Jó­ve­nes cam­peo­nes del agua

Una sur­fis­ta y un na­da­dor ar­gen­ti­nos que dan que ha­blar en el mun­do y son or­gu­llo del de­por­te

Mia - - SOCIEDAD -

Ella tie­ne 15 y él 28. Una por arri­ba, el otro por aba­jo lu­chan con las olas pa­ra, lue­go, de­jar­se abra­zar por ellas por­que el mar es su desafío y el me­dio que los con­vir­tió en los jó­ve­nes cam­peo­nes que son.

Lu­cía In­du­rain, Cam­peo­na Ar­gen­ti­na Ju­nior Da­mas 2012 y Cam­peo­na Ar­gen­ti­na M16 2013 de surf, es­tá en ple­na com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal re­pre­sen­tan­do a la Ar­gen­ti­na.

Matías Ola es un tu­cu­mano que ha­ce un tiem­po se ins­ta­ló en el Ce­nard (Cen­tro Na­cio­nal de Al­to Ren­di­mien­to De­por­ti­vo) co­mo na­da­dor fe­de­ra­do y des­de allí desa­rro­lló el desafío que co­men­za­rá el 30 de ju­nio: unir el mun­do na­dan­do.

So­bre las olas

En una pla­ya de Mi­ra­mar, ciu­dad en la que vi­ve y ve­ra­nea sin mo­ver­se de ca­sa, un guar­da­vi­das in­vi­tó a Lu­cía In­du­rain a su­bir­se a una ta­bla y do­mi­nar las olas a los 12 años: nun­ca más se ba­jó de ella. “Es una pa­sión, me en­can­ta re­co­rrer lu­ga­res en bus­ca de olas y me da li­ber­tad, adre­na­li­na: so­mos la ta­bla, la ola y yo, y eso me ge­ne­ra un to­tal do­mi­nio de mí mis­ma”, ex­pli­ca Lu­cía su pa­sión por el surf.

Ella ya sue­ña con for­mar par­te de las com­pe­ten­cias en­tre los gran­des mun­dia­les del surf y has­ta lle­gar a es­tar o te­ner una es­cue­la en la que en­se­ñar a otros ni­ños que lle­guen con la mis­ma pa­sión de sus 12 años. Pe­ro aho­ra, es­tá en Ni­ca­ra­gua, re­pre­sen­tan­do a la Ar­gen­ti­na en el Mun­dial Ju­nior y has­ta el 16 de ju­nio, su úni­co ob­je­ti­vo es de­mos­trar y de­mos­trar­se que las olas no tie­nen se­cre­tos cuan­do ella y su ta­bla salen a mon­tar­las.

Aun­que el surf pa­só de jue­go in­fan­til a ac­ti­vi­dad de tiem­po com­ple­to, na­da pa­re­ce ha­ber cam­bia­do la vida co­mún de es­ta cam­peo­na ado­les­cen­te: “El mun­dial de Pe­rú, mi pri­mer mun­dial, fue una ex­pe­rien­cia to­tal­men­te nue­va, re­qui­rió mu­cho fo­co, con­cen­tra­ción y exi­gen­cia per­so­nal. Pe­ro pa­ra mí es un pla­cer, no me ge­ne­ra nin­gu­na pre­sión, da­do que siem­pre se en­tre­na de la mis­ma ma­ne­ra. Soy muy exi­gen­te a la ho­ra de en­tre­nar y, por suer­te, me ha­go el tiem­po pa­ra to­do: voy a pileta, ha­go fí­si­co, agua y voy a la es­cue­la y, ade­más, tam­bién ten­go mi gru­po de ami­gos. Siem­pre hay tiem­po pa­ra to­do”, sos­tie­ne con la ener­gía na­tu­ral de su edad.

