Enemi­gos de la sa­lud

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - *Di­rec­tor del Cen­tro Mé­di­co de Po­sa­da del Qen­ti Por el Dr. Ch­ris­tian Lei­va*

Los há­bi­tos ali­men­ti­cios ac­tua­les pro­mue­ven el mer­ca­do de ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos, al­te­ra­dos ar­ti­fi­cial­men­te pa­ra pre­ser­var su con­ser­va­ción. La con­se­cuen­cia es la al­te­ra­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de su ca­li­dad y, por en­de, la sa­lud de las per­so­nas.

El mo­derno es­ti­lo ali­men­ta­rio in­dus­tria­li­za­do ge­ne­ra, en gran me­di­da, las ba­ses de un des­or­den sis­te­má­ti­co que al­te­ra ne­ga­ti­va­men­te nues­tra fun­ción me­ta­bó­li­ca y a todo el or­ga­nis­mo en ge­ne­ral.

El pro­ce­sa­mien­to in­dus­trial afec­ta, sus­tan­cial­men­te, los prin­ci­pa­les ali­men­tos (ce­rea­les, acei­tes, sal, azú­car, etc.), pri­ván­do­los de sus nu­trien­tes más im­por­tan­tes y con­ta­mi­nán­do­los con sus­tan­cias in­de­sea­bles co­mo con­ser­van­tes, an­ti­bió­ti­cos, co­lo­ran­tes y to­da una se­rie de quí­mi­cos. La fi­bra es una de las víc­ti­mas prin­ci­pa­les en los pro­ce­sos in­dus­tria­les de re­fi­na­ción.

La in­clu­sión de es­tas sus­tan­cias en los ali­men­tos, su­ma­do a la pro­li­fe­ra­ción de las in­dus­trias de co­mi­das rá­pi­das, han ge­ne­ra­do que el so­bre­pe­so ten­ga hoy un ín­di­ce de mor­ta­li­dad pa­re­ci­do o ma­yor que el oca­sio­na­do por las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el ta­ba­co. Hoy en día, en­tre las 10 en­fer­me­da­des que pro­vo­can más muer­tes en el mun­do (car­día­cas, cán­cer, dia­be­tes, afec­cio­nes re­na­les y he­pá­ti­cas, en­tre otras) la ma­yor par­te tie­ne un de­no­mi­na­dor co­mún: la ma­la ali­men­ta­ción y el se­den­ta­ris­mo, que pro­du­cen so­bre­pe­so y obe­si­dad.

Los ali­men­tos en­la­ta­dos son un cla­ro ejem­plo, con el fin de pre­ser­var su sa­bor y tex­tu­ra, ca­si la to­ta­li­dad, con­tie­ne al­tas con­cen­tra­cio­nes de sal co­mo con­ser­van­te, lo que los vuel­ve op­cio­nes no re­co­men­da­bles, so­bre todo pa­ra los hi­per­ten­sos. Lo mis­mo en el ca­so de los ve­ge­ta­les pro­ce­sa­dos, co­mo son los pu­rés o cre­mas de ver­du­ras en so­bre. En el ca­so de fru­tas en­la­ta­das cuen­tan con azú­car agre­ga­da o ja­ra­be de glu­co­sa, trans­for­man­do la fru­ta en un ver­da­de­ro al­mí­bar, po­bre en fi­bra y nu­trien­tes.

Si bien, en nues­tro país se con­su­me más pan de pa­na­de­ría que el en­va­sa­do de mol­de, hay que sa­ber que se tra­ba­ja con pre­mez­clas de ha­ri­na que con­tie­nen al­tas con­cen­tra­cio­nes de con­ser- van­tes, sal y emul­sio­nan­tes, por lo que se re­co­mien­da li­mi­tar el con­su­mo de pan, siem­pre pre­fi­rien­do las ver­sio­nes in­te­gra­les y ca­se­ras.

Las ma­yo­ne­sas y pro­duc­tos si­mi­la­res con­tie­nen mu­chos adi­ti­vos. El ket­chup no re­em­pla­za la sal­sa de to­ma­tes, de he­cho es una ver­sión que con­tie­ne, sal, adi­ti­vos y con­ser­van­te y po­co va­lor nu­tri­cio­nal. En cuan­to a los snack (pa­pas fri­tas, pa­li­tos sa­la­dos, etc.) con­tie­nen mu­cho so­dio y ge­ne­ran una con­duc­ta adic­ti­va.

Una for­ma muy co­mún de con­ser­var los ali­men­tos es so­me­ter­los a una al­ta con­ge­la­ción, sin em­bar­go, al­gu­nas bac­te­rias so­bre­vi­ven en ali­men­tos con­ge­la­dos du­ran­te al­gu­nos me­ses. Las fru­tas y los zu­mos con­ser­van al­go de vi­ta­mi­na C du­ran­te el con­ge­la­do, pe­ro las ver­du­ras la pier­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.