Los PRI­ME­ROS cua­ren­ta días del be­bé

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por la Dra. Li­lia­na Krem­chuzky*

El pri­mer mes y me­dio del be­bé, ade­más de ser un pe­rio­do de gran­des cam­bios, es cuan­do se pro­du­cen la ma­yor di­ver­si­dad de si­tua­cio­nes, sen­sa­cio­nes, pla­ce­res y an­gus­tias, que pue­den ser claves en la vi­da de una ma­dre y su hi­jo. Es­to no quie­re de­cir que de­ba ser vi­vi­do con mie­do, sino por el con­tra­rio, con tran­qui­li­dad y tra­tan­do de fa­vo­re­cer la ma­gia del “ape­go” en­tre am­bos.

Lo más im­por­tan­te, en esos días, es es­tar aten­tos a su com­por­ta­mien­to. El na­ci­mien­to es el su­ce­so más in­ten­so en la vi­da, por lo que no­so­tros de­be­mos adap­tar­nos al ni­ño y no al re­vés. En el pe­rio­do in­me­dia­to des­pués del na­ci­mien­to, el be­bé su­fre enor­mes cam­bios: la oxigenación y la nu­tri­ción no le lle­gan más por vía del cor­dón um­bi­li­cal y de­ja de te­ner la pro­tec­ción del úte­ro. Así, de­be­rá ade­cuar a la vi­da ex­te­rior, en­tre otras co­sas, su apa­ra­to cir­cu­la­to­rio, res­pi­ra­to­rio y la re­gu­la­ción de su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral.

Los be­bés chi­qui­tos llo­ran por mu­chas ra­zo­nes, ade­más de ham­bre. Un re­fle­jo muy pre­sen­te es el lla­ma­do “de Mo­ro o de de­fen­sa”que, uni­do al tono mus­cu­lar del be­bé, ha­ce que llo­ren -ha­bi­tual­men­te- so­lo al mo­ver­los.

Si un be­bé tie­ne ne­ce­si­dad fi­sio­ló­gi­ca de suc­cio­nar y es­tá ade­cua­da­men­te ali­men­ta­do, se cal­ma­rá con el chu­pe­te, por­que si no lo re­ci­be que­rrá suc­cio­nar al­go, lo que en­cuen­tre: el de­do, dos de­dos, la mano o…la te­ta. Mu­chas ve­ces, al prin­ci­pio no sa­ben sos­te­ner el chu­pe­te, pe­ro en ge­ne­ral eso lo so­lu­cio­nan rá­pi­da­men­te. Al­gu­nos po­cos no lo acep­tan nun­ca y no se suc­cio­nan el de­do.

En es­te sen­ti­do, una pre­gun­ta muy ha­bi­tual es si no se de­for­ma el pa­la­dar del ni­ño. El pro­me­dio es­ti­ma­do de la uti­li­za­ción del chu­pe­te son dos años y el pro­me­dio es­ti­ma­do de la suc­ción del de­do son de más o me­nos seis años. Si se res­pe­tan es­tos tiem­pos, de­rri­ba­mos el mi­to y no se de­for­ma el pa­la­dar.

Co­mo pri­mer pa­so, es im­por­tan­te or­de­nar­le al be­bé, de a po­co, los ho­ra­rios de co­mi­da. En ge­ne­ral, la se­cre­ción lác­tea de ca­da mu­jer se adap­ta a su hi­jo y ca­da be­bé se adap­ta a su ma­má, pe­ro siem­pre es desea­ble ama­man­tar. Du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de vi­da del ni­ño, la se­cre­ción que apa­re­ce es el ca­los­tro, que es hi­per­pro­teí­ca, tie­ne mu­chos an­ti­cuer­pos an­ti­mi­cro­bia­nos y an­ti­vi­ra­les, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Des­pués de la pri­me­ra se­ma­na, el ca­los­tro va per­dien­do pro­teí­nas y mi­ne­ra­les y ad­quie­re más hi­dra­tos de car­bono y gra­sas. Ese pe­rio­do es el de la le­che in­ter­me­dia. Re­cién al­re­de­dor del día vein­ti­cin­co apa­re­ce la le­che ma­du­ra. De es­ta ma­ne­ra, má­gi­ca­men­te, es­ta­mos lle­gan­do al pri­mer mes en el cuál la ma­má ya co­no­ce bien a su be­bé y dis­fru­ta de uno de los mo­men­tos más gra­ti­fi­can­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.