Cria­do­res de ca­na­rios

Un ex­per­to nos cuen­ta, pa­so a pa­so, des­de el en­cuen­tro del ca­sal has­ta el se­cre­to pa­ra que la ma­dre atien­da por igual a to­dos los pi­cho­nes

Mia - - SUMARIO -

E l aman­te de las aves ado­ra es­cu­char­las can­tar. “Es­ta­ba en mi te­rra­za, cuan­do lo vi en un ár­bol, el atar­de­cer se me fue con la mi­ra­da cla­va­da en ese zor­zal, ob­ser­van­do có­mo cam­bia­ba la pos­tu­ra mien­tras can­ta­ba”, di­ce Mi­guel Di Pa­ce, es­pe­cia­lis­ta en crian­za de ca­na­rios. Sin du­das, es­tas per­so­nas ob­ser­va­do­ras, me­ticu­losas, más li­ga­das a la po­ten­cia de la mi­ra­da que a la del tac­to “de­di­can mu­cho de su tiem­po fil­man­do o fo­to­gra­fian­do las ac­ti­tu­des y há­bi­tos de las aves”, ex­pli­ca el ex­per­to y con­fie­sa que su amor e in­te­rés por ellas sur­gió “cuan­do a los 16 años le re­ga­lé a mi ma­má pa­ra su cum­plea­ños un Ca­be­ci­ta Ne­gra”. Años des­pués, qui­so apren­der de qué se tra­ta­ba criar ca­na­rios.

Del en­cuen­tro al ni­do

La cría de ca­na­rios es la pre­fe­ri­da de

los afi­cio­na­dos a las aves. De en­tra­da, Di Pa­ce acla­ra que ese asun­to de que hay que po­ner­los en pa­re­ja “es un mi­to pa­ra ven­der más. Los ca­na­rios pue­den es­tar so­los, no es in­dis­pen­sa­ble que com­par

tan jau­la”. Des­de ju­lio has­ta fe­bre­ro, el cria­dor ha­ce que la pa­re­ji­ta se co­noz­ca. Se ven, co­mo quien di­ce: “nos es­ta­mos co­no­cien­do”, pe­ro no se los jun­ta de in­me­dia­to. Ne­ce­si­tan en­tre 15 a 20 días pa­ra el es­car­ceo amo­ro­so y re­cién des­pués se los pa­sa a la jau­la de cría.

Si am­bos se gus­ta­ron, el ma­cho “pi­sa­rá” a la hem­bra y en el cor­to pla­zo, dos o tres días des­pués de la pri­me­ra pa­sión ca­no­ra, la hem­bra co­men­za­rá a ha­cer el ni­do que ter­mi­na­rá en un pla­zo de ho­ras. Lue­go de que el cria­dor le co­lo­que re­ta­zos de ar­pi­lle­ra de unos 10 cm so­bre la jau­la, la ca­na­ria co­mien­za a se­pa­rar­la con el pi­co, briz­na por briz­na, pa­ra cons­truir el ni­do y, una vez ter­mi­na­do, se echa­rá pa­ra co­men­zar a eva­cuar los hue­vos.

Du­ran­te el pe­río­do de in­cu­ba­ción, la hem­bra po­ne en­tre tres y cua­tro hue­vos, uno por día, y con una pre­ci­sión ho­ra­ria que sor­pren­de: en­tre las 6 y las 7 de la ma­ña­na. A lo lar­go del año, po­drá lle­gar a te­ner has­ta tres crías, apro­xi­ma­da­men­te. Aquí es cuan­do vie­ne la ar­gu­cia del cria­dor: ca­da hue­vo que la hem­bra pon­ga, se­rá cam­bia­do por uno ar­ti­fi­cial, ex­cep­to cuan­do pon­ga el úl­ti­mo. En ese mo­men­to, le sa­ca­rá los ar­ti­fi­cia­les y re­pon­drá los ver­da­de­ros. El ob­je­ti­vo es que los pi­cho­nes sean in­cu­ba­dos en for­ma pa­re­ja, naz­can to­dos el mis­mo día y ten­gan to­dos el mis­mo ta­ma­ño. De lo con­tra­rio, el más pe­que­ño se­rá des­pro­te­gi­do por la ma­dre, que se ne­ga­rá a ali­men­tar­lo.

A los 17 o 20 días, los pi­cho­nes sal­drán del ni­do pa­ra ali­men­tar­se por sí mis­mos. Y a los 25, ya in­de­pen­dien­tes, ten­drán jau­la pro­pia, más gran­de, con es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra ejer­ci­tar el vue­lo. La ma­má ca­na­ria, mien­tras tan­to, ni len­ta ni pe­re­zo­sa, ya es­tá pre­pa­ran­do un nue­vo ni­do por­que, otra vez, su com­pa­ñe­ro le ha echa­do el oji­to. Fuen­te: Mi­guel Di Pa­ce, es­pe­cia­lis­ta en aves.

Ve­te­ri­na­ria Sel­va Ne­gra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.