El con­sul­to­rio de Sta­ma­teas

Mia pre­gun­ta Ber­nar­do res­pon­de

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

¿ Có­mo res­pon­de­mos fren­te a una per­so­na vio­len­ta?

San­dra En pri­mer lu­gar no te­ne­mos que en­gan­char­nos, es de­cir, no ex­plo­tar ni tra­gar­nos la bron­ca pa­ra ter­mi­nar en­fer­mán­do­nos. Una de las me­jo­res téc­ni­cas es de­ve­lar el mal­tra­to, de­cir­le al otro: “me sien­to mal­tra­ta­do”, pe­ro no de­cir­le: “vos me mal­tra­tas”. De­be­mos po­ner el eje en no­so­tros y co­men­zar a ha­blar­lo.

¿ Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre una per­so­na sin es­ti­ma y otra con bue­na es­ti­ma?

Cris­ti­na La es­ti­ma pue­de es­tar ba­ja, mo­de­ra­da o al­ta. La es­ti­ma es có­mo me veo y co­mo me ven, es una dia­léc­ti­ca, es una mez­cla cons­tan­te. Cuan­do ha­bla­mos de có­mo nos ven, me re­fie­ro a los que son im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros, es de­cir, hay cier­tas mi­ra­das que nos re­sul­tan im­por­tan­tes.

Cuán­do se pier­de un be­bé, ¿ sir­ve ha­blar de él pa­ra ha­cer el due­lo?

Lu­cre­cia

Efec­ti­va­men­te, hay que per­mi­tir­se el re­cuer­do y po­der po­ner­lo en pa­la­bras. La pa­re­ja de­be de­ci­dir en cir­cuns­tan­cias así co­mo va a vi­vir ese due­lo. ¿ Qué quie­re de­cir? Si desean ver los res­tos o no, que van a ha­cer con los res­tos, po­ner­le un nom­bre. En el ca­so de un par­to, quien va a es­tar en és­te, si van a sos­te­ner los res­tos del be­bé, si lo van a ba­ñar. Son de­ci­sio­nes du­rí­si­mas que hay que to­mar. Tam­bién hay que in­vo­lu­crar a los otros hi­jos en es­te pro­ce­so de due­lo con un ju­gue­te, una car­ta; los ni­ños tie­nen que in­ter­ve­nir y ser par­te de es­te mo­men­to tan du­ro, tan di­fí­cil y tam­bién re­mar­car­les cuan­do son chi­cos que ellos no han te­ni­do na­da que ver, que no son cul­pa­bles de na­da, que ellos van a se­guir vi­vien­do. Es­to a raíz de los ce­los y la en­vi­dia que son tan fre­cuen­tes en la in­fan­cia.

¿ Qué tie­ne que ha­cer el en­torno de los pa­dres que han per­di­do un hi­jo? ¿ Es me­jor ha­blar o so­lo hay que acom­pa­ñar?

¿ Los re­cuer­dos tie­nen re­la­ción con la fe­li­ci­dad?

Ana Hay fra­ses que es me­jor no de­cir: “sos jo­ven, es­to le su­ce­de a mu­chas mu­je­res”, “sé lo que sen­tís”, “bueno, pe­ro tenés más hi­jos”, por­que no ayu­dan en na­da. Mu­chas ve­ces el pa­pá apla­za su due­lo por­que tie­ne que cuidar a su com­pa­ñe­ra y, en un pri­mer mo­men­to, lo vi­ve con más enojo. A ve­ces bus­ca un va­rón pa­ra com­par­tir lo que le su­ce­de, pe­ro tam­bién tie­ne que in­vo­lu­crar­se y po­der ex­pre­sar el do­lor. El due­lo no es una en­fer­me­dad, es un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción, con la muer­te al­go se muere de no­so­tros. De­be­mos po­der acom­pa­ñar, dar­le a los se­res que­ri­dos nues­tra mano, nues­tro hom­bro, nues­tro pe­cho, nues­tros oí­dos y por so­bre to­das las co­sas nues­tro co­ra­zón.

Ca­ro­li­na Los tris­tes te­ne­mos que trans­for­mar­los en cre­ci­mien­to, en un ar­ma de apren­di­za­je. Y con los re­cuer­dos lin­dos pen­sar cuál es el equi­va­len­te hoy de ese re­cuer­do, por ejem­plo: ju­ga­ba con los sol­da­di­tos, con los ami­gos, etc. ¿ Cuál se­ría el equi­va­len­te de hoy?; ¿ de qué me sir­ve? Ade­más de sig­ni­fi­car que tu­ve una in­fan­cia fe­liz y dis­fru­tar del re­cuer­do, no me ge­ne­ra nue­vos. Se ha des­cu­bier­to que las per­so­nas fe­li­ces ate­so­ran más las ex­pe­rien­cias que los ob­je­tos. Un ob­je­to pue­de du­rar dos me­ses, dos años, pe­ro un re­cuer­do nos pue­de acom­pa­ñar to­da la vida, co­mo el re­cuer­do de una abue­la, de una ma­má, de un ami­go. Te­ne­mos que dar­nos per­mi­so pa­ra ge­ne­rar lin­dos re­cuer­dos, es una for­ma de ser un po­qui­to más fe­li­ces. No po­de­mos vi­vir sin re­cuer­dos, apren­der de los tris­tes y trans­for­mar­los en un mo­ti­va­dor y con los lin­dos de­cir : “lo voy a dis­fru­tar pe­ro voy a se­guir ge­ne­ran­do otros en mí y en los de­más”. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Sta­ma­teas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.