Flo­res pa­ra cor­tar

Po­dés lu­cir­las en tu ca­sa sin da­ñar a la plan­ta y con­si­guien­do que te du­ren mu­cho más

Mia - - JARDINERÍA -

Tan­to la huerta co­mo el jar­dín nos su­mi­nis­tran aro­mas, sa­bo­res y be­lle­za que usa­mos en ca­sa. Cor­tar flo­res y fru­tos, co­se­char aro­má­ti­cas es otra de las ta­reas que re­quie­ren bue­na in­for­ma­ción pa­ra apro­ve­char la re­co­lec­ción sin da­ñar las es­pe­cies.

Flo­re­ros y fuen­tes es­pe­ran den­tro de la ca­sa a las flo­res del jar­dín. Sa­ber cor­tar­las es esen­cial. Pa­ra em­pe­zar, hay que bus­car las que ten­gan un por­te ade­cua­do, así, nos ase­gu­ra­mos una su­per­vi­ven­cia per­fec­ta de al me­nos tres días sin mar­chi­tar­se. No to­das las plan­tas reac­cio­nan igual al cor­te de sus flo­res, es­pe­cies co­mo las ger­be­ras, una vez que se les cor­ta el ta­llo, no si­guen abrién­do­se, en cam­bio, los cla­ve­les o las ro­sas de­ben cor­tar­se aún con el ca­pu­llo li­ge­ra­men­te ce­rra­do ya que con unos po­cos cui­da­dos pue­de lo­grar­se que con­ti­núen abrién­do­se y du­ren más.

El jus­to pro­ce­di­mien­to

Pa­ra que man­ten­gan la lo­za­nía, per­fu­me y be­lle­za que tie­nen en la plan­ta, al mo­men­to del cor­te, ele­gir las flo­res que es­tén en su pun­to de má­xi­mo desa­rro­llo.

Si lo que se bus­ca es de­co­rar y per­fu­mar la ca­sa du­ran­te al­gu­nos días, cor­tar los ca­pu­llos y bo­to­nes an­tes de que ter­mi­nen de abrir­se e, in­clu­so, an­tes de que co­mien­cen a ha­cer­lo pa­ra que cul­mi­nen su ma­du­ra­ción en el flo­re­ro.

La for­ma de cor­tar las flo­res de­pen­de de la va­rie­dad de la plan­ta. Lo me­jor es ha­cer un cor­te rec­to y lim­pio, con un mo­vi­mien­to rá­pi­do de la ti­je­ra de po­dar, bien afi­la­da, pa­ra mi­ni­mi­zar el da­ño a la plan­ta. En lo po­si­ble, se re­co­mien­da que el cor­te sea a 45 gra­dos de in­cli­na­ción.

Si el ta­llo de la flor tu­vie­ra pe­que­ñas ramitas o bra­zos con ho­jas, pro­bar de cor­tar la flor por en­ci­na de és­tos. Por ejem­plo, una ro­sa se acon­se­ja cor­tar ape­nas por en­ci­ma de un bra­zo con cin­co ho­jas pa­ra no con­tra­rres­tar el desa­rro­llo pos­te­rior de ese ta­llo.

El ho­ra­rio en el que se reali­ce el cor­te es im­por­tan­te. Se re­co­mien­da ha­cer­lo a la ma­ña­na tem­prano o lue­go del atar­de­cer, pa­ra evi­tar el ca­lor ex­ce­si­vo que au­men­ta la ne­ce­si­dad hí­dri­ca de las flo­res y que pro­vo­ca­rá una des­hi­dra­ta­ción más ve­loz de la flor, mi­ni­mi­zan­do su per­du­ra­bi­li­dad en el flo­re­ro.

Al mo­men­to de cor­tar las flo­res, te­né cer­ca un bol con agua. Si fue­se po­si­ble, su­mer­gí el ta­llo y cor­ta­lo den­tro del agua. De lo con­tra­rio, cor­tá la flor e in­me­dia­ta­men­te po­ne­la en agua pa­ra evi­tar que al­gu­na mi­nús­cu­la bur­bu­ja de ai­re suba por el ta­llo, ha­cien­do una em­bo­lia y de­bi­li­tan­do el cue­llo de la flor.

Las flo­res de ta­llos car­no­sos, hue­cos o que exu­den lá­tex de­ben po­ner­se, in­me­dia­ta­men­te des­pués de cor­ta­das, en agua hir­vien­do du­ran­te unos tres mi­nu­tos, pues así se evi­ta­rá la for­ma­ción de un ca­llo que im­pe­di­rá la ab­sor­ción de lí­qui­dos. So­lo hay que su­mer­gir los 3 a 5 úl­ti­mos cen­tí­me­tros del ta­llo. Tam­bién pue­de fla­mear­se la par­te in­fe­rior me­dian­te con un en­cen­de­dor o fós­fo­ro.

Cuan­do se ar­me el ra­mo, pa­ra evi­tar que el agua se pu­dra, aña­dir una pe­que­ña can­ti­dad de con­ser­van­te (por ejem­plo, ni­tra­to de pla­ta) y eli­mi­nar las ra­mas y ho­jas que va­yan a que­dar por de­ba­jo del agua. Lue­go, pa­ra que pue­da se­guir ali­men­tán­do­se, di­sol­ver en el agua al­gún pro­duc­to con sa­ca­ro­sa o azú­car de re­mo­la­cha y cam­biar el agua ca­da 3 o 4 días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.