Có­mo op­ti­mi­zar la BÚS­QUE­DA

Mia - - TRABAJO - Fuen­te: Pa­ge Group www.pa­geg­roup.com

En la ac­tua­li­dad, son ele­men­ta­les las re­des so­cia­les pa­ra re­la­cio­nar­se la­bo­ral­men­te co­mo pos­tu­lan­tes. Ade­más de car­gar el CV en las pla­ta­for­mas de em­pleo, es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer la­zos de con­tac­tos. Per­te­ne­cer a gru­pos de per­so­nas que po­sean si­mi­la­res pro­fe­sio­nes y que nos per­mi­tan in­ter­ac­tuar con co­le­gas. Es­ta es­tra­te­gia es con­ve­nien­te por­que nos per­mi­te ge­ne­rar un la­zo di­rec­to con em­plea­dos de otras em­pre­sas y am­pliar nues­tra agen­da de con­tac­tos. De es­ta for­ma de­ja­mos de la­do el pro­ce­so tra­di­cio­nal y mos­tra­mos una ac­ti­tud proac­ti­va que nos di­fe­ren­cia del pro­me­dio de los can­di­da­tos.

No es re­co­men­da­ble apli­car de ma­ne­ra ma­si­va a di­fe­ren­tes bús­que­das. De­be­mos cui­dar nues­tra ima­gen en el l mer­ca­do, ser me­ticu­losas, pro­li­jas y ana­li­zar qué ap­ti­tu­des se so­li­ci­tan en ca­da va­can­te y pos­tu­lar­nos só­lo a aque­llos pro­yec­tos que sean n es­pe­cí­fi­cos y crea­mos que e es­tán re­la­cio­na­dos con nues- tro per­fil.

Mu­chas ve­ces, la an­sie­dad de con­se­guir un nue­vo em­pleo, em­pleo ha­ce que nos in­cli­ne­mos, de ma­ne­ra ge­ne­ral, a más de una pos­tu­la­ción, cuan­do lo con­ve­nien­te es pri­me­ro te­ner cla­ri­dad de có­mo que­re­mos dia­gra­mar nues­tra ca­rre­ra pa­ra lue­go di­ri­gir la bús­que­da a aque­llas opor­tu­ni­da­des ali­nea­das a nues­tros ob­je­ti­vos pro­fe­sio­na­les.

En es­te sen­ti­do, no siem­pre sa­be­mos qué es lo que que­re­mos, o en mu­chos ca­sos sa­be­mos lo que no que­re­mos, pe­ro no lo­gra­mos ver con cla­ri­dad lo que nos gus­ta­ría ha­cer. Dar el pri­mer pa­so

Cuan­do te­ne­mos cla­ro co­mo que­re­mos re­di­ri­gir nues­tra ca­rre­ra y to­da­vía no en­con­tra­mos opor­tu­ni­da­des que nos in­tere­sen o nos re­sul­ten del todo atrac­ti­vas, po­de­mos bus­car el ase­so­ra­mien­to de un coach cer­ti­fi­ca­do con quién po­dre­mos tra­ba­jar el te­ma, du­ran­te al­gu­nas se­sio­nes, o bien de ma­ne­ra más in­for­mal, en­trar en con­tac­to con co­le­gas con más años de ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal que funcionen co­mo men­to­res de nues­tra ca­rre­ra, por ejem­plo, an­ti­guos je­fes o per­so­nas de nues­tro círcu­lo fa­mi­liar o amis­ta­des a quie­nes ad­mi­re­mos o va­lo­re­mos su tra­ba­jo.

Tam­bién es de gran uti­li­dad, cuan­do co­no­ce­mos a per­so­nas que tra­ba­jan den­tro de la em­pre­sa a la que que­re­mos apli­car, en­viar­les nues­tro cu­rri­cu­lum pa­ra que ellos, a su vez, lo re­en­víen al área de Re­cur­sos Hu­ma­nos con una re­co­men­da­ción.

Mu­chas com­pa­ñías tie­nen pro­gra­mas de be­ne­fi­cios di­ri­gi­dos a aque­llos em­plea­dos que re­fie­ren per­so­nas pa­ra cu­brir cier­tos pues­tos, con lo cual, no siem­pre de­be­mos sen­tir que ge­ne­ra­mos una mo­les­tia al ha­cer un pe­di­do de es­te ti­po. El día cla­ve

Una vez que lle­ga­mos a la ins­tan­cia de una pri­mer en­tre­vis­ta, ten­ga­mos en cuen­ta que lle­gar a la ci­ta puntuale ir ves­ti­das de acuer­do al per­fil del can­di­da­to que bus­can, pue­den ser fac­to­res de­ci­si­vos ppa­ra ob­te­ner el pues­to al que as­pi­ra­mos o bien la rea­li­za­ción del pro­yec­to que nos in­tere­sa.

Lo con­ve­nien­te es mos­trar­nos au­tén­ti­cas, que nues­tra ima­gen re­fle­je quié­nes so­mos y cuál es el es­ti­lo ha­bi­tual que nos iden­ti­fi­ca­rá si nos acep­tan en la com­pa­ñía pa­ra la que que­re­mos apli­car.

El equi­li­brio es la cla­ve, no de­be­mos te­ner una ac­ti­tud su­mi­sa, pe­ro tam­po­co ser arro­gan­tes. No de­be­mos ha­blar mal de nues­tro tra­ba­jo ac­tual o an­te­rior. Siem­pre mi­rar a los ojos a la per­so­na que nos en­tre­vis­ta, ser cor­dia­les y, por so­bre todo, te­ner una bue­na ca­pa­ci­dad de es­cu­cha.

Nues­tras res­pues­tas de­ben ser cla­ras, nues­tro ce­lu­lar de­be es­tar apa­ga­do, o en ca­so de que sue­ne, no aten­der­lo y pe­dir las dis­cul­pas per­ti­nen­tes. No uti­li­zar len­gua­je re­bus­ca­do y siem­pre de­mos­trar se­gu­ri­dad al trans­mi­tir lo que que­re­mos y es­pe­ra­mos del tra­ba­jo. Es­to da cuen­ta de te­ner cla­ri­dad de nues­tras as­pi­ra­cio­nes y ob­je­ti­vos pro­fe­sio­na­les.

Es muy im­por­tan­te de­mos­trar in­te­rés en el pro­yec­to al que nos pos­tu­la­mos. Por eso, una vez fi­na­li­za­da la en­tre­vis­ta, es re­co­men­da­ble en­viar un mail pa­ra agra­de­cer la opor­tu­ni­dad y el es­pa­cio de en­cuen­tro a la per­so­na que nos en­tre­vis­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.