EM­BA­RA­ZO. Có­mo re­cu­pe­rar la si­lue­ta y ser­vi­cios on­li­ne pa­ra ma­más

No creas en mi­la­gros sino en pro­me­sas reales: acá te con­ta­mos cuán­to tiem­po y con qué ru­ti­nas sa­lu­da­bles po­dés vol­ver a te­ner el ab­do­men que per­dis­te du­ran­te nue­ve me­ses pa­ra dis­fru­tar de la fe­li­ci­dad de ser ma­má

Mia - - SUMARIO - Por la Prof. Mar­ce­la Galiano * Di­rec­to­ra de Ma­mis Gym

El ve­rano nos lle­ga a to­das con la mis­ma preo­cu­pa­ción: ¿nos que­da­rá bien el tra­je de ba­ño del año pa­sa­do, ten­dre­mos que des­pe­dir­nos de la bi­ki­ni? Pe­ro pa­ra las que fue­ron ma­dres du­ran­te el in­vierno o po­co an­tes de las va­ca­cio­nes, la preo­cu­pa­ción es un fan­tas­ma.

Des­pués del em­ba­ra­zo, el ab­do­men no que­da igual, así sea que ha­ya­mos pa­sa­do por una ce­sá­rea o un par­to nor­mal. La pan­ci­ta tar­da­rá en re­cu­pe­rar­se y es­tar co­mo an­tes, des­pués del na­ci­mien­to, nos en­fren­ta­mos al es­pe­jo pa­ra eva­luar si el ab­do­men que­dó plano, flo­jo o con es­trías.

Mu­cho tie­ne que ver si se hi­zo ac­ti­vi­dad fí­si­ca an­tes del em­ba­ra­zo, si es­tán for­ta­le­ci­dos los ab­do­mi­na­les, ade­más de la ge­né­ti­ca y ali­men­ta­ción. Du­ran­te la eta­pa de ges­ta­ción, el ab­do­men tien­de a se­pa­rar­se, lo que se lla­ma diás­ta­sis del rec­to ab­do­mi­nal. La “lí­nea al­ba”, que es la que se­pa­ra el rec­to ab­do­mi­nal (par­te cen­tral de los ab­do­mi­na­les), se tor­na más pro­nun­cia­da y an­cha. Es­to tam­bién de­pen­de­rá del ta­ma­ño de la pan­za. Al te­ner al be­bé, el úte­ro irá in­vo­lu­cio­nan­do y la pan­ci­ta, achi­cán­do­se. Pue­de pa­sar que el rec­to vuel­va a unir­se o que­de se­pa­ra­do. Si lo úl­ti­mo su­ce­de, de­pen­dien­do el ca­so, irá a ci­ru­gía (más de 4 de­dos). Pa­ra que ha­ya una diás­ta­sis, de­be­ría ha­ber una se­pa­ra­ción de más de 2 de­dos y pa­ra sa­ber si real­men­te el rec­to se unió, no de­be­ría ha­ber una se­pa­ra­ción de ca­si un de­do.

Si el ab­do­men que­da con una diás­ta­sis y hay un se­gun­do em­ba­ra­zo,, ha­brá que for­ta­le­cer­lo pa­ra evi­tar po­si­bles com­pli­ca­cio­nes, más allá de lo es­té­ti­co. En re­cu­pe­ra­ción

Des­pués de un par­to nor­mal (vía va­gi­nal), hay que es­pe­rar un me­ses apro­xi­ma­da­men­te pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar en la re­cu­pe­ra­ción del ab­do­men. En ca­so de ce­sá­rea, se de­pen­de­rá de la or­den obs­te­tra, hay ca­sos en que se da el al­ta a los 45 días y otros a los 2 o 3 me­ses. Yo soy par­ti­da­ria de es­pe­rar más de 2 me­ses, ya que to­da esa zo­na es­tá muy sen­si­ble y, por máss que sea una in­ci­sión pe­que­ña, no de­ja de ser una ci­ru­gía.

En ca­so de que ten­ga­mos una diás­ta­sis im­por­tan­te, la ru­ti­na de ejer­ci­cios de­be­rá ser más es­pe­cí­fi­ca.

