Hu­ma­noi­des pa­ra prac­ti­car

Mia - - IDAD DE EDUCACIÓN -

Así co­mo un as­pi­ran­te a pi­lo­to no se po­ne al man­do de un avión sin an­tes ha­ber pa­sa­do cien­tos de ho­ras prac­ti­can­do en un si­mu­la­dor de vue­lo, tam­po­co, un mé­di­co pue­de ha­cer las ma­nio­bras pro­pias de su cien­cia sin ha­ber prac­ti­ca­do. Los la­bo­ra­to­rios de edu­ca­ción si­mu­la­da per­mi­ten a los fu­tu­ros mé­di­cos apren­der prác­ti­cas clí­ni­cas, co­mo en­tu­bar a un pa­cien­te o rea­li­zar una pun­ción lum­bar, sin el te­mor a equi­vo­car­se ya que los pro­ce­di­mien­tos se rea­li­zan en mu­ñe­cos de si­li­co­na. “His­tó­ri­ca­men­te, ma­nio­bras co­mo co­lo­car una vía en­do­ve­no­sa no se en­sa­ya­ba en mu­ñe­cos, sino en per­so­nas fa­lle­ci­das. Co­lo­car un tu­bo en la trá­quea del pa­cien­te, por ejem­plo, se apren­día re­cién en una guar­dia. Hoy los alum­nos pue­den ejer­ci­tar di­ver­sos pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos en mu­ñe­cos in­te­li­gen­tes que re­pro­du­cen dis­tin­tas pa­to­lo­gías tal co­mo si fue­ran pa­cien­tes reales. Es­to cons­ti­tu­ye un hi­to en la en­se­ñan­za de las cien­cias de la sa­lud”, cuen­ta Ju­lio Mu­nia­gu­rria, sub­se­cre­ta­rio eta o de e Tec- no­lo­gía Edu­ca­ti­va de la Fa­cul­tad d de Me­di­ci­na de la UBA.

La Cá­te­dra Li­bre de Emer­gen­to­lo­gía, de di­cha Fa­cul­tad, inau­gu­ró re­cien­te­men­te las nue­vas ins­ta­la­cio­nes del La­bo­ra­to­rio de Si­mu­la­ción Clí­ni­ca. En el lu­gar, que abrió sus puer­tas en 2011, más de 1.600 alum­nos del internado Anual Ro­ta­to­rio y otros 300 de la ca­rre­ra de en­fer­me­ría apren­den las ma­nio­bras de re­ani­ma­ción ma­ción car­dio­pul­mo­nar (RCP) bá­si­cas y avan­za­das y otros pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos, co­mo rea­li­zar un che­queo gi­ne­co­ló­gi­co o ha­cer un tac­to ma­ma­rio. Ade­más, se in­cor­po­ra­ron nue­vos si­mu­la­do­res, en­tre ellos una mu­ñe­ca que apa­ren­ta un em­ba­ra­zo pa­ra que los alum­nos apren­dan có­mo asis­tir un par­to de emer­gen­cia.

Las nue­vas ins­ta­la­cio­nes del la­bo­ra­to­rio tie­nen un área que fun­cio­na con cá­ma­ra Ge­sell, lo que per­mi­te que ha­ya alum­nos tra­ba­jan­do y otros ob­ser­van­do pa­ra po­der eva­luar am­bas si­tua­cio­nes.

Los mu­ñe­cos de si­li­co­na es­tán compu­tari­za­dos y se pue­den pro­gra­mar pa­ra es­tu­diar dis­tin­tas en­fer­me­da­des. Lue­go, se rea­li­za una de­vo­lu­ción, un in­for­me que ex­pli­ca al alumno qué hi­zo bien y en qué se equi­vo­có. Los si­mu­la­do­res per­mi­ten a los es­tu­dian­tes prac­ti­car una y otra vez, y co­me­ter erro­res sin ge­ne­rar nin­gún da­ño. Es­to per­mi­ti­rá mi­ni­mi­zar el mar­gen de error cuan­do se en­fren­ten a un pa­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.