La pri­ma­ve­ra y la ri­ni­tis alér­gi­ca

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

La po­bla­ción aso­cia el co­mien­zo de las aler­gias, es­pe­cial­men­te la ri­ni­tis alér­gi­ca, con la pri­ma­ve­ra, ya que los ca­sos au­men­tan. En reali­dad las sus­tan­cias que pro­du­cen las en­fer­me­da­des alér­gi­cas, de­no­mi­na­das alér­ge­nos, se en­cuen­tran, en su gran ma­yo­ría, pre­sen­tes du­ran­te to­do el año. En la pri­ma­ve­ra la di­fe­ren­cia la es­ta­ble­cen los pó­le­nes de ár­bo­les, pas­tos y ma­le­zas, que al en­trar en es­ce­na, pro­vo­can los clá­si­cos y mo­les­tos sín­to­mas en un gran nú­me­ro de per­so­nas sus­cep­ti­bles.

Asi­mis­mo, la ri­ni­tis alér­gi­ca es co­mún­men­te con­fun­di­da con un sim­ple res­frío. La di­fe­ren­cia fun­da­men­tal ra­di­ca en que la sin­to­ma­to­lo­gía de la ri­ni­tis alér­gi­ca se re­pi­te y el pa­cien­te pa­sa lar­gos pe­río­dos “res­fria­do”, por lo cual, es muy im­por­tan­te la con­sul­ta al mé­di­co aler­gó­lo­go pa­ra el co­rrec­to diag­nós­ti­co que per­mi­ta co­men­zar un tra­ta­mien­to ade­cua­do, y así ali­viar los sín­to­mas lo más rá­pi­do po­si­ble. Otra ra­zón por la que es im­por­tan­te el tra­ta­mien­to pre­coz es la re­duc­ción con­si­de­ra­ble que se lo­gra en la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer as­ma bron­quial, ya que ca­si el 40 % de las per­so­nas que padecen de ri­ni­tis alér­gi­ca no tra­ta­da desa­rro­llan es­ta pa­to­lo­gía en el trans­cur­so de su vi­da.

Es­ta pa­to­lo­gía se ca­rac­te­ri­za por la in­fla­ma­ción cró­ni­ca de la mu­co­sa na­sal, que se ma­ni­fies­ta por uno o más de los si­guien­tes sín­to­mas: hi­dro­rrea (agüi­ta que go­tea por la na­riz), es­tor­nu­dos, pi­ca­zón de na­riz, ojos y pa­la­dar, obs­truc­ción na­sal, pér­di­da del ol­fa­to y la­grimeo.

No es una en­fer­me­dad tri­vial, sin em­bar­go sue­le ser sub­diag­nos­ti­ca­da y por en­de, sub­tra­ta­da, mo­ti­vo por el cual mu- chos pa­cien­tes con­vi­ven con ella.

En un es­tu­dio he­cho en ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos de 8 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, in­clui­da Ar­gen­ti­na, el 6,6% de los pa­cien­tes pre­sen­ta­ron sín­to­mas de ri­ni­tis alér­gi­ca, sin em­bar­go el 25% de los adul­tos y el 30% de los ni­ños y ado­les­cen­tes re­fi­rie­ron uti­li­zar al­gún CIN (Cor­ti­coi­des in­tra­na­sa­les), que son los me­di­ca­men­tos de pri­me­ra lí­nea pa­ra tra­tar­la, lo que mar­ca el cla­ro sub-diag­nós­ti­co y la evi­den­te sub­va­lo­ra­ción tan­to de los pa­cien­tes co­mo de los mé­di­cos.

La Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Alergia e In­mu­no­lo­gía Clí­ni­ca ex­pli­ca que el tra­ta­mien­to se ba­sa en tres pi­la­res fun­da­men­ta­les:

1) La pre­ven­ción: con­sis­te en evi­tar o dis­mi­nuir los di­ver­sos fac­to­res que des­en­ca­de­nan la sin­to­ma­to­lo­gía (alér­ge­nos, cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, in­ha­la­ción de sus­tan­cias irri­tó­ge­nas, etc.).

2) El tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co: exis­ten me­di­ca­men­tos muy efec­ti­vos, pre­ven­ti­vos y sin­to­má­ti­cos, co­mo los cor­ti­cos­te­roi­des in­tra­na­sa­les, los an­ti­his­ta­mí­ni­cos y des­con­ges­ti­vos, etc., in­di­ca­dos pa­ra con­tro­lar la sin­to­ma­to­lo­gía alér­gi­ca

3) La in­mu­no­te­ra­pia: co­no­ci­da co­mún­men­te co­mo tra­ta­mien­to de va­cu­nas, in­di­ca­do en aque­llos pa­cien­tes con alergia de­mos­tra­da a ae­ro­aler­ge­nos y que reúnan una se­rie de con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res. Las prue­bas cu­tá­neas y el tra­ta­mien­to con in­mu­no­te­ra­pia es­pe­cí­fi­ca (va­cu­nas de aler­ge­nos) só­lo es rea­li­za­do por mé­di­cos aler­gis­tas y apun­ta no so­lo a lo­grar un gra­do de to­le­ran­cia a los alér­ge­nos cul­pa­bles de la ri­ni­tis sino a evi­tar la evo­lu­ción po­si­ble ha­cia el as­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.