FENG SHUI. Ar­mo­nía pa­ra el amor

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Pa­ra te­ner fe­li­ci­dad en las re­la­cio­nes y el amor, es­pe­cial­men­te pa­ra pro­mo­ver la ar­mo­nía fa­mi­liar, es con­ve­nien­te ac­ti­var to­das las áreas de la casa. Es sa­bi­do que una per­so­na con pro­ble­mas eco­nó­mi­cos ba­ja­rá su au­to­es­ti­ma tra­yen­do co­mo con­se­cuen­cia más sen­si­bi­li­dad en el tra­to y su­mi­sión. Una per­so­na al­te­ra­da por ex­ce­so de es­trés ten­drá me­nos po­si­bi­li­da­des de re­fle­xio­nar so­bre sus ac­ti­tu­des que al­guien que es­tá en ar­mo­nía. Pe­ro, es­pe­cí­fi­ca­men­te, el amor tie­ne un lu­gar y de­be ser tra­ta­do con mu­cho res­pe­to por­que abar­ca tam­bién dos as­pec­tos per­so­na­les de ca­da in­te­gran­te de la ppa­re­jaj qque es el yyin y el yyang.g El yin es cuán­to es­ta­mos dis­pues­tos a re­ci­bir y el yang es el ac­cio­nar.

Es in­creí­ble, hoy en día, cuán­tas imá­ge­nes que re­pre­sen­tan el amor es­tán mos­tran­do su­fri­mien­to, su­mi­sión o son tríp­ti­cos de­jan­do en­trarr la po­si­bi­li­dad del pen­sa­mien­to de un ter­ce­ro sal­va­dor de la re­la­ción o de los con­flic­tos in­ter­nos sin re­sol­ver en cuan­to al com­pro­mi­so. Cla­ro que la con­cep­ción del amor es di­fe­ren­te pa­ra ca­da per­so­na y que, por cier­to, es­tas ca­rac­te­rís­ti­cass es­tán den­tro de lo que se co-ono­ce co­mo el amor de pa­re­ja,a, pe­ro es ideal que cuan­do uno va a bus­car un cua­dro de amor se co­nec­te con el sen­tir.

El amor es la ex­pre­sión de lo que te­ne­mos den­tro, cuan­do lo­gra­mos es­tar en ar­mo­nía es muy pro­ba­ble que la pa­re­ja que apa­rez­ca tam­bién lo es­té. Por eso, el tra­ba­jo más im­por­tan­te es el in­di­vi­dual que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la com­pren­sión de la vi­da. Sím­bo­los Los sím­bo­los que re­fle­jan el amor son an­ces­tra­les:

Una pa­re­ja de pa­tos man­da­ri­nes se co­no­ce co­mo el sím­bo­lo del ro­man­ce, el amor y la fe­li­ci­dad pa­ra las pa­re­jas. Si se po­nen en el No­roes­te del dor­mi­to­rio, crean ener­gías que au­men­tan po­de­ro­sa­men­te la vi­da amo­ro­sa. El sím­bo­lo de amor in­fi­ni­to pa­rar atraer el amor. Las pie­dras po­seen una ener­gía que pue­de po­ten­ciar el área de la pa­re­ja en el li­ving. En el no­roes­te, es ideal co­lo­car dos ro­do­cro­si­tas o dos cuar­zos ro­sa­dos.

El sím­bo­lo de la do­ble fe­li­ci­dad: es ideal pa­ra los ca­sa­dos con hi­jos.

No co­lo­car ob­je­tos de a tres en el área del amor, se per­mi­ti­ría en­trar a un ter­ce­ro.

No co­lo­car fo­tos ind­di­vi­dua­les en es­te área, mu­cho me­nos si es­tás sol­te­ra/o.

Tam­po­co lle­nar el área del amor con fo­tos de ami­gos o fa­mi­lia.

Si la puer­ta del ba­ño es­tá en­fren­ta­da a la del dor­mi­to­rio, co­lo­car un es­pe­jo de pa­kua plano arri­ba de la puer­ta del ba­ño. Un ddor­mi­to­rio todo pin­ta­do de blan­co no da­rá la ca­li­dez ne­ce­sa­ria pa­ra la pa­re­ja y crea­rá mu­cha in­di­vi­dua­li­dad, co­lo­car al­moha­do­nes te­rro­sos o rosas y un pie de ca­ma del mis­mo tono.

Hay que ser muy cau­tos con los es­pe­jos que mi­ran di­rec­ta­men­te ha­cia la ca­ma. Pue­de ser el ca­so de los ar­ma­rios em­po­tra­dos en la pa­red que tie­nen puer­tas con es­pe­jos que re­fle­jan di­rec­ta­men­te la ca­ma. Los maes­tros de Feng Shui atri­bu­yen el fra­ca­so ma­tri­mo­nial y, es­pe­cial­men­te, la in­fi­de­li­dad, al efec­to ne­ga­ti­vo de los es­pe­jos que re­fle­jen la ca­ma. La ra­zón da­da por la sa­bi­du­ría Feng Shui es que el es­pe­jo re­bo­ta ener­gía no­ci­vas crean­do des­ar­mo­nías en la pa­re­ja. Re­co­men­da­cio­nes

No po­ner plan­tas ni flo­res na­tu­ra­les en el dor­mi­to­rio: pue­den ha­cer infiel al hom­bre.

Po­ner pe­que­ñas ve­las ro­jas pa­ra es­ti­mu­lar la pa­sión en el no­roes­te del li­ving.

Evi­tar cual­quier co­sa que su­gie­ra agua en es­ta área. No te­ner un acua­rio ni un la­va­ma­nos en el dor­mi­to­rio.

Des­viar la mi­ra­da de una es­ca­le­ra en­fren­ta­da a la puer­ta de en­tra­da.

Dis­per­sar la ener­gía de una vi­ga di­vi­dien­do la ca­ma ma­tri­mo­nial (ppo­dría crear se­pa­ra­cio­nes).p )

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.