An­dar por los ai­res

Las ac­ti­vi­da­des en al­tu­ra son al­ta­men­te be­ne cio­sas pa­ra la bue­na sa­lud y la es­ta­bi­li­dad cor­po­ral. Aun­que no lo pa­rez­can, al­gu­nas son ap­tas pa­ra to­das las eda­des y, si no sos va­lien­te, tam­bién hay téc­ni­cas so­bre el pi­so pa­ra ga­nar en equi­li­brio

Mia - - GYM - Por Ale­xan­dra Zim­mer

Los hay de va­rios ti­pos, pe­ro el de­no­mi­na­dor co­mún de los ejer­ci­cios en al­tu­ra es que que­man en­tre 300 y 500 ca­lo­rías por cla­se, ya que se com­bi­nan ae­ró­bi­cos y anae­ró­bi­cos, de re­sis­ten­cia y de fuer­za. Co­mo todo tra­ba­jo fí­si­co, en la me­di­da que se prac­ti­que con fre­cuen­cia y mo­de­ra­ción, ayu­da a man­te­ner un buen es­ta­do de sa­lud cor­po­ral.

Po­le dan­ce

Es una dis­ci­pli­na muy com­ple­ta que uti­li­za un ca­ño y for­ta­le­ce a tra­vés del baile y gi­ros o es­ca­la­da en al­tu­ra. Re­quie­re de fuer­za y fle­xi­bi­li­dad, bue­na pos­tu­ra, ab­do­men y es­pal­da to­ni­fi­ca­das. “Es una dis­ci­pli­na pa­ra di­ver­tir­se o com­pe­tir. Ade­más, se lo­gran efec­tos psi­co­ló­gi­cos y emo­cio­na­les, mu­chas chi­cas sa­lie­ron de de­pre­sio­nes, bu­li­mia o anore­xia. La edad o la com­ple­xión fí­si­ca no son li­mi­tan­tes y exis­ten ru­ti­nas pa­ra to­dos los seg­men­tos. Te­ne­mos alum­nas de 11 años has­ta mu­je­res de 68 y al­gu­nas con so­bre­pe­so se­ve­ro”, sos­tie­ne Ana­be­lla, pro­fe­so­ra de Po­le Dan­ce en un gim­na­sio de Re­co­le­ta. El en­tre­na­mien­to com­bi­na ejer­ci­cios de fuer­za, re­sis­ten­cia y fle­xi­bi­li­dad. Tan­to el po­le co­mo la te­la son ac­ti­vi­da­des que tra­ba­jan so­bre la elon­ga­ción pa­ra re­du­cir la ten­sión del cuer­po. Vi­via­na Mo­ra­les es bai­la­ri­na, pro­fe­so­ra de po­le dan­ce, Miss Po­le Dan­ce Ar­gen­ti­na 2010 y au­to­ra de la Guía Prác­ti­ca del Po­le Dan­ce, pa­ra pro­fe­so­res, alum­nos e iniciados. Tam­bién pa­ten­tó una nue­va dis­ci­pli­na lla­ma­da Bun­gie Po­le Dan­ce, fu­sión en­tre dan­za aé­rea y po­le dan­ce: “Es una nue­va ac­ti­vi­dad que in­clu­ye un ar­nés, ajus­ta­ble a ca­da per­so­na, un bun­gie (pue­de ser de una so­la cuerda elás­ti­ca o un con­jun­to de cuer­das uni­das) que se en­gan­cha al ar­nés con un mos­que­tón y a un sis­te­ma di­se­ña­do a tal fin que lo une la par­te su­pe­rior del ca­ño. Pue­de ser uti­li­za­do pa­ra apren­der tru­cos nue­vos o mo­vi­mien­tos des­co­no­ci­dos por­que da se­gu­ri­dad a la per­so­na que lo prac­ti­ca”.