Es esen­cial ha­cer un en­tre­na­mien­to per­so­na­li­za­do, con un ins­truc­tor o pro­fe­sor que co­noz­ca la con­di­ción di­ción fí­si­ca y a dón­de se quie­re lle­gar. De cual­quier mo­do, los ab­do­mi­na­les son un buen ejer­ci­cio pa­ra ir for­ta­le­cien­do esa zo­na, pe­ro ser bien eje­cu­ta­dos y con di­fe­ren­tes va­rian­tes pa­ra ir en­du­re­cien­do todo en con­jun­to y no só­lo un sec­tor. Tam­bién el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co ayu­da a que­mar las ca­lo­rías de más y la po­si­ble ce­lu­li­tis que ha­ya apa­re­ci­do du­ran­te el em­ba­ra­zo: pa­ra em­pe­zar, se pue­de ha­cer una ru­ti­na de ca­mi­na­tas dia­rias de más de 30 mi­nu­tos.

Pa­ra que el tra­ba­jo fí­si­co dé re­sul­ta­do,, no se de­be­rá des­cui­dar la bue­na ali­men­ta­ción. En eta­pa de lac­tan­cia no se pue­de ha­cer die­ta, pe­ro sí co­mer bien, eli­mi­nar el ex­ce­so de gra­sas o co­mi­da cha­ta­rra. Es im­por­tan­te aten­der a que, si ha­ce­mos ac­ti­vi­dad fí­si­ca to­dos los días, se­gu­ra­men­te ne­ce­si­ta­re­mos más ca­lo­rías que si lo ha­ce­mos 2 o 3 ve­ces por se­ma­na. Las si­guien­tes su­ge­ren­cias ha­cen a una bue­na ali­men­ta­ción pa­ra la ma­má que

quie­re re­cu­pe­rar su si­lue­ta y el be­bé que ama­man­ta:

Be­ber mu­cha agua: la le­che ma­ter­na en gran por­cen­ta­je es agua y se su­ma la que eli­mi­na­mos a tra­vés de la trans­pi­ra­ción con el ejer­ci­cio fí­si­co.

In­cor­po­rar ali­men­tos co­mo fru­tas, ve­ge­ta­les y ce­rea­les ri­cos en fi­bra y an­ti­oxi­dan­tes pa­ra evi­tar el es­tre­ñi­mien­to e ir des­hin­chán­do­nos.

¿Qué ha­cer?

Si no hi­cis­te ac­ti­vi­dad du­ran­te el em­ba­ra­zo y que­res co­men­zar aho­ra, ha­ce­lo en for­ma pro­gre­si­va pa­ra que tu cuer­po se va­ya acos­tum­bran­do. La téc­ni­ca Pi­la­tes es una bue­na op­ción, pe­ro por más que pa­rez­ca sen­ci­lla, se ne­ce­si­ta mu­cha con­cien­cia del cuer­po y te­ner un buen ins­truc­tor pa­ra eje­cu­tar de for­ma co­rrec­ta los ejer­ci­cios, si no apa­re­ce­rá le­sio­nes.

Otras prác­ti­cas efi­ca­ces son na­ta­ción, stret­ching, yoga, gim­na­sia es­pe­cí­fi­ca pa­ra post­par­to, baile (exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos), bi­ci­cle­ta o stro­lle­ring.

Lo im­por­tan­te es no pre­ten­der con­se­guir un ab­do­men per­fec­to rá­pi­da­men­te, no so­mos to­das mo­de­los o ac­tri­ces a las que se las ve sa­lir es­plén­di­das ape­nas ter­mi­nan de pa­rir: en ge­ne­ral, esas mu­je­res se de­di­can todo el tiem­pop a su cuer­po.p Lo me­jorj es cui­dar­se­dar­se an­tes, du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo, apro­ve­char la lac­tan­cia Ma­ter­na que nos ayu­da mu­chí­si­mo a con­su­mir ca­lo­rías y ba­jar de pe­so.

Si sos muy exi­gen­te, po­drías op­tar por los ma­sa­jes: Dre­na­je Lin­fá­ti­co Ma­nual y Re­duc­to­res es una com­bi­na­ción ex­ce­len­te. Tam­bién exis­ten otros tra­ta­mien­tos, co­mo Gel Crió­geno o Al­gas Ma­ri­nas y Ven­das frías, tra­ta­mien­tos que nos pro­du­ce frío, obli­gan­do al or­ga­nis­mo a ha­cer ca­lor y que­mar ca­lo­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.