¡És­ta es mi mas­co­ta!

Una pe­rri­ta ci­ber­né­ti­ca

Mia - - MASCOTAS -

(nom­bre real Lo­la Mo­ra en ho­nor a la ar­tis­ta plás­ti­ca), no po­día dor­mir des­de que una de sus due­ñas se fue a vi­vir al ex­te­rior. Lo­li­ta ha­bía de­ja­do de ser la mis­ma pe­rri­ta ale­gre e hin­cha que era. Es así que Li­li, su otra due­ña-ma­má, pro­bó dar­le flo­res de bach, pe­ro na­da fun­cio­na­ba. Has­ta que un día, su due­ña via­je­ra se co­nec­tó a Sky­pe y pu­die­ron ver­se por el mo­ni­tor. Lo­li sal­tó por en­ci­ma de la me­sa y sor­pre­si­va­men­te empezó a mo­ver la co­la y la­drar co­mo lo ha­cía an­tes.

Es un ar­te que todo due­ño de mas­co­tas de­be po­ner en prác­ti­ca. Cuan­do se en­cuen­tra al pe­rro mor­dien­do al­go, no sir­ve gri­tar­le por­que, si bien, lo­gra­re­mos que lo suel­te, so­lo se­rá pro­duc­to del sus­to pe­ro no por­que ha­ya com­pren­di­do la ma­la ac­ción. Una me­jor op­ción es pro­nun­ciar un im­po­nen­te “Ah” o un so­ni­do que cap­te su aten­ción y en­se­ñar­le, nue­va­men­te, aque­llo que sí pue­de mor­der.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que, por me­nos va­lio­so que sea, nun­ca se le de­be dar un ob­je­to nues­tro pa­ra que jue­gue, ya que lue­go no po­drá di­fe­ren­ciar en­tre lo que pue­de mor­der y lo que no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.