MAS­CO­TAS.

En las bue­nas y en las ma­las

Mia - - SUMARIO -

Pa­ra los aman­tes de los ani­ma­les, no hay du­das de que “el me­jor ami­go del hom­bre” pue­da sen­tir cuan­do un ser hu­mano tran­si­ta una cir­cuns­tan­cia do­lo­ro­sa. Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da re­cien­te­men­te por el De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Golds­miths en Lon­dres, ava­ló es­ta idea.

“Los pe­rros son ca­pa­ces de dis­tin­guir en­tre un llan­to y un ta­ra­reo, lo que in­di­ca que su res­pues­ta no es mo­ti­va­da por la cu­rio­si­dad. El llan­to pa­re­cie­ra que afec­ta más a los pe­rros, crean­do ma­yo­res emo­cio­nes en ellos, pro­vo­can­do una res­pues­ta sig­ni­fi­ca­ti­va en re­la­ción con el ha­bla o cual­quier ta­ra­reo”, sos­tie­ne la Dra. De­bo­rah Cus­tan­ce, una de las es­pe­cia­lis­tas que for­mó par­te de di­cha in­ves­ti­ga­ción.

Pa­ra di­cho es­tu­dio, se desa­rro­lló un pro­ce­di­mien­to in­no­va­dor pa­ra exa­mi­nar si los pe­rros do­més­ti­cos po­drían iden­ti­fi­car y res­pon­der a las emo­cio­nes de los se­res hu­ma­nos. Así, par­ti­ci­pa­ron18 pe­rros de di­fe­ren­tes eda­des y ra­zas, con sus cui­da­do­res y otras per­so­nas ex­tra­ñas. Du­ran­te 20 se­gun­dos las per­so­nas de­bían si­mu­lar que es­ta­ban llo­ran­do o ha­blan­do en una con­ver­sa­ción nor­mal. Sor­pren­den­te­men­te, las mas­co­tas reac­cio­na­ban an­tes fren­te a los es­tí­mu­los de llan­to que cuan­do los es­cu­cha­ba ha­blar, acer­cán­do­se a quie­nes llo­ra­ban, in­ten­tan­do un con­tac­to fí­si­co.

Se de­ter­mi­nó que la ma­yo­ría de los pe­rros res­pon­die­ron a la per­so­na que llo­ra- ba de una ma­ne­ra su­mi­sa, con in­ten­ción de re­con­for­tar­la. Nin­guno de los ani­ma­les se acer­có a una per­so­na que es­ta­ba ha­blan­do.

Es­to tam­bién de­ter­mi­nó que los pe­rros res­pon­den a una per­so­na que es­tá llo­ran­do, in­de­pen­dien­te­men­te de su iden­ti­dad. “No se en­con­tra­ron pre­fe­ren­cias. Los pe­rros se acer­ca­ron a quie­nes es­ta­ban llo­ran­do, sin im­por­tar si se tra­ta de su pro­pie­ta­rio o al­guien des­co­no­ci­do. Es­ta­ban res­pon­dien­do a las emo­cio­nes de la per­so­na, no a sus pro­pias ne­ce­si­da­des, de­mos­tran­do que se sien­ten afec­ta­dos por el do­lor de las per­so­nas y bus­can ali­viar­lo”, sen­ten­cia la Dra. Cus­tan­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.