La ca­de­na de la vida

Mia - - COCINA ECONÓMICA -

¿Te pu­sis­te a pen­sar to­do el cir­cui­to que rea­li­zan los ali­men­tos, des­de su ori­gen has­ta que lle­gan a tu pla­to?

Yo le lla­mo la ca­de­na de la vida. Son tan­tas las ma­nos que in­ter­vie­nen en el pro­ce­so que, si se in­te­rrum­pie­ra, el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos no se­ría po­si­ble. Des­de el cam­pe­sino que tra­ba­ja la tie­rra y plan­ta la se­mi­lla, pa­ra lue­go co­se­char lo sem­bra­do: el tri­go pa­ra ha­cer ha­ri­na, ver­du­ras, hor­ta­li­zas, ab­so­lu­ta­men­te to­do. Lue­go, esa ma­te­ria pri­ma es pro­ce­sa­da, pa­san­do por otras ma­nos y em­ba­la­da en ca­jo­nes o bol­sas. Ima­gi­ná las per­so­nas que tra­ba­ja­ron en las ma­de­re­ras pa­ra pre­pa­rar los ca­jo­nes, las ma­nos que hi­la­ron los sa­cos que guar­dan las se­mi­llas. Esos pro­duc­tos fue­ron trans­por­ta­dos por ca­mio­nes des­de su lu­gar de ori­gen has­ta los co­mer­cios y gran­des ciu­da­des en la ca­de­na de dis­tri­bu­ción. De allí lle­ga­ron a los al­ma­ce­nes y su­per­mer­ca­dos y fue­ron co­lo­ca­dos en las gón­do­las por em­plea­dos y re­po­si­to­res, ellos tam­bién son par­te de la ca­de­na. Y fi­nal­men­te lle­ga a tu ho­gar. Por eso, ca­da vez que ten­go un pla­to de co­mi­da fren­te a mí, me gus­ta dar las gra­cias. Agra­dez­co por te­ner los re­cur­sos pa­ra po­der com­prar esos ali­men­tos, al Uni­ver­so por su ca­pa­ci­dad de pros­pe­ri­dad y abun­dan­cia y a las per­so­nas que me dan la opor­tu­ni­dad de ga­nar­me la vida pres­tan­do un ser­vi­cio. Agra­dez­co por ca­da una de esas ma­nos por las que pa­só, ima­gi­nan­do sus ros­tros, sus fa­mi­lias. Ser con­cien­te de esa ca­de­na de vida me ayu­da a ser más agra­de­ci­do y a dar­le un ver­da­de­ro va­lor y sen­ti­do a ca­da bo­ca­do que co­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.