Del Ja­pón a ca­sa

Las ko­ke­da­mas hoy mar­can ten­den­cia, tan­to en ma­te­ria de de­co­ra­ción, co­mo de jar­di­ne­ría. No re­quie­ren de ma­ce­tas ni de tie­rra pa­ra cre­cer vi­go­ro­sas

Mia - - JARDINERÍA - Fo­to: www.bau­park.com.ar

Ha­cen alu­sión a una téc­ni­ca ja­po­ne­sa que le per­mi­te a la plan­ta so­bre­vi­vir en un en­torno de ba­rro y mus­go, sin la ne­ce­si­dad de una ma­ce­ta ni de ser plan­ta­da en la tie­rra. Se tra­ta de una plan­ta que pue­de con­fun­dir­se fá­cil­men­te con un bon­sai, co­mún­men­te lla­ma­da “el bon­sai de los po­bres” por­que no re­quie­re de gran­des cui­da­dos, ya que no mo­di­fi­ca su cre­ci­mien­to a lo lar­go del tiem­po y pue­de cre­cer co­mo lo ha­ría en una ma­ce­ta. Cuan­do la plan­ta cre­ce, sim­ple­men­te se va agran­dan­do su es­fe­ra de mus­go.

La fuen­te de luz, jun­to con el agua, es uno de los prin­ci­pa­les com­po­nen­tes pa­ra que ten­ga una evo­lu­ción fuer­te y vi­go­ro­sa. Por eso es im­por­tan­te co­lo­car­la en un am­bien­te bien ilu­mi­na­do, sin que le dé di­rec­ta­men­te el sol de fren­te, lo que po­dría cha­mus­car­la.

Qué cui­da­dos re­quie­re

Su­mer­gir la ba­se (el ex­tre­mo del mus­go) en un balde o bol gran­de y cer­cio­rar­se de que apa­rez­can bur­bu­jas. De­jar re­po­sar cin­co mi­nu­tos apro­xi­ma­da­men­te, has­ta que des­apa­rez­can las bur­bu­jas, lo que sig­ni­fi­ca que la plan­ta es­tá com­ple­ta­men­te re­ga­da.

Re­ti­rar la ba­se del cu­bo y dar­le un pe­que­ño apre­tón pa­ra eli­mi­nar el ex­ce­so de agua. Si la plan­ta se va a col­gar en in­te­rio­res, es con­ve­nien­te, pre­via­men­te, col­gar­la en el ex­te­rior al sol o so­bre un la­va­bo di­rec­ta­men­te des­pués de re­gar, has­ta que reali­ce su dre­na­je com­ple­ta­men­te.

Pue­de man­te­ner­se hi­dra­ta­da por un má­xi­mo de sie­te días, de­pen­dien­do del ti­po y ta­ma­ño que ten­ga. En los ca­sos en que re­quie­ra más agua (de me­nor ta­ma­ño, es­pe­cies más de­li­ca­das), de­be­rá re­gar­se has­ta tres ve­ces en la mis­ma se­ma­na.

La fre­cuen­cia del rie­go tam­bién pue­de de­pen­der de la hu­me­dad que ha­ya en el am­bien­te y por en­de del ti­po de es­ta­ción. Por ejem­plo, du­ran­te el ve­rano que sue­le ser más húmedo y ca­lu­ro­so es ne­ce­sa­rio re­gar­la más se­gui­do que en in­vierno.

Pa­ra sa­ber si es ne­ce­sa­rio re­gar­la hay que to­car la bo­la de tie­rra y ve­ri­fi­car que no ten­ga hu­me­dad, ge­ne­ral­men­te se la sien­te más li­via­na al le­van­tar­la.

De­co­ra­ti­vas

Pue­de co­lo­car­se so­bre un pla­to, un mue­ble o so­bre una pie­dra. Si se la quie- re col­gar, de­be ha­cer­se uti­li­zan­do una cuer­da. Co­mo sue­len es­tar he­chas a mano, en ge­ne­ral se las de­be en­car­gar con an­te­la­ción, in­di­can­do el ti­po de plan­ta que se bus­ca. Se con­si­guen en vi­ve­ros o ca­sas de de­co­ra­ción. En in­te­rio­res, se re­co­mien­da co­lo­car­la en la sala de es­tar o en el co­me­dor dia­rio, en­ci­ma de al­gún mue­ble lla­ma­ti­vo, aun­que tam­bién pue­den co­lo­car­se en un jar­dín de in­vierno o so­bre una ven­ta­na don­de la luz de sol no lle­gue di­rec­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.