Yoga re­vi­ta­li­zan­te

Mia - - BIENESTAR -

Por Edith Peacok, ins­truc­to­ra de Yoga La pri­ma­ve­ra es la es­ta­ción más ener­gé­ti­ca de to­das. Es por eso que po­de­mos re­vi­ta­li­zar­nos y ga­nar ener­gía pa­ra lo que res­ta del res­to del año. La prác­ti­ca del Sa­lu­do al Sol es lo que la ma­yo­ría de los pro­fe­so­res e ins­truc­to­res de yoga in­sis­ten en in­cul­car a sus dis­cí­pu­los y la más acon­se­ja­ble pa­ra es­ta es­ta­ción por­que: For­ta­le­ce el sis­te­ma di­ges­ti­vo. Ma­sa­jea to­das las vís­ce­ras. Man­tie­ne ór­ga­nos en su lu­gar. Me­jo­ra la me­mo­ria. Me­jo­ra la piel. Pre­vie­ne la caí­da del ca­be­llo. Lim­pia los pul­mo­nes. Desintoxica la san­gre. Com­ba­te la hi­per­ten­sión. Ca­lien­ta las ex­tre­mi­da­des. For­ta­le­ce los sis­te­ma ner­vio­so e in­mu­no­ló­gi­co. Ade­más, en es­ta es­ta­ción so­le­mos te­ner la ira es­tá a or de piel. Pa­ra des­car­gar es­ta emo­ción y otras que nos afec­tan y sol­tar las ener­gías ne­ga­ti­vas, la prác­ti­ca del Ha­cha es la me­jor op­ción.

Sa­lu­do al Sol

In­ha­lá y exio­ná la pier­na iz­quier­da, lle­van­do la de­re­cha ha­cia atrás, con las ma­nos apo­ya­das en el sue­lo.

Re­te­nien­do la res­pi­ra­ción, lle­vá la pier­na de­re­cha ha­cia atrás, con la es­pal­da rec­ta y la vis­ta ha­cia el pi­so.

Ex­ha­lá y ba­já las ro­di­llas al pi­so, apo­yan­do la fren­te en el mis­mo. El cuer­po de­be que­dar apo­ya­do en ocho pun­tos: la fren­te, el pe­cho, las ro­di­llas, los pies y las ma­nos.

In­ha­lá es­ti­ran­do los bra­zos y ar­quean­do la es­pal­da, mi­ran­do ha­cia arri­ba si no te­nés pro­ble­mas con las ver­te­bras cer­vi­ca­les.

En una ex­ha­la­ción, ele­vá la ca­de­ra, con la ca­be­za ali­nea­da con los bra­zos.

In­ha­lá lle­van­do el pie de­re­cho ha­cia ade­lan­te, en­tre las ma­nos y, lue­go, el iz­quier­do, en­de­re­zan­do las ro­di­llas y man­te­nien­do la ca­be­za aba­jo. Ex­ha­lá.

Des­pa­cio, in­cor­po­ra­te in­ha­lan­do y lle­vá bra­zos y ma­nos ha­cia arri­ba y ha­cia atrás uni­dos. Re­pe­tí la se­cuen­cia, pe­ro em­pe­zan­do con la pier­na iz­quier­da. El Ha­cha

De pie, con los pies se­pa­ra­dos a la dis­tan­cia de ca­de­ras, lle­vá las ma­nos ha­cia aba­jo y, des­de allí, jun­tán­do­las, co­men­zá a in­ha­lar, ele­ván­do­te, cur­van­do la co­lum­na ha­cia atrás.

Re­te­né el ai­re y ex­ha­lá sol­tan­do la sí­la­ba “J”. De­já caer las ma­nos con ener­gía por en­tre las pier­nas. In­cor­po­ra­te vér­te­bra por vér­te­bra. Po­dés re­pe­tir si lo ne­ce­si­tás

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.