JAJARDIN. Pa­ra que todo se lle­ne de pá­ja­ros y ma­ri­po­sas

Las plan­tas son un re­fu­gio pa­ra oru­gas y pá­ja­ros. Cuá­les son las in­di­ca­das pa­ra equi­li­brar el eco­sis­te­ma y ha­cer que los es­pa­cios ver­des se lle­nen de vi­da

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: María de los An­ge­les Men­di­zá­bal, li­cen­cia­da en Di­se­ño del Pai­sa­je y do­cen­te de “In­te­gral”

Cuan­do es­ta­mos ro­dea­dos de na­tu­ra­le­za, in­mer­sos de ve­ge­ta­ción, nos sen­ti­mos fe­li­ces por­que la con­vi­ven­cia y con­tem­pla­ción del ver­de re­du­ce nues­tros ni­ve­les de es­trés y an­sie­dad. Y si com­pren­de­mos que la flo­ra es­tá ín­ti­ma­men­te aso­cia­da con la fau­na, el víncu­lo con los es­pa­cios ver­des se vuel­ve aún más en­ri­que­ce­dor. Si lo­gra­mos que otras for­mas de vi­da se desa­rro­llen en nues­tro jar­dín, és­te se trans­for­ma­rá en un lu­gar más sano, atrac­ti­vo pa­ra la vi­da sil­ves­tre y agra­da­ble pa­ra no­so­tros.

Ha­bi­tual­men­te, cree­mos que lo me­jor pa­ra el jar­dín es que es­té li­bre to­tal­men­te de in­sec­tos y es­ta idea nos lle­va a apli­car ve­ne­nos que, fi­nal­men­te, re­sul­ta­rán per­ju­di­cia­les pa­ra el am­bien­te, los ni­ños y las mas­co­tas.

Si lo­gra­mos que se desa­rro­lle una di­ver­si­dad en­tre las plan­tas que cre­cen y la fau­na aso­cia­da a las mis­mas, ge­ne­ra­re­mos un equi­li­brio en el que los ata­ques de las pla­gas se­rán po­co usua­les. Es­te mis­mo con­cep­to es el que se apli­ca en las huer­tas or­gá­ni­cas, don­de la va­rie­dad de es­pe­cies y las aso­cia­cio­nes en­tre plan­tas fa­vo­re­cen la sa­ni­dad de las mis­mas.

Na­tu­ra­le­za en ar­mo­nía

Los jar­di­nes son si­tios lle­nos de vi­da, en cons­tan­te cam­bio y mo­vi­mien­to, si es­ta­mos aten­tos po­dre­mos cap­tar los pro­ce­sos que allí ocu­rren y con­se­gui­re­mos com­pren­der el rit­mo y la ar­mo­nía den­tro de la na­tu­ra­le­za.

¿Ne­ce­si­ta­mos gran­des ex­ten­sio­nes de tie­rra pa­ra lo­grar que aves y ma­ri­po­sas se acer­quen al jar­dín? No es cier­to, só­lo es cues­tión de ge­ne­rar un am­bien­te pro­pi­cio, con las plan­tas ade­cua­das. Si un ave se sien­te a gus­to, en cuan­to a re­fu­gio y dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­to, tran­qui­la­men­te se que­da­rá anidan­do en nues­tro bal­cón, pa­tio o jar­dín.

Pa­ra sa­ber

Las aves se ali­men­tan tan­to de fru­tos, in­sec­tos y néc­tar, de­pen­dien­do de la es­pe­cie.

Las ma­ri­po­sas an­tes de ha­cer su me­ta­mor­fo­sis son oru­gas (vul­gar­men­te lla­ma­das ga­tas pe­lu­das) y se ali­men­tan de ho­jas. En su adul­tez, ne­ce­si­ta­rán néc­tar pa­ra li­bar.

Las plan­tas au­tóc­to­nas se­rán las ade­cua­das, ya que reúnen las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra atraer es­te ti­po de fau­na.

Pan­za lle­na, co­ra­zón con­ten­to

Hay plan­tas que se­rán nu­tri­ti­vas pa­ra oru­gas de ma­ri­po­sas por su fo­lla­je y, a su vez, sus fru­tos ser­vi­rán de ali­men­to pa­ra las aves.

Las ho­jas de la pa­sio­na­ria sir­ven de ali­men­to pa­ra las oru­gas de la ma­ri­po­sa es­pe­ji­to y de sus fru­tos, se ali­men­ta una va­rie­dad de aves que lue­go dis­per­sa­rán sus se­mi­llas; es por es­ta ra­zón que es­ta plan­ta cre­ce es­pon­tá­nea­men­te en mu­chos si­tios. El ta­la y la anacahui­ta tam­bién son es­pe­cies que cum­plen es­ta do­ble fun­ción.

Al­gu­nas fun­cio­nan co­mo nu­tri­cias pa­ra las oru­gas y po­seen flo­ra­ción or­na­men­tal. Es el ca­so del es­pi­ni­llo, el sen del cam­po, la pa­vo­nia ro­sa­da, mal­va blan­ca, mil hom­bres y yer­ba de la ví­bo­ra.

El co­ro­ni­llo, el in­ga y el bu­gre son nu­tri­ti­vos pa­ra la ma­ri­po­sa “Ban­de­ra Ar­gen­ti­na” y es pre­ci­sa­men­te la fal­ta de cul­ti­vo de es­tas es­pe­cies lo que ha­ce que di­fí­cil­men­te vea­mos a es­ta ma­ri­po­sa de 10 cen­tí­me­tros, cu­yos her­mo­sos co­lo­res, azul y blan­co, le dan su nom­bre.

Con­si­de­ren que to­das las plan­tas del gé­ne­ro Eu­pa­to­rium, la car­que­ja, el fa­ro­li­to, el gua­co y la lan­ta­na mo­ra­da, pre­ci­sa­men­te por el néc­tar de sus flo­res, son las en­car­ga­das de atraer has­ta nues­tro jar­dín a las ma­ri­po­sas adul­tas.

Por otro la­do, pa­ra que las aves se sien­ten atraí­das, po­de­mos plan­tar ñan­ga­pi­rí, chal chal, cu­ru­pí y ca­la­fa­te, cu­yos fru­tos les en­can­tan. Y si quie­ren dis­fru­tar de la ma­ra­vi­lla de ver re­vo­lo­tear a un co­li­brí, plan­ten sal­via azul que es muy or­na­men­tal y los atrae por su néc­tar.

Aun cuan­do ten­ga­mos que li­diar con al­gu­na que otra ho­ji­ta mor­dis­quea­da, ten­gan pre­sen­te que las plan­tas no mue­ren por es­to; ellas ne­ce­si­tan de los in­sec­tos y de las aves, tan­to pa­ra la for­ma­ción de fru­tos por me­dio de la po­li­ni­za­ción co­mo, lue­go, pa­ra la dis­per­sión de sus se­mi­llas.

Si con­se­gui­mos dar re­fu­gio a las aves y ma­ri­po­sas en nues­tros es­pa­cios ver­des, nues­tro jar­dín es­ta­rá lleno de so­ni­do, co­lor y mo­vi­mien­to. Y los ni­ños de la casa, fe­li­ces, por­que ten­drán al­go más pa­ra apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.