Mia pre­gun­ta Ber­nar­do res­pon­de El con­sul­to­rio de Sta­ma­teas

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

¿La in­fi­de­li­dad des­tru­ye la pa­re­ja?

Ya­mi­la La pue­de des­truir o me­jo­rar, pe­ro nun­ca se­rá igual. Siem­pre, la apa­ri­ción de un ter­ce­ro, es un he­cho trau­má­ti­co, do­lo­ro­so. La pa­re­ja se pue­de sen­tar a ha­blar sin cul­pas pa­ra ver con cla­ri­dad que les es­ta­ba pa­san­do y có­mo sa­nar “eso” que no es­ta­ban ha­blan­do. Al­gu­nas se re­com­po­nen y otras no. Ob­via­men­te, pa­ra co­men­zar a ha­blar am­bos de­ben que­rer la res­tau­ra­ción. Otro mo­ti­vo de in­fi­de­li­dad es la ven­gan­za: “vos me fuis­te in­fiel en­ton­ces aho­ra te voy a em­pa­tar, y yo tam­bién voy a ser in­fiel”. Pa­ra que la pa­re­ja se res­tau­re los dos tie­nen que que­rer y, por su­pues­to, ha­ber aban­do­na­do al ter­ce­ro. Hay un pe­río­do de tur­bu­len­cia emo­cio­nal muy im­por­tan­te de­bi­do al en­ga­ño, las men­ti­ras y de­más. Po­der pre­gun­tar­se: “¿Qué nos es­tu­vo pa­san­do?”, no jus­ti­fi­ca el en­ga­ño, pe­ro ayu­da a des­cu­brir lo que su­ce­dió. A ve­ces ese ter­ce­ro es el que obli­ga a la pa­re­ja a ha­blar de lo que les es­tá su­ce­dien­do. Ha­blar, dia­lo­gar, bus­car la fe­li­ci­dad, es lo fun­da­men­tal.

¿Cuá­les son los ti­pos de ce­los que exis­ten?

Pau­li­na Hay ce­los nor­ma­les y ce­los pa­to­ló­gi­cos, y den­tro de los pa­to­ló­gi­cos es­tán los de­li­ran­tes. Nor­ma­les: apa­re­cen de ma­ne­ra oca­sio­nal, son de cor­ta du­ra­ción y no in­ter­fie­ren en la vida dia­ria. Pa­to­ló­gi­cos: acá el co­ra­zón es la co­si­fi­ca­ción, el otro se trans­for­ma en un ob­je­to. El ce­lo­so pien­sa que si le da li­ber­tad o lo de­ja so­lo, se va a ir o pue­de per­der­se. La per­so­na ce­la­da se tras­for­ma en un ob­je­to que hay que re­te­ner y con­tro­lar, y no en un su­je­to. De­li­ran­tes: los lla­ma­mos de­li­rios ce­lo­tí­pi­cos es cuan­do, en su men­te, la per­so­na tie­ne la cer­te­za del en­ga­ño. En ge­ne­ral tie­ne que ver con un cua­dro psi­có­ti­co que pue­de ter­mi­nar con sui­ci­dio u ho­mi­ci­dio.

¿Qué pue­de ha­cer una per­so­na ce­lo­sa pa­ra cal­mar­se?

Ju­lie­ta Par­tien­do de la pre­mi­sa de que pue­de “per­der el ob­je­to”, el ce­lo­so tien­de a con­tro­lar pre­gun­tan­do, in­ves­ti­gan­do, re­vi­san­do, etc. Hay una vi­gi­lan­cia ob­se­si­va, le re­vi­sa la ro­pa, re­des so­cia­les, el te­lé­fono, con­tro­la y prohí­be pa­ra no per­der ese “ob­je­to” que po­dría ir­se. Los ce­los no tie­nen que ver con el amor, sino con la po­se­sión, con la do­mi­na­ción, es­tos son los ce­los pa­to­ló­gi­cos. Los oca­sio­na­les no afec­tan la pa­re­ja siem­pre y cuan­do es­té cons­trui­da so­bre los ce­los nor­ma­les. En el no­viaz­go hay que es­tar aten­tos a to­da si­tua­ción de con­trol o de reite­ra­ción. Mu­chas chi­cas in­ter­pre­tan los ce­los co­mo amor, por eso los pa­dres tie­nen que es­tar aten­tos y tra­ba­jar­lo, y si es ne­ce­sa­rio, bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal. To­dos so­mos desea­dos y desean­tes, hay que pen­sar que po­de­mos es­tar con cual­quie­ra pe­ro he­mos de­ci­di­do es­tar con nues­tra pa­re­ja. ¿Por qué, pa­ra mu­chas per­so­nas, ver­se me­jor fren­te al es­pe­jo se ha con­ver­ti­do en una ob­se­sión? ¿Es una cues­tión de in­se­gu­ri­dad?

Da­nie­la Pue­de ser­lo. En la ado­les­cen­cia des­cu­bri­mos que so­mos mi­ra­dos de la mis­ma ma­ne­ra que no­so­tros mi­ra­mos, y si la mi­ra­da in­ter­na es so­li­da y fuer­te, la es­ti­ma se­rá bue­na. Esa mi­ra­da so­cial nos va a ser­vir pa­ra ubi­car­nos pe­ro no pa­ra de­pen­der, no pa­ra bus­car agra­dar. Aho­ra, ¿qué su­ce­de cuan­do la mi­ra­da in­ter­na es dé­bil? Po­de­mos que­dar ata­dos a esa mi­ra­da so­cial y en vez de ha­cer lo que desea­mos, con­ver­tir­nos en lo que los de­más es­pe­ran. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Sta­ma­teas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.