Lar­ga vi­da al cue­ro

Mia - - IDEAS ÚTILES -

No­ble tex­tu­ra que nun­ca pa­sa de mo­da, pe­ro re­quie­re de cier­tos cui­da­dos pa­ra que las pren­das y ac­ce­so­rios se man­te­nen­gan en per­fec­to es­ta­do.

Pa­ra te­ner en cuen­ta:

Leer aten­ta­men­te las eti­que­tas que vie­nen con la ro­pa de ves­tir, pa­ra sa­ber, an­tes de la­var­las, si ne­ce­si­tan de un cuidado es­pe­cial. En es­te sen­ti­do, las que se des­cri­ben co­mo “la­va­bles”, en reali­dad, no se de­ben la­var de la for­ma con­ven­cio­nal, sino me­dian­te un en­jua­ga­do con es­pon­ja. Nun­ca se la de­be su­mer­gir en el agua. -Pa­ra su lim­pie­za, mez­clar una ta­pi­ta de cham­pú de be­bé en un va­so de agua. En el ca­so de las pren­das nue­vas o con muy po­co uso, uti­li­zar un spray im­per­mea­bi­li­zan­te, co­mo pro­tec­tor. Las man­chas y la su­cie­dad de­ben eli­mi­nar­se de la su­per­fi­cie del cue­ro -la­va­ble- con una es­pon­ja em­be­bi­da en ja­bón en pan blan­co. Lue­go, re­mo­ver el ja­bón con una te­la hú­me­da bien lim­pia y col­gar las pren­das pa­ra se­car.

To­da ro­pa de cue­ro de­be lle­var­se a la tin­to­re­ría, ca­da tres o cua­tro años, lo cual tam­bié­nén pue­de in­cluir un te­ñi­do. Asi­mis­mo, es im­por­tan­te sa­ber que si es­te ma­te­rial se mo­ja, sea en el la­va­do o en otro con­tex­to, elel agua de­be qui­tar­se po­nién­do­la so­bre una te­la lim­pia y se­cán­do­la con­con un pa­ño, pa­ra col- gar­la lue­go, con per­cha, en una so­ga y de­jar se­car.

Es­tas pren­das sue­len pa­sar por un pro­ce­so de es­ti­ra­mien­to al fa­bri­car­se, por lo que se en­co­ge­rán ca­da vez que se lim­pien. Por eso, lo me­jor es no com­prar­la de­ma­sia­do ajus­ta­da, pa­ra evi­tar pro­ble­mas fu­tu­ros.

Guar­dar­las en un lu­gar fres­co y ven­ti­la­do, ya que si se man­tie­nen en un lu­gar ex­ce­si­va­men­te se­co y ca­lu­ro­so, el cue­ro pue­de re­se­car­se. Tam­po­co se acon­se­ja po­ner­las en lu­ga­res hú­me­dos, ya que pue­den en­mohe­cer­se. Si no es­tán en uso, guar­dar­las con una co­ber­tu­ra de al­go­dón, no de plás­ti­co.

El pol­vo es uno de los gran­des enemi­gos del cue­ro ya que pue­de da­ñar­lo, es im­por­tan­te usar, pe­rió­di­ca­men­te, una es­pon­ja bien se­ca pa­ra eli­mi­nar­lo.

Es con­ve­nien­te ais­lar la piel del cue­llo del cue­ro, con un pa­ñue­lo o bu­fan­da y evi­tar apli­car per­fu­mes so­bre lla pren­da, ni si­quie­ra en eel fo­rro, ya que la man­cha no des­apa­re­ce y el cue­ro se da­ña.

No ex­po­ner la pren­da a la llu­via. Si es­to su­ce­de, se­car­la a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, nun­ca con ca­lor di­rec­to, ni ex­po­nién­do­la al sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.