Can­te­ros de her­bá­ceas pe­ren­nes

Las her­bá­ceas pe­ren­nes son la me­jor op­ción pa­ra ar­mar can­te­ros que lu­ci­rán flo­re­ci­dos en pri­ma­ve­ra. Las es­pe­cies más re­co­men­da­das

Mia - - SUMARIO - Por la Ing. Agró­no­ma Pa­tri­cia Cos­tan­ti­ni*

Las her­bá­ceas pue­den apor­tar tex­tu­ra y co­lor a nues­tro jar­dín en to­das las es­ta­cio­nes, ya sea por sus atrac­ti­vas flo­res o por su fo­lla­je. Si bien, sue­len ne­ce­si­tar la ex­po­si­ción del sol, al­gu­nas es­pe­cies so­bre­vi­vem bien a la me­dia som­bra o som­bra com­ple­ta. Por eso, an­tes de ar­mar un can­te­ro con her­bá­ceas, es im­por­tan­te to­mar­se el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ele­gir el lu­gar don­de se las va a co­lo­car, con­si­de­ran­do que ten­gan un pun­to vi­sual im­por­tan­te, ya sea des­de la ca­sa, des­de la pi­le­ta o en un lu­gar de re­po­so en nues­tro jar­dín. Así, se­gún el es­pa­cio dis­po­ni­ble se po­drá de­ter­mi­nar la di­men­sión que se le da­rá a la plan­ta. En cuan­to a la for­ma, el can­te­ro pue­de ser re­gu­lar o irre­gu­lar, si­guien­do el es­ti­lo de la ca­sa. Es im­por­tan­te que el an­cho del can­te­ro ten­ga por lo me­nos la mi­tad del lar­go, pa­ra lo­grar un me­jor efec­to.

Las her­bá­ceas pe­ren­nes de­ben plan­tar­se a una dis­tan­cia va­ria­ble de en­tre 35 y 45 cm, sien­do re­co­men­da­ble re­for­zar­las al prin­ci­pio con la mez­cla de al­gu­nas flo­res de es­ta­ción.

Al ele­gir una plan­ta es im­por­tan­te con­si­de­rar su ta­ma­ño adul­to, ubi­can­do las más al­tas atrás, si so­lo se ve el can­te­ro des­de un la­do, o en el cen­tro, si és­te tu­vie­se va­rias vis­tas.

Lo ideal es formar man­chas de una mis­ma es­pe­cie y co­lor, com­bi­nan­do las to­na­li­da­des de las plan­tas com­pa­ñe­ras del can­te­ro. De es­ta ma­ne­ra, se po­drá lo­grar una ar­mo­nía o con­tras­te, se­gún el lu­gar y ob­je­ti­vo bus­ca­do. Tam­bién el fo­lla­je crea efec­tos en cuan­to a los di­fe­ren­tes to­nos, tex­tu­ra, for­ma, ta­ma­ño.

Qué es­pe­cies ele­gir

En la elec­ción se de­be con­si­de­rar que el can­te­ro luz­ca las cua­tro es­ta­cio­nes. Por eso re­sul­ta in­tere­san­te el uso de es­pe­cies con lar­go pe­río­do de flo­ra­ción, que abar­que des­de la pri­ma­ve­ra has­ta el oto­ño. Al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes:

En la pri­ma­ve­ra se des­ta­can las aqui­le­gias en me­dia som­bra, y al sol, las de­li­ca­das flo­res de los ge­ra­niun y las oe­not­he­ras en to­nos ro­sa­dos y ama­ri­llo.

Si se bus­ca des­ta­car los co­lo­res con her­bá­ceas pe­ren­nes, op­tar por achi­lleas, bul­bi­nes y co­reop­sis, en to­nos ama­ri­llo y na­ran­ja. Se re­co­mien­dan el evol­vu­lus, la tra­des­can­tia, la sal­via gua­ra­ní­ti­ca en co­lor azul, co­mo así tam­bién, las ver­be­nas en sus va­ria­das to­na­li­da­des y las gau­ras con sus flo­res blan­cas o ro­sas.

Las mar­ga­ri­tas ama­ri­llas, eu­rop­sis, flo­re­cen ca­si to­do el año y so­por­tan bien el frío.

Las bul­bo­sas son her­bá­ceas que dan un to­que es­pe­cial a los can­te­ros, con sus flo­ra­cio­nes. Así, al co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra se des­ta­can los tu­li­pa­nes, nar­ci­sos, ja­cin­tos, anémo­nas y ma­ri­mo­nias. Du­ran­te la pri­ma­ve­ra se su­ce­den la co­lo­ri­das flo­ra­cio­nes de los li­rios y al lle­gar el ve­rano se lu­cen los aga­pan­tos, las da­lias, las cro­cos­mias y las azu­ce­nas, con su in­ten­so per­fu­me. Por úl­ti­mo, a me­dia­dos del ve­rano se des­ta­can los ne­ri­nes y cy­cla­men, y en in­vierno las cli­vias y los cro­cus, en­tre otros.

Las her­bá­ceas anua­les con­tri­bu­yen con sus co­lo­ri­dos es­ta­cio­na­les, des­ta­cán­do- se en la pri­ma­ve­ra las prí­mu­las, vio­las y las ca­lén­du­las. En el ve­rano co­bran no­to­rie­dad las pe­tu­nias, im­pan­tiens, ali­sos, age­ra­tos, lo­be­lias, co­pe­tes, zin­nias, etc.

Co­mo com­bi­nar­las

Pa­ra acom­pa­ñar­las en un can­te­ro, se pue­den uti­li­zar ar­bus­tos ba­jos, ro­sas flo­ri­bun­das y gra­mí­neas.

Pa­ra los ar­bus­tos ba­jos, se des­ta­can: he­be spe­cio­sa (ve­ró­ni­ca), po­li­ga­la, abe­lia na­na (abe­lia gran­di­flo­ra com­pac­ta, abe­lia gran­di­flo­ra com­pac­ta (va­rie­ga­ta al­ba), du­ran­ta re­pens au­rea (po­da­da), wes­trin­gia, gar­de­nia au­gus­ta ra­di­cans/ ki­me­ra (jaz­mi­nes enanos), lep­tos­per­mun, teu­criun.

En­tre las gra­mí­neas que pue­den acom­pa­ñar her­bá­ceas, se re­co­mien­dan: la fes­tu­ca glau­ca (de ta­ma­ño pe­que­ño), los pen­ni­se­tum se­ta­ceum, los pen­ni­se­tum se­ta­ceum ru­brum, los pen­ni­se­tum vi­llo­sum, la se­ta­ria poi­re­tia­na, los mis­cant­hus sp, los Pa­ni­cum vir­ga­tum. En­tre las al­tas se des­ta­ca el pas­pa­lum exal­ta­tum.

En cuan­to a las ro­sas, las más ade­cua­das pa­ra can­te­ros son las flo­ri­bun­das por su por­te ar­bus­ti­vo, es­ca­sa al­tu­ra y su lar­ga flo­ra­ción en ra­mi­lle­tes de co­lo­res fuer­tes. En to­nos ro­sa: la el­se poul­sen; en ro­jo: la eu­ro­pea­na y en blan­co: la ice­berg.

Com­bi­nan­do ade­cua­da­men­te es­tas es­pe­cies, lo­gra­re­mos un re­sul­ta­do exi­to­so pa­ra real­zar el di­se­ño de nues­tro jar­dín uti­li­zan­do es­pe­cies her­bá­ceas.

*Do­cen­te de In­te­gral Ins­ti­tu­to de Di­se­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.