Mia pre­gun­ta Bernardo res­pon­de El con­sul­to­rio de Stamateas

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - BELLEZA -

¿Có­mo se su­pe­ran los mie­dos lue­go de ha­ber su­fri­do una pér­di­da? Su­sa­na

El due­lo es un pro­ce­so nor­mal, un pro­ce­so ac­ti­vo de adap­ta­ción fren­te a una pér­di­da por­que es un ca­mino que uno va ha­cien­do ac­ti­va­men­te. Sa­be­mos que la muer­te ter­mi­na con la vi­da, pe­ro nun­ca con una re­la­ción. La per­so­na que se fue ya no es­tá fi­si­ca­men­te pe­ro si­gue den­tro de nues­tro co­ra­zón. A ve­ces su­ce­de que ese pro­ce­so de due­lo se com­pli­ca y apa­re­ce lo que lla­ma­mos la anu­la­ción del due­lo. Se­gu­ra­men­te has oí­do de­cir: “Ten­go que ser fuer­te, no ten­go que llo­rar, si yo me cai­go, se caen to­dos”. Ge­ne­ral­men­te, le su­ce­de a los va­ro­nes cuan­do creen que ex­pre­sar las emo­cio­nes es una se­ñal de de­bi­li­dad, en­ton­ces, re­pri­men ese pro­ce­so. En el otro ex­tre­mo te­ne­mos la in­ten­si­fi­ca­ción de un due­lo com­pli­ca­do.Se tra­ta de per­so­nas que pa­san por va­rios es­ta­dos áni­mo: bron­ca, cul­pa, mie­do, tris­te­za, y a me­di­da que se van pro­fun­di­zan­do, se co­rre el ries­go de caer en una de­pre­sión.

¿Hay un tiem­po pro­me­dio pa­ra el due­lo? ¿Qué su­ce­de cuan­do se tra­ta de una pér­di­da re­pen­ti­na?

Clau­dia

El do­lor tie­ne un ci­clo pe­ro lo que ja­más sa­be­mos es cuán­to du­ra. Al­gu­nos di­cen que du­ra un año o dos, pe­ro es muy re­la­ti­vo por­que de­pen­de del víncu­lo. No es lo mis­mo per­der

a un pa­pá o una ma­má an­cia­nos que a un hi­jo en un ac­ci­den­te. Aun­que due­la mu­cho, el pro­ce­so es ne­ce­sa­rio y no hay un tiem­po es­ta­ble­ci­do pa­ra tran­si­tar­lo. ¿Có­mo se lle­va a ca­bo un pro­yec­to? ¿Qué es más ne­ce­sa­rio, un buen lí­der o un equi­po com­pro­me­ti­do?

Carlos

Pri­me­ro hay que te­ner un lí­der. Di­cen los ex­per­tos que hay dos es­ti­los de li­de­raz­go: el que es­tá ba­sa­do y en­fo­ca­do en los lo­gros, en la me­ta, y el li­de­raz­go que apun­ta a las re­la­cio­nes, es la per­so­na que le in­tere­sa la em­pa­tía, el com­par­tir, e l diá­lo­go. Es in­tere­san­te que por una cues­tión cul­tu­ra, en ge­ne­ral, a los va­ro­nes nos va bien en las me­tas que tie­nen que ver con el ám­bi­to pú­bli­co pe­ro fa­lla­mos en el ám­bi­to pri­va­do de las re­la­cio­nes. En cam­bio, a las mu­je­res les va mu­cho me­jor en el ám­bi­to de las re­la­cio­nes, por­que sa­ben com­par­tir, dia­lo­gar. Un buen li­de­raz­go une los dos es­ti­los: la ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer me­tas y de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes.Por eso ha que es­ta­ble­cer una me­ta y va­lo­ri­zar enor­me­men­te el víncu­lo de re­la­ción. El lí­der en­car­na el ideal de un equi­po, los va­lo­res del gru­po, por eso cuan­do a un gru­po le va bien es por­que tu­vo un buen li­de­raz­go y eso tie­ne que ver con ser el “or­de­na­dor”, el que tie­ne la ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer los ro­les, de ubi­car a la gen­te de acuer­do a su po­ten­cia­li­dad, a su pa­sión, a su en­tu­sias­mo. Las res­pues­tas de Bernardo Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.