Los con­flic­tos co­ti­dia­nos que ter­mi­nan en rup­tu­ra

Una re­la­ción pue­de pa­sar por la peor en­fer­me­dad in­va­li­dan­te de uno de sus miem­bros y no su­pe­rar la dis­cu­sión de a qué es­cue­la man­dar a los hi­jos. Una in­ves­ti­ga­ción de­mos­tró que la rup­tu­ra lle­ga más fre­cuen­te­men­te por los des­en­cuen­tros co­ti­dia­nos que por c

Mia - - SUMARIO - Por Fernanda Bus­tos

Co­mo pa­re­ja, Ca­ro­li­na y Fe­de­ri­co atra­ve­sa­ron por to­do ti­po de si­tua­cio­nes di­fí­ci­les: per­die­ron un em­ba­ra­zo avan­za­do, él se que­dó sin tra­ba­jo de un día pa­ra el otro y es­tu­vo de­socu­pa­do tres me­ses, ella su­frió una du­ra en­fer­me­dad. So­bre­lle­va­ron es­tos con­flic­tos que, in­clu­so, los for­ta­le­cie­ron co­mo pa­re­ja, ga­nán­do­se la ad­mi­ra­ción de ami­gos y fa­mi­lia­res. A los po­cos años, se di­vor­cia­ron de mu­tuo acuer­do por­que no pu­die­ron sobrevivir a sus diferencias co­ti­dia­nas. “Aun­que sue­ne di­fí­cil de creer, una pa­re­ja es ca­paz de sobrevivir a los más te­rri­bles desas­tres pe­ro no a un pro­ce­so de pe­que­ñas des­truc­cio­nes co­ti­dia­nas que, co­mo go­tas, caen una y otra vez, mo­les­tan e irri­tan, ge­ne­ran­do de a po­co una sen­sa­ción os­cu­ra, ago­bian­te que, con el co­rrer del tiem­po, se trans­for­ma en re­sen­ti­mien­to o frío de­sin­te­rés ha­cia el otro”, afir­ma el Dr. Jor­ge Da­niel Mo­reno, mé­di­co psi­quia­tra, es­pe­cia­li­za­do en te­ra­pia fa­mi­liar y de pa­re­ja y au­tor del li­bro 13 con­se­jos pa­ra fra­ca­sar en pa­re­ja (Pai­dós). En­fren­tar­se dia­ria­men­te a ne­go­cia­cio­nes pa­ra po­ner­se de acuer­do o to­mar de­ci­sio­nes ten­sa la re­la­ción. Te­mas ele­men­ta­les co­mo la crian­za de los hi­jos, man­te­ner la in­ti­mi­dad den­tro del mar­co fa­mi­liar, la in­tro­mi­sión de la fa­mi­lia cer­ca­na, el ex­ce­si­vo ape­go al tra­ba­jo, los es­tre­chos víncu­los ma­dre/hi­jo, pa­dre/hi­ja re­sul­tan un obs­tácu­lo más gran­de a pa­sar que una tra­ge­dia eco­nó­mi­ca o de sa­lud. Sin em­bar­go, uno de los pun­tos que hoy más des­tru­yen la ar­mo­nía de la pa­re­ja es la di­fi­cul­tad pa­ra acep­tar los es­pa­cios pro­pios, crean­do la­zos de de­pen­den­cia di­fí­ci­les de rom­per.

Fue­ra de con­tra­to

To­da pa­re­ja es­ta­ble­ce un con­tra­to de re­la­ción que, aun­que no se ha­ya fir­ma­do so­bre do­cu­men­to al­guno, ca­da miem­bro sa­be que de­be ate­ner­se a él. Mu­chas de las con­duc­tas que se re­pi­ten au­to­má­ti­ca­men­te den­tro de una pa­re­ja aún sin ser per­ci­bi­das co­mo ta­les, son en reali­dad pau­tas de ese con­tra­to. De en­tra­da, am­bos sa­ben dón­de va el ce­pi­llo de dien­tes, de qué la­do de la ca­ma duer­me, quién le­van­ta la me­sa, ha­ce el de­sa-

yuno o sa­ca a pa­sear al pe­rro y dón­de va ca­da co­sa. To­do se ha­cen así y

pun­to. “Las que­jas más fre­cuen­tes de los miem­bros de la pa­re­ja son las re­la­cio­nes con la inexis­ten­cia de acuer­dos mu­tuos o la vio­la­ción de ellos en for­ma uni­la­te­ral, sin con­sul­tar al otro”, ex­pli­ca el Dr. Mo­reno. En esas si­tua­cio­nes, apa­re­cen las que­jas más po­pu­la­res: “No me tie­ne en cuen­ta”, “Su­bes­ti­ma lo que yo di­go”, “Siem­pre di­ce es­tar de acuer­do y des­pués ha­ce lo que quie­re”. La rup­tu­ra del con­tra­to, ine­vi­ta­ble­men­te, in­vi­si­bi­li­za a uno de los miem­bros, pre­ci­sa­men­te, al que si­gue su­je­to a las re­glas. El si­guien­te pa­so es ro­tu­lar con su­pues­tos o pre­con­cep­tos: “Ella es blan­da, se de­ja con­ven­cer por los chi­cos” o “Él es muy du­ro y man­dón, no es­cu­cha a na­die”. El ca­mino que se ini­ció cuan­do uno de los dos sa­có los pies del pla­to, ter­mi­na ri­gi­di­zan­do: “Ya lo co­noz­co, no hay na­da que lo ha­ga cam­biar”.

