La Ma­dre Te­re­sa ar­gen­ti­na, Em­ba­ja­do­ra de Paz

Mia - - SUMARIO -

Los días 12 y 13 de sep­tiem­bre, en Mar del Pla­ta, se lle­vó a ca­bo el Fo­ro In­ter­na­cio­nal so­bre los De­re­chos de las Mu­je­res y una de las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan ha­bi­tual­men­te en es­ta reunión, tal vez la más emo­ti­va, es la elec­ción de las Em­ba­ja­do­ras de Paz. Es­ta vez, re­ca­yó so­bre las ar­gen­ti­nas Natty Pe­tro­sino y Cris­ti­na He­rre­ra, Na­dia Mu­ra­bet (Li­bia) y An­drea Tua­na (Uru­guay), to­das mu­je­res que tra­ba­jan por la igual­dad de de­re­chos y con­tra la vio­len­cia.

Es­ta elec­ción hi­zo po­ner el fo­co en Natty Pe­tro­sino, a quie­nes mu­chos co­no­cen co­mo la Ma­dre Te­re­sa de Bahía Blan­ca y cu­ya vi­da y obra va­le la pe­na co­no­cer. "Ser Em­ba­ja­do­ra de Paz es de­mos­trar­les a los de­más que es po­si­ble es­tar lleno de paz y amor. Res­pe­tar la paz es res­pe­tar al otro, en el lu­gar que es­té, por­que to­dos so­mos im­por­tan­tes don­de es­te­mos. Es amar a nues­tro se­me­jan­te", di­jo al re­ci­bir la no­mi­na­ción. Po­co des­pués, es­ta mu­jer de­vo­ta de San Fran­cis­co de Asís, re­ci­bió un lla­ma­do de fe­li­ci­ta­ción del Pa­pa Fran­cis­co: “Ha­bla­mos mu­cho de nues­tro san­to en co­mún. El Pa­pa di­jo que nos ben­de­cía, nos pi­dió se­guir con nues­tra mi­sión y me en­vió tam­bién una ben­di­ción pa­ra mi Bahía Blan­ca na­tal, que me ha ayu­da­do des­de los ini­cios”, con­tó emo­cio­na­da. A sus in­can­sa­bles 75 años, Natty Pe­tro­sino si­gue de­di­ca­da so­lo a su obra. Ni si­quie­ra es­te ho­me­na­je que le rin­dió la Fun­da­ción Mil Mi­le­nios de Paz de la Unesco, hi­zo que cam­bia­ra su mi­ra­da o su ob­je­ti­vo: “Hay que ser so­li­da­rios per­ma­nen­te­men­te, con todo, con to­dos, pe­ro so­bre todo con los del pro­pio en­torno que es lo más di­fí­cil. Es tan di­fí­cil ser­lo por­que la per­so­na lo to­ma co­mo una obli­ga­ción mo­ral y eso mo-

En el úl­ti­mo Fo­ro In­ter­na­cio­nal so­bre los De­re­chos de las Mu­je­res, una de las nue­vas Em­ba­ja­do­ras de Paz fue Natty Pe­tro­sino, una mu­jer que des­de Bahía Blan­ca con­mo­vió al país y al mun­do con su en­tre­ga a los que su­fren y es­tán ne­ce­si­ta­dos de todo

les­ta. Quie­ren cui­dar en­fer­mos, pe­ro no a su ma­dre, a su hi­jo, a su tío”.

La re­ve­la­ción

Era muy jo­ven y con una as­cen­den­te ca­rre­ra de mo­de­lo y ac­triz, cuan­do Natty Pe­tro­sino se enamoró, se ra­di­có en Bahía Blan­ca y co­men­zó a su­frir de un cán­cer de oí­do. Du­ran­te una ci­ru­gía, tu­vo una muer­te clí­ni­ca de unos se­gun­dos y ese fue el na­ci­mien­to de su nue­va vi­da.

"Natty se ha­bía muer­to, pe­ro la muer­te no ha­bía si­do un pro­ce­so des­agra­da­ble co­mo la ma­yo­ría de no­so­tros su­po­ne, sino que ha­bía si­do co­mo un nue­vo ddes­per­tar. UUn ddes­per­tar que su­ce­dió dió ahí mis­mo, en la sa­la don­de la ha­bían internado por una do­len­cia en un oí­do. En al­gún mo­men­to sa­lió de su cuer­po y, li­via­na co­mo el ai­re, se dio cuen­ta pri­me­ro del apre­mio de los mé­di­cos y, des­pués, de que una de las pa­re­des del cuar­to se abría fren­te a ella pa­ra in­vi­tar­la a pa­sar a un nue­vo ám­bi­to, don­de se iba a en­con­trar con Jesús. El mis­mo que co­no­ce­mos por fo­to, pe­ro que a ella se le pre­sen­ta­ba co­mo lo que en ver­dad era: un maes­tro real y pre­cio­so, que la mi­ra­ba con la ter­nu­ra de mil ma­dres. Jun­to a él, ha­bía otros maes­tros. Uno de ellos le pre­gun­tó si sa­bía qué le ha­bía pa­sa­do y ella son­rió. Sí, es­ta­ba muer­ta y al mis­mo tiem­po más vi­va que nun­ca. Só­lo que aquel co­mi­té di­vino te­nía un asun­to que arre­glar con ella y que en de­fi­ni­ti­va con­sis­tía en sa­ber cuál era su de­seo: si que­dar­se en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.