Las flo­res pro­ta­go­nis­tas de la pri­ma­ve­ra

Aun­que és­ta sea la es­ta­ción de las flo­res, hay es­pe­cies más re­co­men­da­das por re­que­rir me­nor man­te­ni­mien­to y pro­du­cir ma­yor flo­ra­ción. Su­ge­ren­cias y con­se­jos de ex­per­to

Mia - - SUMARIO - Por Mar­ce­lo Fon­ta­na*

Ala ho­ra de ha­blar de plan­tas con flo­res que se des­ta­can en es­ta tem­po­ra­da, se bus­can aque­llas de ba­jo man­te­ni­mien­to que, a su vez, pro­duz­can la ma­yor can­ti­dad de flo­res, co­mo por ejem­plo: cri­san­te­mos, fre­sias, jaz­mi­nes y los clá­si­cos ro­sa­les.

En nues­tro país, las plan­tas más re­que­ri­das y ven­di­das en pri­ma­ve­ra son:

Ar­bus­tos: la re­ta­ma ama­ri­lla, de co­lor ver­de in­ten­so y con abun­dan­te flo­ra­ción en co­lor ama­ri­llo,muy per­fu­ma­da y la aza­lea.

Tre­pa­do­ras: san­ta ri­ta, gli­ci­nas y jaz

mín chino.

Plan­tas de ta­ma­ño pe­que­ño: no pue­den fal­tar las her­bá­ceas pe­ren­nes, co­mo la sal­via fa­ri­ná­cea con flor de co­lor ce­les­te, bul­bi­nes en ama­ri­llo y na­ran­ja; dis­tin­tas va­rie­da­des de co­leus o cre­to­nas; he­me­ro­ca­lis, en­tre otras.

Bul­bos: cli­vias, ama­ri­lis y li­rios Los plan­ti­nes anua­les de ma­yor uti­li­za­ción por su du­ra­ción son: ale­gría del ho­gar, flor de azú­car y ga­za­nias. No hay que ol­vi­dar­se de las rosas, que cuen­tan con mu­chas va­rie­da­des, tan­to ar­bus­ti­vas, tre­pa­do­res, va­rie­da­des mi­ni y ro­co­có.

Plan­tas aro­má­ti­cas, de huer­ta y me­di­ci­na­les: se han pues­to de mo­da en los úl­ti­mos años, ya sea en jar­di­nes in­di­vi­dua­les co­mo en huer­tas pe­que­ñas o mez­cla­das con flo­ra­les de tem­po­ra­da: ce­drón, ro­me­ro, curry, men­ta, oré­gano, ru­da, to­mi­llo, sal­via, ci­bou­let­te, es­tra­gón, pe­re­jil, to­ma­te cherry, fru­ti­lla, ají, ste­via, en­tre otras.

Si­nó­ni­mo de pri­ma­ve­ra

Tan­to la san­ta ri­ta co­mo la aza­lea sue­len es­tar en­tre las plan­tas más re­co­men­da­das por su fá­cil man­te­ni­mien­to y adap­ta­ción:

San­ta Ri­ta: tre­pa­do­ra que ne­ce­si­ta un sue­lo ri­co en hu­mus y que no to­le­ra uno ar­ci­llo­so o de re­lleno con po­co o na­da de dre­na­je. En ma­ce­ta, de­be plan­tar­se con su­fi­cien­te es­pa­cio (la ma­yo­ría de es­tas plan­tas se ven­den en re­ci­pien­tes de tres li­tros), por lo que hay que tras­plan­tar­la a una ma­ce­ta de, por lo me­nos, 20 li­tros. Si se tras­plan­ta al sue­lo, se de­be to­mar la pre­cau­ción de ve­ri­fi­car si la tie­rra es ne­gra y es suel­ta. Pa­ra que crez­ca sa­na y vi­go­ro­sa es im­por­tan­te que cuen­te con me­dio día de sol pleno y se le dé un fer­ti­li­zar­se gra­nu­la­do (la do­sis re­co­men­da­da es de una cu­cha­ra­da so­pe­ra de fer­ti­li­zan­te al ras por ca­da ma­ce­ta de 20 li­tros). Es­to se pue­de rea­li­zar una vez al mes du­ran­te la pri­ma­ve­ra y el ve­rano.

Aza­lea: se di­vi­de en dos va­rie­da­des: hí­bri­das o de flor do­ble y ples o del país. Re­quie­ren sol fil­tra­do o me­dia som­bra y de un sus­tra­to ri­co en hie­rro y áci­do, co­mo la pi­no­cha. Al plan­tar­la, se de­be te­ner la pre­cau­ción de sa­car to­da la tie­rra y re­lle­nar el pozo con ho­jas de pino. Ade­más, re­gar en for­ma abun­dan­te las plan- tas que es­tén en la tie­rra, mien­tras que pa­ra las de ma­ce­ta, que es­tán en ga­le­rías o te­rra­zas don­de re­ci­ben po­co sol, es con­ve­nien­te de­jar se­car el sus­tra­to en la su­per­fi­cie en­tre un rie­go y otro. En cuan­to a la fer­ti­li­za­ción, és­ta pue­de rea­li­zar­se una vez al mes con hie­rro gra­nu­la­do (una cu­cha­ra­di­ta de té al ras) que a su vez pue­de com­bi­nar­se con un fer­ti­li­zan­te fo­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.