Piel fres­ca y sa­lu­da­ble con una bue­na hi­dra­ta­ción

Si que­rés pa­sar el ve­rano con la piel fres­ca y sa­lu­da­ble, las cre­mas hi­dra­tan­tes pue­den ser tus me­jo­res ami­gas. En es­te in­for­me te con­ta­mos cuá­les son las fór­mu­las que más te con­vie­nen pa­ra pro­te­ger­la

Mia - - SUMARIO - Ase­so­ra­mien­to: Dras. Va­ni­na De Mar­co y Ka­ri­na Na­dur, der­ma­tó­lo­gas, miem­bros de la SAD, Di­rec­to­ras Mé­di­cas del Cen­tro ND Skin, Der­ma­to­lo­gía Clí­ni­ca y Es­té­ti­ca.

Du­ran­te el ve­rano la piel se tor­na más sen­si­ble, pu­dien­do su­frir una des­hi­dra­ta­ción pro­fun­da. Es por eso que de­be­mos pro­por­cio­nar­le cui­da­dos es­pe­cia­les y son vá­li­dos to­dos los tra­ta­mien­tos que es­tén orien­ta­dos a evi­tar la se­que­dad y pre­ve­nir los efec­tos no­ci­vos del sol, tan­to en la ca­ra y el cuer­po, co­mo en las ma­nos.

La con­sig­na es: “man­te­ner la hi­dra

ta­ción a to­da cos­ta”. El uso de cre­mas y mas­ca­ri­llas per­mi­te com­ba­tir los efec­tos des­hi­dra­tan­tes, so­bre todo en las pie­les se­cas o las que pre­sen­tan sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to, por­que son las más per­ju­di­ca­das.

Las cre­mas de­ben cum­plir la fun­ción de “ba­rre­ra” (evi­tar la pér­di­da trans­dér­mi­ca de agua), y en es­te sen­ti­do, son muy ade­cua­das las que con­tie­nen si­li­co­nas.

In­for­ma­te pa­ra ele­gir me­jor

Co­no­cer los be­ne­fi­cios de los prin­ci­pios ac­ti­vos es im­pres­cin­di­ble pa­ra sa­ber cuál se­rá el ade­cua­do se­gún la ne­ce­si­dad.

Urea: es un com­pues­to ca­paz de im­pe­dir la pér­di­da de agua a tra­vés de la piel. Se uti­li­za en cre­mas hi­dra­tan­tes.

Elas­ti­na: tie­ne fun­cio­nes es­truc­tu­ra­les. For­ma una ca­pa en la piel que ayu­da a me­jo­rar la hu­me­dad.

Co­lá­geno: se usa en los pro­duc­tos co­mo sus­tan­cia de nu­tri­ción.

Gin­seng: con­tie­ne po­li­sa­cá­ri­dos, vi­ta­mi­nas Dy B, pro­teí­nas, ami­noá­ci­dos, oli­go­ele­men­tos. Es un ex­ce­len­te an­tia­ge. Re­du­ce la se­que­dad y las arru­gas de la piel.

So­ja: con­tie­ne mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­na E que le con­fie­re a la piel pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes. Re­nue­va los te­ji­dos y es­ti­mu­la la re­ge­ne­ra­ción de las cé­lu­las. Es un buen ac­ti­vo pa­ra pie­les ma- du­ras, las hi­dra­ta, les pro­por­cio­na tur­gen­cia y sua­vi­dad.

Té ver­de: an­ti­oxi­dan­te, tie­ne al­to ni­vel de vi­ta­mi­na A, B2, C y E.

Uva: es an­ti­oxi­dan­te, evi­ta la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres y la oxi­da­ción de la piel. Es­ti­mu­la la pro­duc­ción de co­lá­geno, elas­ti­na y áci­do hia­lu­ró­ni­co. Tie­ne vi­ta­mi­na B1 y B2, que ayu­da en la nu­tri­ción de las cé­lu­las.

Ave­na: tie­ne pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, re­gu­la el pH cu­tá­neo y pre­vie­ne la des­hi­dra­ta­ción. Tie­ne ac­ción sua­vi­zan­te, cal­man­te y re­la­jan­te.

