No a la ex­clu­sión

Mia - - SOCIEDAD -

Pau­lo Coel­ho de­cía en su li­bro, Ve­ró­ni­ca de­ci­de mo­rir, que la gen­te tie­ne ca­da vez más mie­do de ser di­fe­ren­te: “Es­cri­bí Ve­ró­ni­ca de­ci­de mo­rir en ter­ce­ra per­so­na, re­cu­rrien­do a mi la­do fe­me­nino, por­que sa­bía qué lo que per­tur­ba­ba era el ries­go de ser di­fe­ren­te y el ho­rror de ser igual”, es­cri­bió el au­tor. María Paz tam­bién tu­ve que vér­se­las con la dis­cri­mi­na­ción, la so­cie­dad he­cha pa­ra gen­te nor­mal: “En cuan­to a la in­clu­sión so­cial de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, hoy pue­do afir­mar que el pa­no­ra­ma es de­sola­dor, ya que el aná­li­sis, la re­fle­xión y el feed­back pa­re­cie­ran no es­tar de mo­da. No con­si­de­ro que ha­ya ig­no­ran­cia, sino más bien fal­ta de em­pa­tía so­cial, no so­lo con quie­nes te­ne­mos es­cle­ro­sis múl­ti­ple sino con las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en ge­ne­ral. Creo que la so­cie­dad in­clu­si­va es una ma­te­ria pen­dien­te y, ac­tual­men­te, la gen­te es so­li­da­ria an­te una des­gra­cia eco­ló­gi­ca o na­tu­ral pe­ro no an­te una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad”, se que­ja.

Más allá de lí­mi­tes ur­ba­nís­ti­cos, in­sen­si­bi­li­dad o se­ña­la­mien­tos, a es­ta mu­jer va­lien­te que le pe­lea ca­ra a ca­ra a una enemiga fe­roz, lo que más la li­mi­ta es el si­len­cio: “Pa­ra es­ta so­cie­dad, lo más di­fí­cil es es­cu­char. To­dos que­re­mos ha­blar pe­ro pa­ra sa­ber có­mo acom­pa­ñar hay que po­der es­cu­char".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.