Plan­tas y flo­res en ar­mo­nía

Las plan­tas son ele­men­tos que sir­ven pa­ra equi­li­brar las ener­gías yin y yang den­tro de la casa. Sa­ber cuá­les es­pe­cies ele­gir y dón­de co­lo­car­las ayu­da­rá a man­te­ner el bienestar del ho­gar

Mia - - JARDINERÍA - Fuen­te: Ma­ga­zi­ne Fem­me Ac­tue­lle

Un in­te­rior ar­mo­nio­so, se­gún el Feng Shui, es­tá ba­sa­do en el equi­li­brio en­tre el yin y el yang. Ener­gía fe­me­ni­na que se des­li­za, el yin es flui­do; en tan­to que el yang es ener­gía só­li­da, per­ma­nen­te, mas­cu­li­na.

Si en nues­tra casa una de es­tas ener­gías pre­pon­de­ra so­bre la otra, se crea­rá un des­equi­li­brio, que se ma­ni­fies­ta en la sa­lud de quie­nes ha­bi­tan el ho­gar.

Li­te­ral­men­te tra­du­ci­do co­mo “vien­to y agua”, el Feng Shui es un an­ces­tral sis­te­ma chino de es­té­ti­ca que uti­li­za la doc­tri­na taoís­ta pa­ra ayu­dar a me­jo­rar la vi­da de quie­nes ha­bi­tan cier­tos es­pa­cios. Las plan­tas son ele­men­tos sim­ples pa­ra uti­li­zar en Feng Shui y sir­ven pa­ra equi­li­brar la ener­gía, tan­to en el jar­dín co­mo den­tro de la casa.

El Feng Shui dis­tin­gue cin­co ele­men­tos: el agua, el fue­go, el me­tal, la tie­rra y la ma­de­ra. Las plan­tas re­pre­sen­tan la ma­de­ra; la tie­rra, a su vez, se ve sim­bo­li­za­da en los ma­te­ria­les no­bles con que se cons­tru­yen al­gu­nos ja­rro­nes y ma­ce­tas: la por­ce­la­na y la pie­dra. Los lu­ga­res don­de em­pla­za­re­mos las plan­tas tam­bién co­bran una im­por­tan­cia es­pe­cial: el Es­te y el Sud­oes­te son las orien­ta­cio­nes óp­ti­mas y los co­lo­res aso­cia­dos: el ver­de y el ma­rrón. Cuan­do es­tas he­rra­mien­tas son bien uti­li­za­das, to­das ellas jun­tas di­na­mi­zan la sa­lud, la abun­dan­cia, la ri­que­za, y se con­vier­ten en alia­das con­tra las ener­gías ne­ga­ti­vas.

Qué es­pe­cies ele­gir

Con­si­de­ra­da la plan­ta de la fe­li­ci­dad por los maes­tros del Feng Shui, el bam­bú es muy útil en la sa­la de la casa o en la ofi­ci­na. Pro­pi­cia el re­co­gi­mien­to y la me­di­ta­ción. Pa­ra crear una at­mós­fe­ra de bienestar, eli­ja las plan­tas que ama. Son con­ve­nien­tes las es­pe­cies con ho­jas re­don­dea­das, co­mo el fi­cus, par­ti­cu­lar­men­te idea­les pa­ra un in­te­rior zen. Lo mis­mo va­le pa­ra las cre­to­nas, por sus ho­jas co­lo­rea­das. Las plan­tas su­cu­len­tas, lla­ma­das así por­que su ta­llo y ho­jas car­no­sas per­mi­ten re­te­ner agua, son re­co­men­da­das pa­ra ar­mo­ni­zar un am­bien­te. Mien­tras que los cac­tus y las plan­tas es­pi­no­sas es pre­fe­ri­ble desechar­los por­que las es­pi­nas per­tur­ban el Chi (ener­gía vi­tal). Los bon­zai, tor­tu­ra­dos en sus pe­que­ñas ma­ce­tas, no fa­vo­re­cen el cre­ci­mien­to sano del en­torno.

Las plan­tas de­no­mi- na­das “an­ti­po­lu­ción” son muy uti­li­za­das pa­ra pu­ri­fi­car los es­pa­cios y re­du­cir la po­lu­ción exis­ten­te en los am­bien­tes in­ter­nos (quí­mi­cos, eléc­tri­cos o on­das mag­né­ti­cas de los te­lé­fo­nos, co­che­ras y ga­ra­ges)

Pa­ra ab­sor­ber toxinas, op­te por las aza­leas o las be­go­nias y pa­ra los rin­co­nes de la co­ci­na o las ba­ran­das del bal­cón, por una ci­tro­ne­la o al­gu­na otra plan­ta cí­tri­ca. Tam­bién son efi­ca­ces los potus y los la­zos de amor.

To­das las flo­res, no im­por­ta en qué es­ta­do, in­clu­so si fue­ran ar­ti­fi­cia­les, son be­né­fi­cas pa­ra el Feng Shui. En ca­so de te­ner­las en ja­rro­nes, cam­bie el agua to­dos los días.

Ten­ga en cuen­ta que las flo­res ama­ri­llas y ro­jas des­pi­den una gran ener­gía es­ti­mu­lan­te yang; mien­tras que las flo­res púr­pu­ras y azu­les, des­pren­den una ener­gía cal­ma, más yin.

Las flo­res ar­ti­fi­cia­les tam­bién son ar­mo­ni­za­do­ras, man­ten­ga­las lim­pias de pol­vo, re­gu­lar­men­te.

Me­jo­re el Chi

En un pa­si­llo lar­go, las plan­tas de­bi­li­ta­rán su ener­gía. En un am­bien­te pe­que­ño, re­di­na­mi­za­rán las ener­gías es­tan­ca­das. Tam­bién fa­vo­re­ce cuan­do se las ubi­ca al pie de un sa­lien­te de pa­red o en el án­gu­lo de un mue­ble por­que es­tos rin­co­nes an­gu­lo­sos crean las lla­ma­das “fle­chas en­ve­ne­na­das” de ener­gías ne­ga­ti­vas.

Co­ci­na, es­cri­to­rio, li­ving, hall de en­tra­da, to­dos los am­bien­tes se pue­den be­ne­fi­ciar con las plan­tas, ex­cep­to los dor­mi­to­rios y el ba­ño. Es­tén aten­tas en que la casa no se trans­for­me en un in­ver­na­de­ro: una o dos plan­tas por ha­bi­ta­ción son más que su­fi­cien­tes, ya que tam­bién la bue­na sa­lud de la plan­ta es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra que dé lo me­jor de sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.