Dan­za aé­rea

Po­pu­lar­men­te lla­ma­da “las te­las”, per­mi­te des­li­zar­se y sen­tir­se li­bre por el ai­re. Se rea­li­zan co­reo­gra­fías uti­li­zan­do téc­ni­cas de la es­ca­la­da. La lla­ma­da “te­la acro­bá­ti­ca” es un cru­ce con el yoga: los yo­guis orien­ta­les uti­li­zan la cuerda pa­ra me­di­tar y pa­sar ma­yor tiem­po en sus po­si­cio­nes.

Se tra­ba­ja a una al­tu­ra apro­xi­ma­da de 7 me­tros o más, con un so­por­te de vi­gas de ace­ro don­de cuel­gan, por la mi­tad, pa­ños de más o me­nos 20 me­tros de lar­go y 1 1/ 2 de an­cho, de jer­sey de se­da o ace­ta­to. Si bien es ap­to pa­ra cual­quier per­so­na, se ne­ce­si­ta cier­ta con­di­ción fí­si­ca pa­ra sos­te­ner el pro­pio pe­so cor­po­ral. La zo­na del cuer­po que ma­yor fuer­za re­quie­re es la re­gión ab­do­mi­nal, que es la que sos­tie­ne du­ran­te la rea­li­za­ción

de fi­gu­ras in­ver­ti­das. Ma­nos, bra­zos y hom­bros se usan pa­ra los ama­rres y en­gan­ches a la te­la. La re­sis­ten­cia que se ga­na al ca­bo de unas po­cas se­ma­nas de prác­ti­ca es in­creí­ble. Co­mo las mu­je­res no con­ta­mos, a di­fe­ren­cia de los hom­bres, de una gran mus­cu­la­tu­ra en la par­te su­pe­rior, se di­fi­cul­ta el tre­par la te­la, pe­ro la elas­ti­ci­dad cor­po­ral per­mi­te un ma­yor po­ten­cial ex­pre­si­vo. Pa­ra los ni­ños, es es­pe­cial­men­te fá­cil y di­ver­ti­da. Al igual que otras dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas, es­ta mo­da­li­dad tam­bién con­lle­va cier­tos pe­li­gros, sin em­bar­go, ees muy po­co pro­ba­ble que al­guien se cai­ga des­de lo al­to, pues los ama­rres que se ha­cen con la mis­ma te­la lo im­pi­den. Lo que sí pue­de pa­sar es el su­frir ma­gu­lla­du­ras por que­dar apre­ta­do en los nu­dos o que la fric­ción irri­te la piel.

Yoga y pi­la­tes en el ai­re

Se prac­ti­can en co­lum­pios o ha­ma­cas de te­la (ge­ne­ral­men­te co­no­ci­dos co­mo yoga swing) que se fi­jan a me­nor al­tu­ra del pi­so y las pos­tu­ras se ha­cen con me­jor ba­lan­ce y equi­li­brio, lo­gran­do que la con­cen­tra­ción se fi­je en la re­la- ja­ción más que en el es­fuer­zo fí­si­co. Los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos son for­ta­le­cer, pro­mo­ver la re­no­va­ción ce­lu­lar gracias a la ac­ción in­ver­ti­da, de­fi­nir la mus­cu­la­tu­ra, me­jo­rar los pro­ce­sos di­ges­ti­vos y respiratorios y al­can­zar es­ta­dos de re­la­ja­ción pro­fun­dos. Otro be­ne­fi­cio co­mún a to­das es­tas prác­ti­cas en sus­pen­sión que es el de­sa­rro­llo de la pa­cien­cia y el ím­pe­tu ne­ce­sa­rio pa­ra do­mi­nar y desafiar el cuer­po y el ins­tru­men­to (la te­la, el ar­nés). Tan­to pa­ra el yoga co­mo pa­ra el pi­la­tes en te­las, la res­pi­ra­ción si­gue ocu­pan­do un lu­gar muy im­por­tan­te, pues gracias a ella se co­nec­ta el es­fuer­zo fí­si­co con la exi­gen­cia men­tal que ca­rac­te­ri­za a es­tas ac­ti­vi­da­des.

Ase­so­ra­mien­to: Daiana Fe­rra­ri, pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción Fí­si­ca y de Po­le Dan­ce en Art Dan­ce Stu­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.