Áci­do gli­có­li­co AHA (áci­do fru­tal man­dé­li­co): in­di­ca­do pa­ra usar en es­tos me­ses. De­be apli­car­se en ba­jas con­cen­tra­cio­nes y de día com­pen­sar con una cre­ma hu­mec­tan­te que re­pon­ga el man­to pro­tec­tor hi­dro­li­pí­di­co. Siem­pre de­be usar­se ba­jo in­di­ca­ción mé­di­ca.

Pro­te­gé todo tu cuer­po

So­bre todo los la­bios, las ma­nos, las ro­di­llas y los co­dos, ya que se re­se­can más que otras zo­nas. Son idea­les las fór­mu­las que con­tie­nen lac­ta­to de amo­nio, la­no­li­na, áci­do hia­lu­ró­ni­co, urea, vi­ta­mi­nas A y E.

Tam­bién, las que po­seen di­me­ti­co­na

y acei­te de macadamia que pre­vie­nen la pér­di­da de hu­me­dad en la piel.

No des la ca­ra

Se su­gie­ren los ma­qui­lla­jes que su­man hi­dra­ta­ción, son hi­poa­ler­gé­ni­cos, no co­me­do­gé­ni­cos y li­bres de fra­gan­cias. Los que es­tán for­mu­la­dos con si­li­co­nas con­tri­bu­yen a re­for­zar la ba­rre­ra cu­tá­nea. Por es­te mo­ti­vo, es im­por­tan­te ele­gir la ba­se co­rrec­ta y des­ma­qui­llar­se con pro­duc­tos sua­ves. Es­tán in­di­ca­dos los lim­pia­do­res en lo­ción, gel o le­che, sua­ves, pa­ra las pie­les gra­sas y tam­bién los ja­bo­nes con pH neu­tro, lí­qui­dos o en ba­rras, de­pen­dien­do del gra­do de oleo­si­dad o ac­né.

En pie­les se­cas se re­co­mien­dan las cre­mas de lim­pie­za más oleo­sas,que no de­jan sen­sa­ción de ti­ran­tes. Lue­go, es im­por­tan­te apli­car una lo­ción to­ni­fi­can­te.

Más res­pe­to por el sol

Evi­tar la ex­po­si­ción per­sis­ten­te a los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra y al sol, so­bre todo las per­so­nas que po­seen piel sen­si­ble, es el pri­mer pa­so im­por­tan­te en la ba­ta­lla con­tra el re­se­ca­mien­to y, por en­de, del en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo.

Pa­ra las pie­les que su­fren de ro­je­ces o ro­sá­cea es­tán in­di­ca­das las cre­mas con man­za­ni­lla, aloe ve­ra, té ver­de, ave­na y ha­ma­me­lis.

To­dos los días de­bés apli­car­te un fil­tro so­lar, a tra­vés de la cre­ma de día, in­clu­so de la ba­se de ma­qui­lla­je, aun­que no exis­ta ex­po­si­ción so­lar o es­té nu­bla­do.

Arri­ba tus ma­nos

Siem­pre de­ci­mos que son las “de­la­to­ras” del pa­so del tiem- po. La ra­zón es muy sen­ci­lla, po­seen una piel más fi­na y, por lo tan­to, de fá­cil des­hi­dra­ta­ción. La con­se­cuen­cia: las arru­gas se ha­cen pre­sen­tes en for­ma temprana y, si a es­to se le su­ma la in­ci­den­cia de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta por es­tar muy ex­pues­tas, el re­sul­ta­do se­rán ma­nos... en los bol­si­llos. Los pro­ble­mas más co­mu­nes son:

Man­chas: lo más im­por­tan­te es re­tar­dar su apa­ri­ción. Por suer­te, es­tas afec­cio­nes pue­den pre­ve­nir­se y tra­tar­se con muy bue­nos re­sul­ta­dos en los ca­sos en que ya es­tén ins­ta­la­das. En el ca­so de las pie­les ma­te, por te­ner ma­yor con­te­ni­do de me­la­ni­na, (pig­men­to ma­rrón), las man­chas sue­len os­cu­re­cer­se aún más.