Se de­fi­ne co­mo una “chi­ca co­mún”, clá­si­ca pe­ro a la mo­da, a la que le gus­ta el pe­lo lar­go y el po­co ma­qui­lla­je y de pla­ce­res más que sen­ci­llos de ob­te­ner: “El en­cuen­tro con mi fa­mi­lia, sa­lir con mis

ami­gas y, aho­ra, estoy que­rien­do to­car la gui­ta­rra. Por suer­te me di­vier­to mu­cho, amo pa­sear a mis pe­rros y ha­cer lo que me gus­ta me lle­na de bue­na ener­gía”.

Mi­ra­mar es­pe­ra an­sio­so el re­gre­so de su cam­peo­na con un lo­gro más pa­ra enor­gu­lle­cer­se.

¡Al agua!

El 30 de ju­nio, Matías Ola (un ape­lli­do que mar­có su vida) se lan­za­rá a las aguas del es­tre­cho de Gi­bral­tar pa­ra cum­plir con el pri­mer tra­mo de su nue­va y gran ges­ta: Unir el Mun­do. Es­ta ini­cia­ti­va que na­ció en el Ce­nard per­si­gue ob­je­ti­vos a ni­vel de­por­ti­vo, tu­rís- ti­co, cul­tu­ral, cien­tí­fi­co con el pro­pó­si­to so­li­da­rio­lid i dde con­cre­tart lla cons­truc­ción t ió de un Cen­tro Pro­vin­cial de Al­to Ren­di­mien­to De­por­ti­vo en las pro­vin­cias del in­te­rior del país.

En dis­tin­tos tra­mos, Matías na­da­rá unien­do Eu­ro­pa con Áfri­ca, Eu­ra­sia con Amé­ri­ca (en gru­po de pos­tas e in­di­vi­dual), Ocea­nía con Asia, Asia con Eu­ro­pa, Eu­ro­pa con Asia y cul­mi­na­rá en el Fin del Mun­do en la Is­la de los Es­ta­dos. El na­da­dor cru­za­rá las aguas sin tra­je de pro­tec­ción de neo­pre­ne y acom­pa­ña­do de un equi­po con­for­ma­do por médicos, en­tre­na­dor, bu­zo de res­ca­te, fo­tó­gra­fo y ca­ma­ró­gra­fo do­cu­men­ta­lis­ta que cu­bri­rá to­dos los cru­ces.

El na­da­dor se en­tre­nó du­ra­men­te en

aguas he­la­das de Puer­to Madryn y El Ca­la­fa­te y ya es­tá lis­to pa­ra sur­car los fríos

ma­res a bra­za­das:: “An­tes de en­trar al agua, ca­da na­da­dor tie­ne su mé­to­do. En mi ca­so, den­tro del pro­yec­to, cuen­to con una doc­to­ra que en­ca­be­za la in­ves­ti­ga­ción del em­po­de­ra­mien­to de la men­te con la que rea­li­zo tra­ba­jo de con­cen­tra­ción, con­trol del es­trés y del can­san­cio. Lo más im­por­tan­te es no re­cha­zar nun­ca el agua fría. El cuer­po es un ser in­te­li­gen­te y tie­ne me­mo­ria, el mío ha re­gis­tra­do ya las sen­sa­cio­nes a esas tem­pe­ra­tu­ras”, cuen­ta Matías. Bus­car un nue­vo re­cord de­por­ti­vo, her­ma­nar na­cio­nes des­de el agua y re­cau­dar fon­dos pa­ra el de­por­te es, na­da más y na­da me­nos, lo que bus­ca Matías con la na­ta­ción:“Na­dar pa­ra vol­ver a ser lo que el con­jun­to de los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta so­mos: una uni­dad lla­ma­da Hu-

ma­ni­dad”, es su le­ma pa­ra es­ta cru­za­da tras la cual es­pe­ra po­der con­tri­buir pa­ra que en su Tu­cu­mán na­tal se le­van­ta el pri­mer cen­tro de­por­ti­vo de al­to ren­di­mien­to en el cual los chi­cos de su pro­vin­cia pue­dan em­pe­zar a se­guir sus pa­sos y lle­guen a ser gran­des cam­peo­nes co­mo él.

Fo­tos Matías Ola: Jo­sé Luis Schan­zen­bach

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.