Me­di­tar me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da

Ba­sa­do en los co­no­ci­mien­tos de Sri Sri Ra­vi Shan­kar fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir

Mia - - SUMARIO - por Bea­triz V. Go­yoa­ga* * Coor­di­na­do­ra LA y Es­pa­ña El Ar­te de Vi­vir Fa­ce­book: http://www.fa­ce­book.com/bea­trizv­go­yoa­ga Blog: http://bea­tri­ze­lar­te­de­vi­vir.word­press.com/ Twit­ter: https://twit­ter.com/bea­triz­go­yoa­ga Vi­deos en Youtu­be: http://www.youtu­be.com/

Si­guien­do con los pun­tos que vi­mos la se­ma­na pa­sa­da de có­mo me­jo­rar nues­tra pro­pia vi­da a par­tir de te­ner una men­te más tran­qui­la, en es­ta nue­va en­tre­ga de­sa­rro­llo los úl­ti­mos cin­co mo­ti­vos por los cua­les es be­ne­fi­cio­so in­cur­sio­nar en la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción:

7- Tu per­so­na­li­dad atrae a per­so­na­li­da­des si­mi­la­res

Pien­sa con qué cla­se de per­so­na te gus­ta­ría com­par­tir la vi­da: ¿ con al­guien fe­liz y di­ver­ti­do o tris­te y de­pri­mi­do?; ¿ con al­guien que­jo­so y ne­ga­ti­vo o ale­gre y sim­pá­ti­co?

Igual que tu for­ma de ser atrae a per­so­nas con si­mi­lar per­so­na­li­dad, cuan­do es­ta­mos fe­li­ces, lo re­fle­ja­mos y el res­to de las per­so­nas nos em­pie­zan a bus­car por con­si­de­rar­nos bue­na com­pa­ñía. Es­ta trans­for­ma­ción la po­de­mos ex­pe­ri­men­tar a tra­vés de la me­di­ta­ción. Con po­co tiem­po de prác­ti­ca se co­se­chan re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en el ca­rác­ter y la per­so­na­li­dad.

8- La son­ri­sa co­mo em­ble­ma

Di­ce Sri Sri Ra­vi Shan­kar, en su li­bro El Maes­tro: " La me­di­ta­ción te lle­va a ese es­ta­do don­de na­da pue­de ro­bar la son­ri­sa de tu co­ra­zón." La me­di­ta­ción re­mue­ve to­das las emo­cio­nes y toxinas ne­ga­ti­vas al­ma­ce­na­das en no­so­tros, pro­vo­can­do, co­mo re­sul­ta­do, que ca­da cé­lu­la de nues­tro cuer­po se re­nue­ve per­ma­ne­cien­do una son­ri­sa cons­tan­te, más allá de

los even­tos que se pre­sen­ten. La son­ri­sa es una ac­ti­tud in­ter­na que de­mues­tra có­mo la per­so­na se sien­te por den­tro, y el es­ta­do in­terno se me­jo­ra vi­si­ble­men­te con la me­di­ta­ción.

9- Ma­ne­jar tu tiem­po es una gran for­tu­na

Po­der ma­ne­jar el tiem­po y po­der cum­plir con las múl­ti­ples ne­ce­si­da­des y com­pro­mi­sos pen­dien­tes y aún así man­te­ner­te se­reno.

Mien­tras tus mo­men­tos fe­li­ces vue­lan, los mo­men­tos tris­tes pa­re­cen eter­nos. Cuan­do es­pe­ras a al­guien y no lle­ga te pa­re­ce un tiem­po in­fi­ni­to, pe­ro cuan­do sa­les con al­guien y la pa­sas bien, el tiem­po pa­sa vo­lan­do, co­mo en las va­ca­cio­nes. ¿ No es así?

Só­lo me­di­tan­do po­de­mos tras­cen­der el tiem­po e ir más allá de las preo­cu­pa­cio­nes.

La me­di­ta­ción le aña­de ho­ras a nues­tros días y nos ha­ce po­der cum­plir con mu­cha más efi­cien­cia. So­mos ca­pa­ces de ha­cer las co­sas más rá­pi­do que lo nor­mal, in­clu­so, en­con­tra­mos tiem­po pa­ra el es­par­ci­mien­to por­que pro­du­ci­mos más rá­pi­da­men­te.

10- Una mi­ra­da ha­cia el in­fi­ni­to

Ca­da cé­lu­la de nues­tro cuer­po tie­ne la ha­bi­li­dad de ser una mues­tra de lo in­fi­ni­to. Sin em­bar­go, los di­fe­ren­tes con­cep­tos en nues­tra men­te nos im­pi­den ex­pre­sar esa con­cien­cia in­fi­ni­ta que es par­te de no­so­tros. Cuan­do la con­cien­cia se va re­fi­nan­do a tra­vés de la me­di­ta­ción, po­de­mos su­mer­gir­nos en un océano de ben­di­cio­nes y ex­pe­ri­men­tar un pro­fun­do des­can­so y re­la­ja­ción.

11- Sa­lud y Ar­mo­nía

Con la me­di­ta­ción, la sa­na­ción pue­de ocu­rrir. Co­mo de­cían los ro­ma­nos: “men­te sa­na, cuer­po

sano”. Cuan­do la men­te se cal­ma, se en­cuen­tra aler­ta y en con­ten­ta­mien­to, es co­mo un ra­yo lá­ser, se con­vier­te en una he­rra­mien­ta de po­der y la au­to cu­ra­ción pue­de ma­ni­fes­tar­se de me­jor for­ma que en una men­te en­ros­ca­da y con­flic­tua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.