Por qué me ha­cen eno­jar

Mia - - PSICOLOGÍA -

Cuan­do se pier­de el con­trol de es­ta reac­ción, su­fre el cuer­po y el al­ma. Aun­que cues­te, se pue­de apren­der a res­pon­der me­jor con al­gu­nas es­tra­te­gias y la ayu­da de la aro­ma­te­ra­pia y los re­me­dios flo­ra­les

Por la Lic. Adria­na Wais­man*

Es cier­to que do­mi­nar nues­tras emo­cio­nes, no es na­da fá­cil. Nos ocu­pa to­do el día. Si su­más el enojo por lo que él hi­zo, a pe­sar de co­no­cer­te y sa­bien­do el do­lor que te po­día cau­sar, al que te pro­du­jo lo que tus hi­jos te di­je­ron, más re­cuer­dos do­lo­ro­sos y las vuel­tas del es­trés co­ti­diano (vi­ven­cias ne­ga­ti­vas en la ofi­ci­na, el trán­si­to que no te per­mi­te lle­gar a ho­ra­rio aun­que sa­lis­te más tem­prano que lo nor­mal, es­ta­rás fren­te a una si­tua­ción que pa­re­ce no te­ner fin.

La lis­ta de enojos es úni­ca, de­pen­de de la his­to­ria de ca­da per­so­na. Pe­ro la su­ma de es­ta emoción da inevi­ta­ble­men­te siem­pre el mis­mo re­sul­ta­do: un enojo. En­ton­ces, que­dás fue­ra de con­trol en­re­da­da en una con­fu­sa ma­ra­ña de emo­cio­nes, des­de ven­gan­za (”na­die se va a bur­lar de mí”) a bron­ca, mie­do o an­sie­dad. Lo que em­pie­za sien­do una emoción na­tu­ral, ter­mi­na con un gra­do de in­ten­si­dad que va des­de la irri­ta­ción al mal­hu­mor y que, no ma­ne­ja­da a tiem­po, ter­mi­na en ira y fu­ria. Es­te des­en­ca­de­na­mien­to pro­du­ce sín­to­mas tan­to psi­co­ló­gi­cos co­mo fí­si­cos (au­men­to de ar­te­rial pre­sión, son­ro­ja­mien­to, ta­qui­car­dia, has­ta cam­bios en el ni­vel hor­mo­nal, au­men­to de cor­ti­sol, no­ra­dre­na­li­na y adre­na­li­na).

Nos enoja­mos na­tu­ral­men­te cuan­do nos sen­ti­mos mal­tra­ta­das, acorraladas, in­va­di­das. Reac­cio­na­mos con­tra el otro con pa­la­bras en un tono más fuer­te, ges­tos más pro­nun­cia­dos. Ac­tua­mos co­mo con un me­ca­nis­mo de de­fen­sa. Pe­ro es­ta emoción se con­vier­te en un pro­ble­ma cuan­do ter­mi­na sien­do ca­si una for­ma ex­clu­si­va de co­mu­ni­ca­ción y, ge­ne­ral- men­te, es una reac­ción apren­di­da en la in­fan­cia, tras lo cual, a tra­vés de la re­pe­ti­ción, creás el há­bi­to que es sos­te­ni­do por di­fe­ren­tes creen­cias:” Siem­pre tu­ve es­te ca­rác­ter”, “Si no me pon­go así, no me es­cu­chan”, “No hay otra for­ma”,”No pue­do evi­tar­lo, hoy tu­ve un mal día”. Nos en­se­ñan de chi­cos y, a su vez, en­se­ña­mos la im­por­tan­cia de ex­pre­sar sen­ti­mien­tos co­mo la an­gus­tia, la tris­te­za o la an­sie­dad. Pe­ro la ex­pre­sión del enojo, al no es­tar bien vis­ta so­cial­men­te, se ig­no­ra, en­ton­ces, a la ho­ra de sen­tir­lo, no sa­be­mos có­mo ma­ne­jar­lo.

For­mas de ex­pre­sión

Ge­ne­ral­men­te, el enojo se ex­pre­sa de tres ma­ne­ras di­fe­ren­tes:

La agre­si­va: la uti­li­zan las per­so­nas que tie­nen ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.