Sin pa­la­bras

La­bios sua­ves y car­no­sos siem­pre se­rán si­nó­ni­mo de sen­sua­li­dad. Por eso es fun­da­men­tal otor­gar­les los cui­da­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que se con­ser­ven hi­dra­ta­dos y nu­tri­dos

Mia - - BELLEZA - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Me­ga ce­le­bri­ties co­mo An­ge­li­na Jo­lie, Me­gan Fox, Rihan­na, y Scartlett Johans­son, en­tre otras, han mar­ca­do ten­den­cia mos­trán­do­le al mun­do el po­der y sen­sua­li­dad que pue­de lle­gar a des­per­tar una lin­da bo­ca. Vo­lu­men, gro­sor, ter­su­ra, de­fi­ni­ción, si­me­tría, y un con­torno li­so y se­do­so, son al­gu­nos de los pa­rá­me­tros que se im­po­nen a la ho­ra de con­quis­tar un vi­sual atrac­ti­vo.

Pa­ra lo­grar­los hay que co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas de los la­bios pa­ra sa­ber có­mo cui­dar­los y pro­te­ger­los de los fac­to­res ex­ter­nos, y al mis­mo tiem­po, cuá­les son los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos que nos per­mi­ten em­be­lle­cer­los, apor­tar­le más vo­lu­men y fle­xi­bi­li­dad

pa­ra lo­grar esa bo­ca ape­ti­to­sa.

“La piel que cu­bre los la­bios se de­no­mi­na se­mi­mu­co­sa, es de­cir, una tran­si­ción en­tre la piel y la mu­co­sa de la bo­ca y cuen­ta con dos fun­cio­nes prin­ci­pa­les: por un la­do cu­brir y pro­te­ger los te­ji­dos sub­ya­cen­tes y, por el otro, trans­mi­tir in­for­ma­ción sen­si­ti­va des­de la su­per­fi­cie”, ex­pli­ca la Dra. Ma­ría Ca­ro­li­na Baz­tán, es­pe­cia­lis­ta en Der­ma­to­lo­gía y ase­so­ra téc­ni­ca de Neu­tro­ge­na. De­bi­do a que es­ta mu­co­sa po­see una me­nor can­ti­dad de células -el es­tra­to cór­neo de la piel del ros­tro tie­ne en­tre 12 y 16 ca­pas de células, mien­tras que el de los la­bios só­lo tie­ne en­tre 3 y 5-, es más fi­na, tras­lú­ci­da y de­li­ca­da que cual­quier otra re­gión.

La bo­ca tam­bién en­ve­je­ce

El pro­ce­so glo­bal del en­ve­je­ci­mien­to del cuer­po tam­bién se tra­du­ce a ni­vel de los la­bios, que lu­cen arru­gas pe­ri­bu­ca­les, co­mi­su­ras caí­das y es­ca­so vo­lu­men. “La pér­di­da de tono mus­cu­lar ha­ce que por efec­to de la gra­ve­dad des­cien­dan las co­mi­su­ras de los la­bios,és­tos pier­den to­ni­ci­dad y for­ma dan­do a la ca­ra un as­pec­to de tris­te­za. Ade­más, co­mo los la­bios cuen­tan re­la­ti­va­men­te con po­ca can­ti­dad de glán­du­las y es­tán siem­pre ex­pues­tos, sue­len re­se­car­se, des­ca­mar­se, pas­par­se, agrie­tar­se, fi­su­rar­se y su­frir par­ti­cu­lar­men­te la agre­sión de la luz so­lar y de fac­to­res ex­ter­nos del me­dio am­bien­te, per­dien­do su es­truc­tu­ra nor­mal”, cuen­ta la Dra. Baz­tán.

Otro fac­tor que afec­ta se­ria­men­te a la sa­lud de los la­bios es el ci­ga­rri­llo. “La ni­co­ti­na dis­mi­nu­ye el flu­jo san­guí­neo y el apor­te de oxí­geno a la piel la­bial, y los ra­di­ca­les li­bres y al­qui­tra­nes de­ri­va­dos de la com­bus­tión del ta­ba­co al­te­ran la piel que cu­bre los la­bios acen­tuan­do la pér­di­da de te­ji­do de sos­tén, dan­do lu­gar a arru­gas pe­ri­la­bia­les, sequedad, des­ca­ma­ción, grie­tas y en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro”, alerta la der­ma­tó­lo­ga. En los gran­des fu­ma­do­res se com­prue­ba co­ti­dia­na­men­te que és­tos son fac­to­res pre­dis­po­nen­tes pa­ra la pro­duc­ción de le­sio­nes ma­lig­nas.

Cui­da­dos im­pres­cin­di­bles

De­bi­do a la es­ca­sez de glán­du­las se­bá­ceas, la piel de los la­bios ne­ce­si­ta

es­tar siem­pre hu­mec­ta­da pa­ra que se vean tur­gen­tes, sa­nos, no se agrie­ten, y luz­can jó­ve­nes y sa­lu­da­bles.

