Spa pa­ra sen­tir­te co­mo nue­va

El es­trés co­ti­diano pue­de qui­tar­te el equi­li­brio cuer­po-men­te-es­pí­ri­tu. ¿Sa­bés co­mo vol­ver a tu eje? Y... ¿si an­tes de n de año ha­ces un pa­ra­da ex­prés, o no tan­to, en un spa? Una guía con los me­jo­res lu­ga­res pa­ra en­tre­gar­se a las ru­ti­nas más pla­cen­te­ras

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Acien­cia cier­ta no se sa­be exac­ta­men­te de dón­de pro­ce­de el tér­mino “spa”. Sin em­bar­go, una de las teo­rías más cer­te­ras que se co­no­cen re­fie­re a un pue­blo bel­ga, en la re­gión de Lie­ja, lla­ma­do jus­ta­men­te Spa. Era co­no­ci­do en la épo­ca ro­ma­na bá­si­ca­men­te por sus bal­nea­rios y aguas ter­ma­les cu­ra­ti­vas. Tam­bién se lo atri­bu­ye al la­tín “Sa­lus per aquam” o lo que es lo mis­mo “sa­lud a tra­vés del agua”. El con­cep­to se acuña en in­glés sig­ni­fi­can­do fuen­te ter­mal, y de es­ta ma­ne­ra se ex­tien­de a otras len­guas co­mo la nues­tra.

En la ac­tua­li­dad, lo aso­cia­mos a to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos que rea­li­zan te­ra­pias sa­lu­da­bles con agua, dis­tin­tos ti­pos de ma­sa­jes, des­con­trac­tu­ran­tes, pla­nes de adel­ga­za­mien­to, aro­ma­te­ra­pia, al igual que tra­ta­mien­tos de be­lle­za en cuer­po y ros­tro.

Hoy en día en­con­tra­mos ma­ra­vi­llo­sos spas de lu­jo a tan só­lo ho­ras de la Ca­pi­tal Fe­de­ral, pa­ra pa­sar un fin de se­ma­na o va­rios días, ba­jar las re­vo­lu­cio­nes en un en­torno sa­lu­da­ble, op­tar por una die­ta des­in­to­xi­can­te, pa­ra lue­go re­to­mar las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas con las pi­las re­car­ga­das. Otra op­ción son los spas ur­ba­nos, ubi­ca­dos en ple­na city por­te­ña, que nos in­vi­tan a ha­cer una pau­sa en la agen­da y en­tre­gar­nos al re­lax.

¡La pa­la­bra es dis­fru­te y el mo­men­to es aho­ra!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.