Me­jor gran­des con­flic­tos

Los pe­que­ños des­en­cuen­tros co­ti­dia­nos pro­vo­can in­to­le­ran­cia e in­cre­men­tan la in­sa­tis­fac­ción per­so­nal. Un con­flic­to de mag­ni­tud se de­be en­ca­rar mu­chas ve­ces con re­cur­sos que se sa­len de la ga­le­ra: “No sé de dón­de sa­qué fuer­zas pa­ra afron­tar­lo”. Pe­ro los pe­que­ños se re­pi­ten, son los mis­mos y ge­ne­ran can­san­cio, de­s­es­pe­ran­za y bron­ca por­que no se des­anu­dan. La imposibilidad pa­ra cam­biar los pa­tro­nes de res­pues­ta sue­le hun­dir a unos y a otros en el do­lor y la re­sig­na­ción. “El des­gas­te fren­te a las di­fi­cul­ta­des co­ti­dia­nas da­ña la in­ti­mi­dad, que es el re­sul­ta­do de una in­ter­ac­ción crea­ti­va y sa­tis­fac­to­ria cons­tan­te don­de ca­da uno se recrea y dis­fru­ta de la re­la­ción. Es­to pue­de lle­var a una cri­sis, que mu­chas ve­ces se re­equi­li­bra, pe­ro que afec­ta a la pa­re­ja cuan­do no se re­suel­ve y de­ja un fon­do de ma­les­tar”, sos­tie­ne el psi­quia­tra. Los pro­ble­mas de hoy no se ba­rren ba­jo la al­fom­bra co­mo en tiem­pos de nues­tras abue­las te­me­ro­sas de un hom­bre do­mi­nan­te. Aho­ra aflo­ran en dis­cu­sio­nes y re­pro­ches. Un nue­vo pro­ble­ma que sur­ja, se ve­rá agran­da­do por in­fi­ni­dad de otros pa­ra los que no se en­con­tra­ron so­lu­cio­nes has­ta lle­gar a la vio­len­cia de pa­la­bra o de he­cho en pa­re­jas sin­to­má­ti­cas.

Un víncu­lo vi­vo

En las pa­re­jas de hoy, lo per­so­nal no que­da su­bor­di­na­do al com­pro­mi­so vin­cu­lar ni pa­ra las mu­je­res ni pa­ra los hom­bres. Tan­to ellos co­mo ellas de­fien­den su au­to­no­mía den­tro del mar­co de la re­la­ción, de­fen­dien­do con uñas y dien­tes las sa­li­das de ami­gas, el fút­bol con ami­gos, cur­sos, reunio­nes la­bo­ra­les, etc. Pa­ra que es­to fun­cio­ne ar­mó­ni­ca­men­te, de­be exis­tir cier­ta fle­xi­bi­li­dad, mu­tua con­fian­za y res­pe­to, de mo­do tal que el des­plie­gue de la in­di­vi­dua­li­dad en­ri­quez­ca la vi­da en pa­re­ja. Una pa­re­ja no cre­ce si al­guno de los dos ce­de pa­ra evi­tar un mal ma­yor, cuan­do el otro se con­vier­te en un extraño. De­be ser una re­la­ción vi­va, un es­ta­do de sa­tis­fac­ción, de ar­mo­nía pa­ra po­der pa­sar por el con­flic­to y bus­car la re­pa­ra­ción. El ren­cor, el ma­les­tar, si son re­pa­ra­dos, ela­bo­ra­dos, no tie­nen por qué de­jar un fon­do de in­co­mo­di­dad. “Un mo­men­to pro­pi­cio pa­ra re­plan­tear la re­la­ción pue­de ser cuan­do la fal­ta de res­pe­to de uno ha­cia otro se ha­ce co­ti­dia­na y co­mún, cuan­do la des­ca­li­fi­ca­ción mella la au­to­es­ti­ma de al­guno de los dos o cuan­do el víncu­lo le­sio­na más de lo que apor­ta”, apor­ta el psi­quia­tra Mo­reno. El desafío es dar res­pues­tas nue­vas a si­tua­cio­nes co­no­ci­das. So­lo en es­tos ca­sos sen­ti­re­mos que he­mos da­do un gi­ro sa­lu­da­ble en nues­tra re­la­ción de pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.