­tas a fuer­tes rui­dos des­de los 5 me­ses de ges­ta­ción, tie­nen be­bés más irri­ta­bles, que no so­por­tan el rui­do, llo­ran cuan­do lo sien­ten, y al na­cer tie­nen un ta­ma­ño in­fe­rior al nor­mal.

Tras­tor­nos en el apren­di­za­je. Cuan­do los ni­ños son edu­ca­dos en am­bien­tes rui­do­sos, pier­den su ca­pa­ci­dad de aten­der se­ña­les acús­ti­cas, su­fren per­tur­ba­cio­nes en su ca­pa­ci­dad de es­cu­char, así co­mo un re­tra­so en el apren­di­za­je de la lec­tu­ra y la co­mu­ni­ca­ción ver­bal. To­dos es­tos fac­to­res fa­vo­re­cen el ais­la­mien­to del ni­ño, ha­cién­do­lo po­co so­cia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.