Pe­rro al agua

El ba­ño pue­de ser un mo­men­to de mu­cha tensión pa­ra el animal y de in­co­mo­di­dad pa­ra el ba­ña­dor. Qué de­be­mos te­ner en cuen­ta si de­ci­di­mos hi­gie­ni­zar­lo en ca­sa

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: Mun­doa­ni­ma­lia, Pet­nia.com

Si bien mu­chos ve­te­ri­na­rios acon­se­jan no ba­ñar a los pe­rros (su olor es su iden­ti­dad), una mas­co­ta den­tro del ho­gar ne­ce­si­ta es­tar hi­gie­ni­za­da pa­ra op­ti­mi­zar la con­vi­ven­cia y pa­ra que no con­ta­gie o ge­ne­re in­fec­cio­nes.

Se acon­se­ja ba­ñar­lo de­pen­dien­do de la ac­ti­vi­dad que reali­ce, sien­do la me­dia ca­da quin­ce días o una vez al mes, aun­que tam­bién hay ra­zas que no re­quie­ren más de dos ba­ños al año. Hi­gie­ni­zar­lo muy asi­dua­men­te po­dría per­ju­di­car su sa­lud, pro­du­cién­do­le una dis­mi­nu­ción de las de­fen­sas de la piel y de la gra­si­tud, una ca­rac­te­rís­ti­ca de su pe­la­je que evi­ta que se se­que y ge­ne­re cas­pa. Ade­más, hay que te­ner mu­cho cui­da­do con los días fríos, ya que la hu­me­dad del agua pue­de per­ma­ne­cer de­ba­jo del pe­lo por 2 o 3 días, por más que el pe­lo pa­rez­ca se­co, lo que, en al­gu­nas ra­zas, pro­du­ce cier­to ti­po de afec­cio­nes en la piel.

Una bue­na op­ción, pa­ra te­ner en cuen­ta, son los ba­ños en se­co con es­pu­mas o pol­vos, pa­ra evi­tar la ex­po­si­ción al agua. De es­ta ma­ne­ra se pue­de me­jo­rar el olor que los ca­rac­te­ri­za y, ade­más, que mu­de ex­ce­si­va­men­te su pe­lo (co­mo su­ce­de con el ba­ño tra­di­cio­nal).

Si no es­tás se­gu­ra de po­der ba­ñar a tu mas­co­ta, lo me­jor es lla­mar a la ve­te­ri­na­ria y de­jar que los es­pe­cia­lis­tas se en­car­guen de es­te asun­to. Si se lo ba­ña en la ca­sa, te­ner en cuen­ta que lo úl­ti­mo a en­ja­bo­nar es la ca­be­za y que, al en­ju­gar, no de­be en­trar­le agua ni ja­bón en los ojos y oí­dos. Ade­más, se de­be se­car el pe­lo con un se­ca­dor.

Pa­so a pa­so

An­tes de me­ter al pe­rro en una pileta o ba­ña­de­ra, che­quear la tem­pe­ra­tu­ra del agua y ase­gu­rar­se de que es­té ti­bia. Una vez en el agua, fro­tar­le bien el pe­lo con al­gún cham­pú es­pe­cial que se ha­ya ad­qui­ri­do en un cen­tro ve­te­ri­na­rio. Tam­bién es po­si­ble uti­li­zar ja­bón de co­co.

Pa­ra que que­de bien hi­gie­ni­za­do, se lo de­be lim­piar res­pe­tan­do el si­guien­te pro­ce­so:

Apli­car el cham­pú por el lo­mo y ex­ten­der­lo has­ta las pa­tas, de­jan­do la ca­be­za pa­ra lo úl­ti­mo. Cuan­do lle­gue el turno de la­var­la, ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes pa­ra evi­tar que el ja­bón no se in­tro­duz­ca en sus oí­dos y ojos.

Aga­rrar al pe­rro por el ho­ci­co pa­ra en­jua­gar­lo me­jor y echar el agua de ade­lan­te ha­cia atrás con un re­ci­pien­te apro­pia­do. És­ta es una de las fa­ses prin­ci­pa­les del ba­ño, don­de se pres­tar mu­cha aten­ción. Mu­chos pe­rros su­fren tras­tor­nos en la piel de­bi­do a los res­tos de cham­pú o ja­bón que les que­dan por no en­jua­gar­los bien.

Se­car­le el cuer­po con una toa­lla, aca­ri­cián­do­lo, sin fro­tar, y siem­pre en sen­ti­do des­cen­den­te pa­ra evi­tar que se eri­ce y en­ru­le. Lue­go, uti­li­zar un se­ca­dor con­ven­cio­nal. En la ac­tua­li­dad exis­ten se­ca­do­res es­pe­cia­les pa­ra pe­rros que con­tro­lan el rui­do (que sue­le ser lo que más los asus­ta). Es con­ve­nien­te acos­tum­brar al animal al se­ca­dor de pe­lo des­de que es ca­cho­rro, ya que se tra­ta del me­dio más efi­caz y rá­pi­do pa­ra evi­tar que la hu­me­dad per­sis­ta en la piel du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po. Se de­be cuidar que no le en­tre el ai­re ca­lien­te en los oí­dos.

Pei­nar­lo y ce­pi­llar­lo, de­pen­dien­do del ti­po de pe­la­je del animal, la in­ten­si­dad y fre­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.