Apren­der sin dis­trac­cio­nes

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Di­rec­tor de Tec­no­lo­gía de Worm­ho­le IT, crea­do­ra de la pla­ta­for­ma Worm­ho­le LMS.

Ha­ce más de un dé­ca­da que se co­no­ce el e-lear­ning, una mo­da­li­dad que per­mi­te ac­ce­der a cur­sos y ca­pa­ci­ta­cio­nes sin ne­ce­si­dad de asis­tir a una cla­se, pu­dien­do ac­ce­der a ella en cual­quier mo­men­to y lu­gar. Sin em­bar­go, y a pe­sar de los gran­des be­ne­fi­cios, el e-lear­ning de­be li­diar con la po­si­bi­li­dad de su­cum­bir a dis­trac­cio­nes de to­do ti­po. Aquí, unos con­se­jos de Ignacio Ló­pez pa­ra que na­da dis­trai­ga del ob­je­ti­vo:

Es­tar en un lu­gar có­mo­do, con bue­na luz don­de se evi­ten las in­te­rrup­cio­nes. De ese mo­do, uno pres­ta aten­ción y se en­fo­ca en la cla­se del mis­mo mo­do que lo ha­ría en un au­la.

Evi­tar to­mar cla­ses vir­tua­les de más de 1 ho­ra sin ha­cer cor­tes en el me­dio. Lo ideal es que las char­las y ca­pa­ci­ta­cio­nes no su­peren las 2 ho­ras con un re­creo de 10 o 15 mi­nu­tos que nos per­mi­tan le­van­tar­nos de en­fren­te de la compu­tado­ra, ca­mi­nar, to­mar un ca­fé y des­can­sar la vis­ta.

En el ca­so de los pro­fe­so­res, lo ideal es pre­pa­rar la cla­se an­tes de en­trar al au­la. Lo ideal pa­ra evi­tar pér­di­das de tiem­po, dis­trac­cio­nes y con­fu­sio­nes es de­jar pre­car­ga­do el con­te­ni­do, re­leer la do­cu­men­ta­ción con tiem­po, pro­bar que to­das las pre­sen­ta­cio­nes, vi­deos, imá­ge­nes, etc., fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te en la sala y fa­mi­lia­ri­zar­se con la he­rra­mien­ta. De es­ta ma­ne­ra, se evi­tan "sor­pre­sas" una vez ini­cia­da la cla­se a dis­tan­cia.

Es­tar pre­pa­ra­do pa­ra par­ti­ci­par de las cla­ses con au­dio y vi­deo. Es­tá de­mos­tra­do que la re­la­ción en­tre las per­so­nas y la in­ter­ac­ción do­cen­te-alumno, alumno-alumno, es su­ma­men­te en­ri­que­ce­do­ra en el apren­di­za­je. Por es­te mo­ti­vo, es im­por­tan­te con­tar con un set de pe­ri­fé­ri­cos que nos per­mi­tan par­ti­ci­par de la cla­se y com­par­tir ex­pe­rien­cias con­ver­san­do y vién­do­se ca­ra a ca­ra co­mo lo ha­ce­mos en un au­la.

Una vez ter­mi­na­da la cla­se, es im­por­tan­te re­pa­sar la mis­ma, mi­rar las gra­ba­cio­nes, com­par­tir las no­tas y en­viar a los do­cen­tes las con­sul­tas que sur­jan de la re­lec­tu­ra o del re­pa­so. Mu­chas ve­ces en las cla­ses no nos ani­ma­mos a pre­gun­tar, o cree­mos que he­mos en­ten­di­do cla­ra­men­te un con­te­ni­do y al re­ver­lo nos da­mos cuen­ta que no es así.

Es im­por­tan­te de­di­car­le tiem­po del mis­mo mo­do que lo ha­ría­mos con un cur­so pre­sen­cial. La cla­ve del éxi­to es leer el con­te­ni­do con tiem­po y a con­cien­cia, con­sul­tar en los fo­ros, re­pre­gun­tar y tra­ba­jar en equi­po.

Tam­bién es im­por­tan­te par­ti­ci­par de re­des so­cia­les don­de las per­so­nas pue­dan in­ter­ac­tuar y be­ne­fi­ciar­se de la re­la­ción con sus pa­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.