Tru­cos y se­cre­tos

Mia - - IDEAS ÚTILES -

Bas­ta de su­frir

Cuan­do el do­lor de pan­za es fre­cuen­te o su­frís de gas­tri­tis, po­dés po­ner­le fin al pro­ble­ma agre­gan­do to­fu a la ali­men­ta­ción. La pro­teí­na de so­ja tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­em­pla­zar a la pro­teí­na ani­mal y su gran ven­ta­ja es la ele­va­da di­ges­ti­bi­li­dad, re­sul­tan­do ade­cua­da pa­ra per­so­nas en­fer­mas del apa­ra­to di­ges­ti­vo ( Fuen­te: www.smoooth­way.com.ar)

Ma­de­ra con man­chas

Si los mue­bles tie­nen pe­que­ñas man­chi­tas, pa­sa­les un ta­pón de cor­cho con in­sis­ten­cia. Si que­rés ha­cer­les una lim­pie­za ge­ne­ral, fro­ta­los con un tra­po em­be­bi­do en vi­na­gre.

Ni­Ni eel lo­ro

Re­cor­dá lle­var he­rra­mien­tas y re­pues­tos bá­si­cos en el au­to, cuan­do via­jes a lu­ga­res in­hós­pi­tos. Un jue­go de es­co­bi­llas, un lim­pia­pa­ra­bri­sas de re­pues­to y fil­tros no ocu­pan lu­gar y te pue­den sal­var a úl­ti­mo mo­men­to, cuan­do en el ca­mino no ha­ya si­quie­ra au­xi­lio me­cá­ni­co.

Ser­vi­lle­te­ros na­vi­de­ños

Cor­tá tra­mos de 20 cen­tí­me­tros de alam­bre. En­sar­tá cuen­tas de co­lo­res que com­bi­nen con el man­tel o la va­ji­lla, de­jan­do unos dos cen­tí­me­tros en ca­da ex­tre­mo del alam­bre. Uni­los y tor­cer­los fir­me­men­te pa­ra ce­rrar el círcu­lo y cor­tá el ex­ce­so de alam­bre. ¡ Pa­ra una ce­na de per­las!

Mo­tor on fi­re

Uno de los pro­ble­mas más fre­cuen­tes cuan­do sa­li­mos con el au­to a la ru­ta es el re­ca­len­ta­mien­to del mo­tor. Si el destino de va­ca­cio­nes es al­gu­na zo­na de al­tu­ra, es­ta­te aten­ta por­que se es­fuer­za más de lo ha­bi­tual y ne­ce­si­ta un en­fria­mien­to óp­ti­mo. Che­quea el es­ta­do del sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción pa­ra ev evi­tar que el mo­tor te de­je a pie.

Vi­van lo los no­vios

Si que­rés dar el ba­ta­ca­zo el día de tu ca­sa­mien­to, ele­gí una op­ción dis­tin­ta pa­ra lle­gar a la igle­sia: mon­ta­da en una mo­to­ci­cle­ta tri­ci­clo blan­ca. Se­rá una ver­da­de­ra de­cla­ra­ción de es­ti­lo. ( Fuen­te: ca­sa­men­te­ras.com)

Mo­ni­go­tes na­vi­de­ños

¿ Re­cién te das cuen­ta que las bo­li­tas na­vi­de­ñas del año pa­sa­do es­tán to­das ro­tas? To­má el ci­lin­dro del ro­llo de co­ci­na, cor­ta­lo en tres par­tes y fo­rra­lo con pa­pel alu­mi­nio. En el cen­tro, co­lo­ca­le una cin­ta pa­ra po­der col­gar­lo del ár­bo­li­to. Si tus chi­cos se en­tu­sias­man, su­ge­ri­les que les pe­guen cin­tas de co­lo­res en la par­te in­fe­rior, ojos y bi­go­tes y que­da­ran trans­for­ma­dos en di­ver­ti­dos mo­ni­go­tes na­vi­de­ños.

Puer­tas con rui­do

¿Las bi­sa­gras de las puer­tas to­da­vía chi­rrían des­pués de po­ner­les acei­te? Pro­bá co­lo­cán­do­les en los ex­tre­mos va­se­li­na y si no, cre­ma de afei­tar de tu ma­ri­do. Pe­ro des­pués, no se lo di­gas.

Chau pan­za

Un pu­ña­do de nueces ayu­da a re­du­cir la pan­za si se con­su­me a dia­rio. ¿ Se tra­ta de una broma? No. Se ha de­mos­tra­do que las nueces tie­nen po­der an­ti­in­fla­ma­to­rio por los Ome­ga 3 y los po­li­fe­no­les an­ti­oxi­dan­tes que po­seen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.