Tú­nel car­piano: un pro­ble­ma de mu­je­res

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Sen­sa­ción de ca­lor, ador­me­ci­mien­to, hor­mi­gueos, en­tu­me­ci­mien­to e in­clu­so ca­lam­bres en los de­dos al pun­to de in­te­rrum­pir el sue­ño sin­tien­do la ne­ce­si­dad de des­per­tar a la mano sa­cu­dién­do­la po­drían ser los pri­me­ros sín­to­mas del lla­ma­do Sín­dro­me del tú­nel car­piano. En ge­ne­ral, se ma­ni­fies­tan ini­cial­men­te du­ran­te la no­che, en una o am­bas ma­nos, y con el pa­so del tiem­po co­mien­zan a sen­tir­se du­ran­te el día. En al­gu­nos ca­sos, ya no pue­de dis­tin­guir­se el frío y el ca­lor a tra­vés del tac­to e in­clu­so pue­de sen­tir­se di­fi­cul­tad pa­ra rea­li­zar ta­reas de­li­ca­das co­mo co­ser, abro­char bo­to­nes, ce­rrar lla­ves, y en ca­sos cró­ni­cos o sin tra­ta­mien­to, los múscu­los de la ba­se del pulgar pue­den de­bi­li­tar­se o atro­fiar­se. Es­ta afec­ción, cu­yo ries­go de pa­de­cer­la es tres ve­ces ma­yor en mu­je­res que hom­bres y muy in­fre­cuen­te en ni­ños y ado­les­cen­tes, ocu­rre por la com­pre­sión del ner­vio lla­ma­do me­diano que se ex­tien­de des­de el bra­zo a la mano y con­tro­la la sen­si­bi­li­dad de los de­dos ex­cep­to el me­ñi­que y la ac­ción de al­gu­nos múscu­los de la mano que per­mi­ten mo­ver el pulgar. El diagnóstico y tra­ta­mien­to tem­pra­nos son im­por­tan­tes pa­ra evi­tar da­ños per­ma­nen­tes al ner­vio me­diano, co­men­zan­do por las en­fer­me­da­des de ba­se, si es que es­tán pre­sen­tes (dia­be­tes, ar­tri­tis). Co­mo pri­me­ra me­di­da se in­di­ca en ge­ne­ral re­po­so de la mano y de la mu­ñe­ca afec­ta­das, y la uti­li­za­ción de una fé­ru­la pa­ra evi­tar la fle­xión de la mu­ñe­ca es­pe­cial­men­te por la no­che cuan­do acre­cien­tan los sín­to­mas. La apli­ca­ción de frío lo­cal pue­de dis­mi­nuir la in­fla­ma­ción, si la hu­bie­ra. Ade­más se in­di­ca tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co (an­tin­fla­ma­to­rios no es­te­roi­des, vi­ta­mi­na B6, cor­ti­cos­te­roi­des). Los ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to pue­den ser be­ne­fi­cio­sos, su­per­vi­sa­dos por un fisioterapista y los al­ter­na­ti­vos por acu­pun­tu­ra o qui­ro­prác­ti­cos han re­sul­ta­do con al­gu­nos pa­cien­tes, pe­ro su ver­da­de­ra efi­ca­cia no ha si­do com­pro­ba­da. El tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co se re­co­mien­da si los sín­to­mas son gra­ves o re­sis­ten los tra­ta­mien­tos pre­vios por un pe­río­do con­si­de­ra­ble. * Mé­di­co trau­ma­tó­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía de mano y re­cons­truc­ti­va

de miem­bro superior

* Por el Dr. Ga­briel Clem­bosky

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.