Pie­les en­cen­di­das

Mia - - BELLEZA & BIENESTAR -

cial cui­da­do con los ra­yos UV, evi­tan­do la ex­po­si­ción a los mis­mos siem­pre que sea po­si­ble, y uti­li­zan­do blo­quea­dor so­lar dia­rio con un FPS mí­ni­mo de 30.

De acuer­do con los sín­to­mas, se di­vi­de en cua­tro sub­ti­pos, que pue­den apa­re­cer de ma­ne­ra com­bi­na­da en un mis­mo pa­cien­te.

Eri­te­ma­to-te­lan­giec­tá­ti­ca: se tra­ta de una co­lo­ra­ción ro­ja per­ma­nen­te. Tam­bién es co­mún que pre­sen­te pe­que­ños va­sos san­guí­neos vi­si­bles, jun­to con sen­sa­ción de que­ma­zón y pi­ca­zón.

Pa­pu­lo­pus­tu­lar: con fre­cuen­cia se con­fun­de con el ac­né, ya que ade­más de co­lo­ra­ción ro­ji­za per­ma­nen­te se pre­sen­ta con gra­nos en­ro­je­ci­dos.

Fi­ma­to­sa: es­tá aso­cia­do con el en­gro­sa­mien­to de la na­riz. Los sín­to­mas ade­más in­clu­yen nó­du­los de su­per­fi­cie irre­gu­lar.

Ocu­lar: es el sub­ti­po que afec­ta los ojos y tam­bién a los pár­pa­dos, que se mues­tran en­ro­je­ci­dos, se­cos e irri­ta­dos.

Aun­que las pie­les con ro­sá­cea son ex­tre­ma­da­men­te sen­si­bles, exis­ten pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos que apli­ca­dos con re­gu­la­ri­dad pue­den con­tri­buir a la des­con­ges­tión de la zo­na. En es­te pun­to es im­por­tan­te con­tar con el ase­so­ra­mien­to pre­vio de un der­ma­tó­lo­go que pue­da in­di­car cuá­les pue­den uti­li­zar­se en ca­da ca­so.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, es­tán re­co­men­da­dos aque­llos de ba­jo con­te­ni­do gra­so, a ba­se de man­za­ni­lla, azu­leno, ha­ma­me­lis, mal­va, ca­lén­du­la, sal­va­do de tri­go, en­tre otros. Por su par­te, los cos­mé­ti­cos con al­cohol, acei­tes, fra­gan­cias o con­ser­van­tes ex­ce­si­vos es­tán con­tra­in­di­ca­dos. Del mis­mo mo­do, se de­ben bus­car al­ter­na­ti­vas al uso de cre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.