¿Quie­res me­jo­rar tus víncu­los fa­mi­lia­res?

Ba­sa­do en los co­no­ci­mien­tos de Sri Sri Ra­vi Shan­kar fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir

Mia - - SALUD - por Bea­triz V. Go­yoa­ga*

En in­fi­ni­dad de oca­sio­nes te en­cuen­tras dis­cu­tien­do pe­lean­do o dis­tan­cián­do­te de tus se­res que­ri­dos, pa­re­ja, hi­jos o her­ma­nos, por co­sas tri­via­les e in­sig­ni­fi­can­tes. Se crea una ba­rre­ra de dis­tan­cia y no sa­be­mos qué ha­cer.

En la ma­yo­ría de los ca­sos bus­ca­mos me­jo­rar la si­tua­ción ra­zo­nan­do o que­rien­do que el otro ra­zo­ne y pe­di­mos una reunión acla­ra­to­ria.

Sin em­bar­go, Sri Sri Ra­vi Shan­kar di­ce en su li­bro " El Se­cre­to de los Se­cre­tos" que es­to es in­co­rrec­to e in­ne­ce­sa­rio. Él aña­de: " No tra­tes de me­jo­rar los la­zos con tu fa­mi­lia o ami­gos cer­ca­nos por fuer­za in­te­lec­tual bus­can­do arre­glar o su­pe­rar erro­res o ma­len­ten­di­dos. Si ha ocu­rri­do un al­ter­ca­do, dis­cu­sión o un mal-en­ten­di­do, sim­ple-men­te pá­sa­lo porr al­to, dé­ja­lo ir y no siem­pre bus­ques ex­pli­ca­cio­nes de todo”.

El de­jar ir las co­sas ali­via la men­te y te li­be­ra a ti mis­mo de la ra­bia de lo ocu­rri­do, es por tu pro­pio bien. Es cier­to que en al­gu­nos ca­sos desea­mos y pre­ci­sa­mos que el otro se­pa que he­mos si­do ofen­di­dos, en es­te ca­so, Sri Sri Ra­vi Shan­kar asien­te di­cien­do :

" Sí, es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio de­jar sa­ber al otro si al­go no es­tu­vo bien, si hu­bo un com­por­ta­mien­to erró­neo o ac­ti­tud ofen­si­va de su par­te, dí­se­lo y de­ja cla­ro que no te gus­tó, pe­ro no te en­re­des en dis­cu­sio­nes y de­man­des más ex­pli­ca­cio­nes, sim­ple­men­te edu­ca, dilo y dé­ja­lo ir. Dilo y avan­za, mi­ra ha­cia ade­lan­te”. Ya ocu­rrió, es irre­me­dia­ble, ya se lo di­jis­te, ¡ aho­ra avan­za!

No­so­tros ten­de­mos a ha­cer lo con­tra­rio, que­rer ex­pli­ca­cio­nes de todo, lla­mar a una reunión, ha­blar en el dor­mi­to­rio o exi­gir una res­pues­ta. Y es­tas ac­ti­tu­des en mu­chos ca­sos son con­tra­pro­du­cen­tes.

No ha­gas reunio­nes pa­ra arre­glar las co­sas “post­mor­tem”, es de­cir, no di­gas ven, sen­té­mo­nos y acla­re­mos todo, por­que con es­ta ac­ti­tud re­vi­vi­mos la si­tua­ción ne­ga­ti­va una y otra vez.

“Di­me, ¿por qué me di­jis­te eso?, ¿qué pa­só?, sient­to que no me amas”. “Di­me, eex­plí­ca­me y yo te di­go es­to y lo otro...” Sa­ca­mos inút­til­men­te to­da la ba­su­ra mmen­tal ha­cia afue­ra y, en ver­dad, es una pér­di­da de tiem­po que no arre­gla nin­gu­na re­la­ción o víncu­lo.

Lo in­te­li­gen­te se­ría des­ha­cer­nos de es­tos pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos y vi­vir con en­tu­sias­mo bur­bu­jean­te y ale­gría. Es­to se no se pue­de con­se­guir con la vo­lun­tad, no sir­ve pen­sar: “quie­ro vi­vir bur­bu­bu­jean­te”, “quie­ro vi­vir fe­liz”, “quie­ro ser co­mo un chi­co de nue­vo”. No, no es po­si­ble. Es­to es in­di­rec­ta­men­te po­si­ble cal­man­do la men­te y prac­ti­can­do la me­di­ta­ción y la res­pi­ra­ción.

Mi Maes­tro Sri Sri Ra­vi Shan­kar, quien fun­dó El Ar­te de Vi­vir di­ce “Mué­ve­te con en­tu­sias­mo en la vi­da. Vi­ve con ple­ni­tud y dis­fru­tan­do tan­to de lo gran­de co­mo de lo pe­que­ño. Si la per­so­na con la que con­vi­ves o eres cer­cano, ca­re­ce de en­tu­sias­mo, bus­ca tú las for­mas de en­tu­sias­mar­lo, y de en­tu­sias­mar­te y no an­des que­ján­do­te de la re­la­ción, cri­ti­can­do su fal­ta de en­tu­sias­mo, re­mar­can­do los pro­ble­mas o pi­dien­do ex­pli­ca­cio­nes a los tu­yos.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.