Mia pre­gun­ta Bernardo res­pon­de

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Wanda Cris­ti­na Adria­na

¿Por qué al­gu­nas per­so­nas ne­ce­si­ta­mos te­ner se­gu­ri­dad emo­cio­nal?

En pri­mer lu­gar,por­que la se­gu­ri­dad te ha­rá en­fren­tar las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les an­tes que huir de ellas.Una per­so­na se­gu­ra re­suel­ve sus pro­ble­mas,cui­da de sí mis­ma,lo­gra que la res­pe­ten y la quie­ran.Se va­lo­ra ha­cien­do lo me­jor pa­ra ella en el cui­da­do de su in­te­gri­dad emo­cio­nal, fí­si­ca y es­pi­ri­tual. La pro ac­ti­vi­dad es otra ca­rac­te­rís­ti­ca y tam­bién evi­ta las preo­cu­pa­cio­nes, ya que se ocu­pa de las co­sas con an­ti­ci­pa­ción. Po­des ser una per­so­na se­gu­ra si co­men­zás a ha­cer­te,cien por cien­to, res­pon­sa­ble de tu vi­da y de­ci­dís qué pen­sar,qué sen­tir y qué ha­cer.

¿Có­mo pue­do ac­ti­var las emo­cio­nes po­si­ti­vas?

Hay tres pa­sos que te van a ayu­dar:

1. Sa­ber qué que­rés. En­fo­car­te, vol­ver a co­nec­tar­te con el de­seo, no tan­to con el gus­to.El 85% de las co­sas que ha­ce­mos, las pue­de ha­cer cual­quie­ra, el 10% las pue­de ha­cer al­guien con un po­co de en­tre­na­mien­to, pe­ro hay un 5% que so­lo no­so­tros po­de­mos ha­cer. En­ton­ces, la cla­ve es­tá en en­fo­car­nos en ese 5%,esa cues­tión que es vi­tal e im­por­tan­te pa­ra no­so­tros que no po­de­mos de­le­gar. Si no nos co­nec­ta­mos con nues­tro de­seo va­mos a vi­vir cum­plién­do­le el sue­ño a los de­más.

2. Co­lec­cio­nar ex­pe­rien­cias. To­dos sa­be­mos que los bue­nos re­cuer­dos nos ac­ti­van emo­cio­nes po­si­ti­vas,pe­ro a ve­ces la vi­da nos po­ne fren­te a cier­tas cir­cuns­tan­cias pa­ra des­per­tar­nos. Mu­chas de las co­sas que he­mos atra­ve­sa­do con preo­cu­pa­ción, hoy pue­den te­ner otra im­por­tan­cia y has­ta po­de­mos reír­nos de ellas.

3. Te­ner un co­ra­zón agra­de­ci­do. De­cir gracias con ma­yor fre­cuen­cia. Cuan­do una per­so­na agra­de­ce se co­nec­ta con lo que hay,con lo que es­tá,con lo que tie­ne.Por eso,es im­por­tan­te sa­lir de la que­ja,en la que siem­pre ten­de­mos a caer.Mu­chas ve­ces hay que per­der al­go pa­ra dar­nos cuen­ta del va­lor que tie­ne.

¿Qué su­ce­de cuan­do ad­mi­nis­tra­mos mal el tiem­po?

Uno de los há­bi­tos ne­ga­ti­vos es el de pos­po­ner.Uno tien­de a fu­tu­ri­zar y a po­ner­le un as­pec­to má­gi­co al“ma­ña­na”,por ejem­plo: el día lu­nes es pa­ra co­men­zar la die­ta. So­bre­car­gar­se es ne­ga­ti­vo,hay per­so­nas que se en­tu­sias­man con “todo”y ter­mi­nan no ha­cien­do na­da.Por es­te mo­ti­vo es bueno apren­der a re­gu­lar el tiem­po. Los con­se­jos que dan los ex­per­tos en ad­mi­nis­tra­ción del tiem­po son: *Há­ga­lo aho­ra:si te­ne­mos que man­dar un mail ha­gá­mos­lo ya;si nos acor­da­mos de un ami­go,l la­mé­mos­lo en ese pre­ci­so mo­men­to. Nun­ca pa­tear pa­ra des­pués. *Or­de­nar las ac­ti­vi­da­des:al des­per­tar­nos anote­mos to­das las co­sas que te­ne­mos que ha­cer en el día .Lue­go,prio­ri­zar por im­por­tan­cia, es­pe­cial­men­te las que no nos gus­tan,pa­ra ha­cer­las pri­me­ro. Mu­chas ve­ces nos dis­trae­mos y per­de­mos tiem­po en preo­cu­pa­cio­nes, en pro­yec­tos o en ideas que no nos sir­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.