Mia pre­gun­ta Ber­nar­do res­pon­de El con­sul­to­rio de Sta­ma­teas

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - BELLEZA -

Sue­le pa­sar que cuan­do los chi­cos tie­nen una di­fi­cul­tad, su ni­vel de frus­tra­ción es muy al­to. ¿Có­mo ha­ce­mos pa­ra ha­cer­les en­ten­der que se pue­den equi­vo­car y que no por eso se ter­mi­na el mun­do?

Ju­lia­na

Voy a dar­te un ejem­plo evo­lu­ti­vo: cuan­do el be­bé ve un ju­gue­te y lo quie­re al­can­zar, ga­tea, y se sien­te frus­tra­do has­ta que lo pue­de aga­rrar. ¿Qué in­cor­po­ró a su apren­di­za­je? Que: frus­tra­ción + es­fuer­zo = éxi­to. Es­te es un prin­ci­pio que te­ne­mos que in­cor­po­rar to­dos los se­res hu­ma­nos. Aho­ra, ¿qué pa­sa­ría si el pa­pá o la ma­má lo ven gateando ha­cia el ju­gue­te y pien­san: “po­bre­ci­to”, en­ton­ces le dan el ju­gue­te en la mano. Le qui­ta­ron la frus­tra­ción y tam­bién el es­fuer­zo. Si por el con­tra­rio, los pa­pás le ale­jan más el ju­gue­te, la frus­tra­ción se ha­ce per­ma­nen­te. Los lí­mi­tes dan se­gu­ri­dad y tam­bién se dan por con­tras­te. Ima­gi­ne­mos có­mo se­ría si en ca­sa to­do fue­ra ¡NO! o a to­do se res­pon­die­ra ¡SÍ! En una fa­mi­lia sa­na de­ben es­tar pre­sen­te las dos res­pues­tas, por­que esas dos pa­la­bras, que sig­ni­fi­can “va­mos” y “bas­ta”, el ni­ño las usa­rá cuan­do sea adul­to.

Una per­so­na crítica, ¿es in­se­gu­ra? ¿Exis­te la crítica cons­truc­ti­va?

Pau­la

La per­so­na crítica, por lo ge­ne­ral, es in­se­gu­ra y po­see ba­ja es­ti­ma, mo­ti­vo por el cual no pue­de re­co­no­cer sus pro­pias de­bi­li­da­des y ne­ce­si­ta en­con­trar fallas en los de­más pa­ra sen­tir­se me­jor con­si­go mis­ma. Lo que es­ta per­so­na ig­no­ra es que esa ac­ti­tud es inú­til, no exis­te la crítica cons­truc­ti­va, se tra­ta de crítica o de cons­truc­ción. La crítica pue­de las­ti­mar y has­ta des­truir, so­bre to­do si la per­so­na afec­ta­da no pue­de de­fen­der­se. La crítica sur­ge de la bron­ca de to­das aque­llas co­sas no re­suel­tas, con las que pro­ba­ble­men­te ha car­ga­do to­da su vida. Tenés que desa­rro­llar se­gu­ri­dad y con­fian­za en vos mis­ma, pa­ra lo­grar in­ter­pre­tar co­rrec­ta­men­te aque­llo que te es­tán di­cien­do y no per­mi­tir que una crítica te afec­te, sino que te ayu­de a cre­cer. Pe­ro por so­bre to­das las co­sas cui­da tu co­ra­zón y no per­mi­tas que na­die lo en­ve­ne­ne.

¿Cuá­les son las ac­ti­tu­des ca­rac­te­rís­ti­cas de un con­tro­la­dor?

Vic­to­ria

Es el que siem­pre va a jus­ti­fi­car su con­trol. Es­ta per­so­na pien­sa que si le da li­ber­tad al otro, pue­de per­ju­di­car­se él, es­te pen­sa­mien­to es­tá jus­ti­fi­ca­do por la in­se­gu­ri­dad. Las ac­ti­tu­des más co­mu­nes que tie­ne un con­tro­la­dor con la per­so­na que quie­re do­mi­nar son: Im­po­ner­se: acá man­do yo, es­to es así y pun­to. Coar­tar, obli­gar, im­pe­dir, des­ca­li­fi­car los gus­tos del otro. Me­nos­pre­ciar, aver­gon­zar o hu­mi­llar (prin­ci­pal­men­te en pú­bli­co). Su prin­ci­pal ar­ma es ne­gar la apro­ba­ción, es­to ha­ce que la per­so­na con­tro­la­da lo si­ga bus­can­do. Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que tan­to el con­tro­la­dor co­mo el con­tro­la­do son per­so­nas in­se­gu­ras. Uno no da li­ber­tad por mie­do a que la otra per­so­na se va­ya y el otro, ne­ce­si­ta que al­guien lo afir­me. De­be­mos per­mi­tir­le a las per­so­nas ser co­mo son, res­pe­tar sus in­di­vi­dua­li­da­des por­que de es­ta ma­ne­ra van a res­pe­tar las nues­tras. Re­cor­dá que na­die pue­de ser to­tal­men­te fe­liz si no es li­bre, y sos li­bre cuan­do res­pe­tas tu in­di­vi­dua­li­dad; por eso no tenés que co­piar a na­die, sino ser vos mis­ma. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Sta­ma­teas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.