Por es­tas ra­zo­nes, no so­lo de­ben usar­se la­bia­les, “es re­co­men­da­ble la apli­ca­ción de pro­duc­tos hu­mec­tan­tes y emo­lien­tes com­bi­na­dos con sus­tan­cias pro­tec­to­ras y co­rrec­ti­vas, pa­ra au­men­tar su elas­ti­ci­dad y tur­gen­cia y, al mis­mo tiem­po, re­pa­rar los te­ji­dos”, acon­se­ja la Dra. Baz­tán. Pa­ra combatir la re­se­que­dad, hay pro­duc­tos hi­dra­tan­tes es­pe­cí­fi­cos que con­tie­nen prin­ci­pios ac­ti­vos ta­les co­mo man­te­ca de ka­ri­té o co­co, acei­te de so­ja, bi­sa­bo­lol (ex­traí­do de la flor de man­za­ni­lla), vi­ta­mi­na E y C, coen­zi­ma Q10, acei­te de jo­jo­ba o de pa­pa­ya y ger­men de tri­go.

“Pa­ra tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos, exis­ten re­pa­ra­do­res y afir­man­tes la­bia­les que cuen­tan en sus fór­mu­las hi tech con ce­ra­mi­das, fos­fo­lí­pi­dos, DMAE, ca­feí­na, áci­dos gra­sos y co­lá­geno pa­ra la tur­gen­cia, nia­ci­na pa­ra re­vi­vir el co­lor y has­ta mi­cro­es­fe­ras de áci­do hia­lu­ró­ni­co, idea­les pa­ra hi­dra­tar y dar vo­lu­men”, acon­se­ja la pro­fe­sio­nal.

In­clu­si­ve, el uso de pro­duc­tos con pép­ti­dos bio­mi­mé­ti­cos es fun­da­men­tal pa­ra el tra­ta­mien­to de las arru­gas pe­ri­bu­ca­les.

Sin dar­nos cuen­ta

De­trás de los más sim­ples há­bi­tos que rea­li­za­mos, ca­si de for­ma in­cons­cien­te, se es­con­den ver­da­de­ros enemi­gos que aten­tan con­tra la sa­lud de nues­tros la­bios.

To­mar ma­te, fu­mar y has­ta ges- ti­cu­lar ex­ce­si­va­men­te, ge­ne­ran arru­gui­tas al­re­de­dor de la bo­ca.

En al­gu­nos ca­sos, las cre­mas y en­jua­gues den­ta­les de uso dia­rio, pue­den pro­du­cir irri­ta­cio­nes.

Arran­car­se los “pe­lle­ji­tos”, un há­bi­to muy co­mún en mu­chas mu­je­res, ha­ce que los la­bios es­tén más pro­pen­sos a las infecciones.

Son­ri­sa ra­dian­te

Po­de­mos te­ner un ros­tro sú­per cui­da­do, un con­torno pe­ri­bu­cal sin una so­la arru­ga y la­bios vo­lu­mi­no­sos, pe­ro si al son­reír de­ja­mos ver una den­ta­du­ra que no es­tá en buen es­ta­do, to­do pa­re­ce en vano. Más aún, du­ran­te el ve­rano, hay ac­ti­vi­da­des pro­pias de las va­ca­cio­nes y cier­ta re­la­ja­ción en la hi­gie­ne bu­cal que pue­den pro­vo­car que nues­tra sa­lud oral se re­sien­ta. Pa­ra ello, va­le la pe­na te­ner en cuen­ta es­tos tips que el Dr. Gas­tón Ho­ra­cio Mi­ño­nes, Di­rec­tor de la Clí­ni­ca Odon­to­ló­gi­ca Co­ol Dent (co­ol­dent.com.ar), re­co­mien­da pa­ra con­se­guir que la bo­ca es­té en per­fec­tas con­di­cio­nes:

Cuan­do dis­po­ne­mos de más tiem­po li­bre, se sue­le co­mer en­tre ho­ras, so­bre to­do co­sas dul­ces. Una die­ta sa­lu­da­ble en el ve­rano de­be­ría in­cluir ju­gos de fru­tas, ver­du­ras y agua en for­ma abun­dan­te (bue­na hi­dra­ta­ción), lo que ayu­da­rá a pre­ve­nir pa­to­lo­gías ora­les; y dis­mi­nuir la in­ges­ta de ali­men­tos y be­bi­das azu­ca­ra­das, ya que au­men­tan los ni­ve­les de áci­do que afec­tan a los dien­tes.

Se de­be te­ner pre­cau­ción con los ali­men­tos y be­bi­das muy frías. Es ha­bi­tual to­mar pro­duc­tos he­la­dos pa­ra ha­cer fren­te al ca­lor. Sin em­bar­go, pue­den au­men­tar la sen­si­bi­li­dad den­tal, so­bre to­do en aque­llas per­so­nas que pa­de­cen es­ta mo­les­tia re­la­cio­na­da con la re­trac­ción de las en­cías, la ca­ries no tra­ta­das o ma­los há­bi­tos en la lim­pie­za bu­co­den­tal.

Si se rea­li­za un via­je en avión o se prac­ti­ca bu­ceo, y hay una pie­za den­ta­ria con ca­ries sin tra­tar, pen­dien­te de tra­ta­mien­to odon­to­ló­gi­co, pue­de ha­ber se­ve­ras con­se­cuen­cias do­lo­ro­sas, ya que el cam­bio de pre­sión sue­le pro­du­cir do­lo­res agu­dos en las pie­zas den­ta­rias afec­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.