Có­mo ca­len­tar la co­mi­da

Mia - - IDEAS ÚTILES -

Si bien es cier­to que, mu­chas ve­ces, cuan­do se re­ca­lien­ta la co­mi­da, és­ta ad­quie­re un sa­bor y con­sis­ten­cia go­mo­sos, tam­bién es po­si­ble lo­grar que que­de co­mo la pri­me­ra vez. Apren­der co­mo re­ca­len­tar la co­mi­da es, hoy en día, ca­si una ne­ce­si­dad vi­tal de­bi­do a que ca­da vez te­ne­mos me­nos tiem­po pa­ra co­ci­nar. El re­gre­sar a la ca­sa des­pués de una jor­na­da de tra­ba­jo y dis­fru­tar de una co­mi­da re­cién he­cha, mu­cha ve­ces se tor­na im­po­si­ble. Por eso mis­mo, el mi­cro­on­das pue­de ser un alia­do in­va­lo­ra­ble, si se lo uti­li­za co­rrec­ta­men­te. Al­gu­nos tips im­por­tan­tes: El mi­cro­on­das per­mi­te man­te­ner en­ce­rra­do el ca­lor húmedo que se ge­ne­ra cer­ca del ali­men­to. Es­te "ca­lor húmedo" es muy efec­ti­vo pa­ra ma­tar al­gu­nos mi­cro­or­ga­nis­mos que pu­die­ran cau­sar en­fer­me­da­des.

Pa­ra re­ca­len­tar con éxi­to en el mi­cro­on­das, es im­por­tan­te mez­clar pri­me­ro los ali­men­tos a la mi­tad del ci­clo de ca­len­ta­mien­to. Lue­go, se de­be es­pe­rar unos se­gun­dos an­tes de re­ti­rar el re­ci­pien­te del mi­cro­on­das pa­ra que los ali­men­tos que no se ca­len­ta­ron bien, pue­dan ab­sor­ber ca­lor de aque­llos que si lo hi­cie­ron, ga­ran­ti­zan­do una tem­pe­ra­tu­ra más uni­for­me en to­do el pla­to.

Lo re­co­men­da­ble es que si el ali­men- to es­tá cor­ta­do en par­tes pe­que­ñas, de­be re­ca­len­tar­se a al­ta po­ten­cia du­ran­te po­cos se­gun­dos y así evi­tar que la co­mi­da se re­se­que. Si por el con­tra­rio, son tro­zos gran­des, lo ideal es uti­li­zar po­ten­cia me­dia y au­men­tar al­gu­nos mi­nu­tos el pro­ce­so.

Pa­ra re­ca­len­tar co­rrec­ta­men­te, usar pla­tos, fuen­tes y bols de vi­drio y man­te­ner la co­mi­da li­ge­ra­men­te ta­pa­da.

Se pue­de re­ca­len­tar la co­mi­da de dis­tin­tas for­mas, sien­do im­por­tan­te ha­cer­lo con de­li­ca­de­za pa­ra no de­te­rio­rar el sa­bor de los ali­men­tos. Siem­pre con el fuego muy ba­jo y la ca­zue­la ta­pa­da.

Otra op­ción pa­ra re­ca­len­tar es ha­cer­lo a ba­ño Ma­ría, o bien en el horno a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra (cu­bier­to con un pa­pel de alu­mi­nio). Tam­bién se pue­de uti­li­zar el va­por pa­ra ca­len­tar sin que se no­te.

Si se co­ci­na un gui­so, sa­bien­do que se lo va a re­ca­len­tar, de­jar­lo más ju­go­so que si lo co­mié­ra­mos re­cién ter­mi­na­do. De es­ta for­ma po­drá re­ca­len­tar­se al fuego a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra sin que se no­te nin­gún cam­bio.

Pa­ra re­ca­len­tar un es­to­fa­do de ver­du­ras, aña­dir un po­co de agua o cal­do ve­ge­tal a la co­mi­da y de­jar­lo a fuego len­to y ta­pa­do has­ta que es­té ca­lien­te.

Te­ner pre­sen­te que si se ta­pa la co­mi­da mien­tras se re­ca­lien­te, el va­por que se cree ayu­da­rá a que és­ta no pierda hu­me­dad, evi­tan­do que se se­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.