Es­tas pig­men­ta­cio­nes se agu­di­zan con la ex­po­si­ción so­lar. Acla­rar­las en pie­les ma­te cues­ta mu­cho más que en las pie­les cla­ras, que tie­nen me­nor con­te­ni­do de me­la­ni­na.

Des­hi­dra­ta­ción: cuan­do es­to ocu­rre, la epi­der­mis lu­ce sin bri­llo y tie­ne as­pec­to acar­to­na­do. Es im­por­tan­tí­si­mo hu­mec­tar, hi­dra­tar y usar pro­tec­ción so­lar. La bue­na apa­rien­cia de la piel es­tá re­la­cio­na­da, en gran par­te, con el gra­do de hi­dra­ta­ción y de hu­mec­ta­ción.

Hi­dra­tan­tes a me­di­da

Así de­fi­ni­mos a las sus­tan­cias que apor­tan o res­tau­ran el agua de la piel, ac­tuan­do en las ca­pas pro­fun­das. Pue­den ser sim­ples o com­pues­tas; las sim­ples es­tán for­mu­la­das a ba­se de la­no­li­na y acei­tes ve­ge­ta­les y las com­pues­tas con­tie­nen sus­tan­cias ac­ti­vas, co­mo vi­ta­mi­nas, sa­les y mi­ne­ra­les. Se re­co­mien­da uti­li­zar hi­dra­tan­tes sim­ples a par­tir de los 20 años y com­pues­tos a par­tir de los 30.

Es im­por­tan­te apli­car pro­duc­tos que con­ten­gan las sus­tan­cias más ade­cua­das pa­ra hu­mec­tar e hi­dra­tar la piel de las ma­nos. Al­gu­nas son re­co­no­ci­das por su efi­ca­cia.

Gli­ce­ri­na: ayu­da a con­ser­var el equi­li­brio de la piel y a re­te­ner la hu­me­dad en su jus­to tér­mino. Es un pro­duc­to an­ti-en­ve­je­ci­mien­to ya que es ca­paz de man­te­ner una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción y un equi­li­brio en sus pro­pie­da­des.

Man­te­ca de ka­ri­té: se usa en pie­les se­cas y des­hi­dra­ta­das. Es emo­lien­te, es de­cir, sua­vi­zan­te, re­pa­ra­dor y an­ti­grie­tas. De­vuel­ve la elas­ti­ci­dad.

Di­me­ti­co­na: fun­cio­na co­mo acon­di­cio­na­dor a tra­vés de sus pro­pie­da­des lu­bri­can­tes.

Urea: es un com­pues­to ca­paz de im­pe­dir la pér­di­da de agua a tra­vés de la piel. Tam­bién tie­ne la pro­pie­dad de pro­mo­ver la des­ca­ma­ción. Es usa­da en cre­mas hi­dra­tan­tes.

Elas­ti­na: tie­ne fun­cio­nes es­truc­tu­ra­les, ayu­da a me­jo­rar la hu­me­dad. Se usaus co­mo re­es­truc­tu­ran­te cu­tá­neo.

Co­lá­geno: es una sus­tan­cia de nu­tri­ción,nu pro­por­cio­na re­sis­ten­cia y con­fie­re elas­ti­ci­dad a los te­ji­dos.

Si­li­co­nas: for­man una ca­pa pro­tec­ción en la piel, ais­lán­do­la­do de las agre­sio­nes del me­dio am­bien­te.am

TT­ra­ta­mien­tos más in­va­si­vos

Los pro­ce­di­mien­tos pa­ra las man­chas de­be­rán re­ser­var­se pa­ra la tem­po­ra­da de oto­ño-in­vierno, cuán­do la ra­dia­ción so­lar no es tan al­ta. Pa­ra tra­tar­las se po­drán rrea­li­zar pee­lings (fí­si­cos o quí­mic­cos) y luz pul­sa­da in­ten­sa (IPL).

Pa­ra rea­li­zar al­gu­nos tra­ta­mient­tos de re­ju­ve­ne­ci­mien­to có­mo plas­ma ri­co en pla­que­tas, me­so­te­ra­pia y uso de tec­no­lo­gías ccó­mo lá­se­res, tam­bién ha­brá que es­pe­rar que lle­guen las es­ta­cio­nes más frías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.