EL PO­DER NA­TU­RAL de las sú­per ba­yas

To­das son tan ener­gé­ti­cas y sa­lu­da­bles que aho­ra es co­mún en­con­trar­las en ju­gos den­tro de las he­la­de­ras de los gim­na­sios. Ya que aho­ra se con­si­guen más fá­cil­men­te, es bueno apro­ve­char el ve­rano pa­ra su­mar la ac­ción be­né ca del acai, la ace­ro­la, el go­ji y

Mia - - SALUD - Fuen­te: Mo­ni­ka Hi­lle­ma­cher (dpa)

Fru­tas ex­tra­or­di­na­rias co­mo el acai, la ace­ro­la, el go­ji o el no­ni son con­si­de­ra­das co­mo muy nu­tri­ti­vas. Mu­chos afi­cio­na­dos al fit­ness o al well­ness les atri­bu­yen pro­pie­da­des mi­la­gro­sas.

El acai es ori­gi­na­rio del Ama­zo­nas, don­de los in­dí­ge­nas mu­chas ve­ces lo chu­pan en el mer­ca­do en es­ta­do lí­qui­do o co­mo pul­pa en pe­que­ñas bol­sas de plás­ti­co. La ce­re­za ace­ro­la es ori­gi­na­ria de Mé­xi­co y per­te­ne­ce a las ro­sá­ceas. Su pa­rien­te ca­feí­ni­co no­ni, que hue­le a moho, se tras­la­dó des­de Ha­wai a los jar­di­nes do­més­ti­cos tro­pi­ca­les. Di­cen que Bu­da ya co­mía las ba­yas de go­ji, en­dé­mi­cas en el Hi­ma­la­ya.

Gracias a la glo­ba­li­za­ción, es­tas ba­yas ya se pue­den con­se­guir en ca­si to­das par­tes, des­de Amé­ri­ca has­ta Eu­ro­pa. "Sin em­bar­go, co­mo son al­ta­men­te sen­si­bles, ca­si nun­ca se pue­den con­se­guir fres­cas", ex­pli­ca la bió­lo­ga ale­ma­na Hil­ke Stei­nec­kee. Por es­to, se im­por­tan en Eu­ro­pa co­mo ju­go o pol­vo. Por ejem­plo, la ace­ro­la, tam­bién lla­ma­da ce­re­za de las An­ti­llas, se uti­li­za, en­tre otros fi­nes, pa­ra fa­bri­car mer­me­la­das o he­la­dos. A la nu­tri­cio­nis­ta Sa­rah Schretz­maier le gus­ta mez­clar el acai pul­ve­ri­za­do en ba­ti­dos de pu­ré de es­pi­na­cas y le­chu­ga pa­ra apo­yar una die­ta de adel­ga­za­mien­to. Al pa­re­cer, un va­so de no­ni al día ac­ti­va el me­ta­bo­lis­mo e im­pi­de la apa­ri­ción de arru­gas. Las pe­que­ñas ba­yas de go­ji se ofre­cen, al igual que las pa­sas, en es­ta­do se­co: an­tes de con­su­mir­las, hay que re­mo­jar­las, pa­ra que se pue­dan agre­gar al mues­li o co­mer co­mo ten­tem­pié. Es­tas fru­tas tie­nen, en­tre otras sus­tan­cias, po­li­fe­no­les, an­ti­oxi­dan­tes co­mo las vi­ta­mi­nas CyE, y mi­ne­ra­les. En las plan­tas, los po­li­fe­no­les ejer­cen un efec­to fun­cio­nal, pro­te­gién­do­les de pa­rá­si­tos, por ejem­plo. "Co­mo no­so­tros nos fui­mos desa­rro­llan­do du­ran­te millones de años de­pen­dien­do de las plan­tas, los po­li­fe-- no­les tam­bién tie­nen un efec­to so­bre no­so­tros", ex­pli­ca Schretz­maier.

El ve­rano es la tem­po­ra­da ideal pa­ra las sú­per ba­yas. Ha­cer ju­gos y ba­ti­dos fres­cos con ellas y au­men­tar su con­su­mo con­tri­bu­ye con la sa­lud en ge­ne­ral y ca­da una de ellas agre­ga su pro­pio apor­te es­pe­cí­fi­co. En to­dos los ca­sos, los ju­gos de las sú­per ba­yas apor­tan

los si­guien­tes be­ne­fi­cios: Au­men­tan la ener­gía y vi­ta­li­dad Fre­nan el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro Me­jo­ran na­tu­ral­men­te pro­ce­sos or­gá­ni­cos co­mo di­ges­tión y trán­si­to in­tes­ti­nal

Co­la­bo­ran con la die­ta y el des­cen­so de pe­so Me­jo­ran la res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca Ayu­dan a dis­mi­nuir es­trés y ga­nar en bienestar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.