FIN DE AÑO… sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Lic. San­tia­go Gó­mez* *Psicólogo, Di­rec­tor de De­ci­dir Vi­vir Me­jor y del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va

Las Fies­tas Na­vi­de­ñas y de Fin de Año pue­den ge­ne­rar emo­cio­nes en­con­tra­das. Mien­tras que pa­ra al­gu­nos re­sul­ta un mo­men­to de ale­gría y di­ver­sión pa­ra dis­fru­tar jun­to a fa­mi­lia­res y ami­gos, otras per­so­nas lo vi­ven con an­gus­tia y has­ta en al­gu­nos ca­sos lle­gan a de­pri­mir­se. De he­cho, el ma­les­tar de mu­chas per­so­nas se ve re­fle­ja­do en el co­men­ta­rio, “me acos­ta­ría a dor­mir el 23 de di­ciem­bre y me le­van­ta­ría el 2 de enero”, es de­cir, cuan­do las fies­tas ya pa­sa­ron, y por lo tan­to se re­cu­pe­ra la cal­ma emo­cio­nal.

Las fies­tas son una épo­ca po­co desea­da pa­ra mu­chas per­so­nas de­bi­do a los re­cuer­dos y emo­cio­nes que se aso­cian con si­tua­cio­nes de pér­di­das. Exis­ten va­rias ra­zo­nes: la muer­te de se­res que­ri­dos, rup­tu­ras de pa­re­ja, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, dis­tan­cia­mien­to de ami­gos o fa­mi­lia­res y frus­tra­cio­nes per­so­na­les.

¿Exis­te la de­pre­sión por las Fies­tas? Si, tie­ne que ver con una al­te­ra­ción en el es­ta­do del áni­mo, que se va agra­van­do a me­di­da que se va acer­can­do el 24 y el 31 y con­ti­núa des­pués de que pa­sa­ron. Los sín­to­mas más fre­cuen­tes que ca­rac­te­ri­zan di­cho es­ta­do son: an­gus­tia in­ten­sa, an­sie­dad, pér­di­da del in­te­rés por el ex­te­rior, sen­sa­ción de que la vi­da no tie­ne sen­ti­do vi­vir­la, de­seo de no con­ti­nuar vi­vien­do, al­te­ra­cio­nes en el sue­ño o en la co­mi­da y en las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas.

Por lo ge­ne­ral, és­te pa­de­ci­mien­to se da más en mu­je­res adul­tas que en va­ro­nes, en per­so­nas que vi­ven so­las y sien­ten a su vez un pro­fun­do es­ta­do de so­le­dad y sen­sa­ción de aban­dono, ya vie­nen pa­de­cien­do un es­ta­do de­pre­si­vo y las Fies­tas ter­mi­nan agra­van­do di­cho es­ta­do. Al­gu­nos con­se­jos que pue­den re­sul­tar de gran uti­li­dad son:

Pre­ven­ción: si ya co­no­ce el efec­to per­tur­ba­dor que le ge­ne­ran las Fies­tas, tra­te de to­mar con tiem­po re­cau­dos pa­ra pro­te­ger­se, co­mo por ejem­plo, pe­dir ayu­da a los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en el cam­po de la Sa­lud Men­tal, don­de se pue­da be­ne­fi­ciar con los tra­ta­mien­tos psi­co­te­ra­péu­ti­cos, más ade­cua­do a su pro­ble­má­ti­ca.

Pér­di­da de se­res que­ri­dos: no es­tán fí­si­ca­men­te con no­so­tros pe­ro es­tán de otra ma­ne­ra, en los re­cuer­dos, anéc­do­tas y vi­ven­cias que he­mos com­par­ti­do. Es­to sig­ni­fi­ca que uno re­nun­cia a lo fí­si­co, pa­ra que­dar­se en lo ima­gi­na­rio.

Expectativas: es im­por­tan­te que las per­so­nas le pue­dan dar el sen­ti­do que real­men­te tie­nen el 24 y el 31, pa­ra no ge­ne­rar gran­des expectativas que son las que van a pro­vo­car el es­ta­do de su­fri­mien­to.

Ba­lan­ce: tra­te de po­ner el én­fa­sis en to­do lo po­si­ti­vo que ha vi­vi­do, el ob­je­ti­vo es que el ba­lan­ce le dé po­si­ti­vo, pa­ra que pue­da lo­grar un es­ta­do de ma­yor bie­nes­tar.

Evi­tar el ais­la­mien­to: es­tar so­lo potencia la an­gus­tia y los es­ta­dos de­pre­si­vos, por eso es im­por­tan­te, po­der pla­ni­fi­car con quien uno va a pa­sar las Fies­tas, ya que al es­tar acom­pa­ña­do, se ate­núa el ma­les­tar.

Pre­dis­po­si­ción: si uno re­nie­ga so­bre lo que igual va a su­ce­der, lo úni­co que lo­gra es au­men­tar el ma­les­tar, pe­ro no lo­gra que las Fies­tas no ocu­rran, por lo tan­to lo más sa­lu­da­ble es po­ner el én­fa­sis en lo po­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.