Una em­pren­de­do­ra con sue­ños de pa­pel

Cuan­do de­jó la jo­ye­ría por­que des­cu­brió la en­cua­der­na­ción, Agustina Ar­cos co­men­zó a cre­cer co­mo em­pren­de­do­ra y hoy dis­fru­ta de su mar­ca pro­pia y su de­ci­sión en el es­pa­cio que con­si­guió en el Pa­la­cio Ba­ro­lo

Mia - - SUMARIO - Fo­tos: Mi­guel Ma­rino Por Sol Ka­zin

La lu­mi­no­sa ofi­ci­na del Pa­la­cio Ba­ro­lo, a po­cas cua­dras del Con­gre­so Na­cio­nal, ha­ce ya más de un año se en­cuen­tra inun­da­da de car­to­nes, pa­pe­les, hi­los y agu­jas. To­do co­men­zó co­mo un hobby: mien­tras se es­for­za­ba por se­guir ade­lan­te con su ca­rre­ra de ar­qui­tec­tu­ra en la UBA, Agustina Ar­cos des­cu­brió que su ob­se­sión por los de­ta­lles po­día te­ner una des­car­ga en las la­bo­res ma­nua­les y, tras dar­le una opor­tu­ni­dad a la jo­ye­ría sin de­ma­sia­do éxi­to, des­cu­brió la en­cua­der­na­ción. Se enamo­ró del ofi­cio y no tar­dó en com­prar­se una pren­sa y una gui­llo­ti­na pa­ra te­ner en su ho­gar to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra se­guir en­cua­der­nan­do. “No lo veía co­mo una sa­li­da la­bo­ral, pe­ro a mí me gus­ta­ba y te­nía al­go de di­ne­ro aho­rra­do, así que me equi­pé. Des­pués, con­se­guí tra­ba­jo a tra­vés del due­ño de la pro­duc­to­ra Ber­tea Films, que me en­car­gó unos re­ga­los de fin de año pa­ra los clien­tes, un set de agen­das y cua­der­nos con un to­que ar­tís­ti­co. Él que­dó más

que con­for­me y una de las clien­tas que re­ci­bió mis cua­der­nos, por en­ton­ces di­rec­to­ra de ar­te en YPF, me lla­mó pa­ra in­vi­tar­me a li­ci­tar por un tra­ba­jo allí”, cuen­ta Agustina có­moo fue­ron sus pri­me­ros pa­sos.

To­do si­guió así, de bo­ca en bo­ca,a, lo que la con­ven­ció de que tra­ba­jan-ndo bien y res­pe­tan­do a los clien­tes,, siem­pre iba a ha­ber al­gu­na puer­taa abier­ta. Al po­co tiem­po, jun­to a unn gru­po de ami­gos, co­men­zó a pen­sarr en al­qui­lar un lu­gar pa­ra tra­ba­jar en equi­po, ca­da uno apor­tan­do su co­no­ci­mien­to. “Con ellos di­ji­mos: te­ne­mos que jun­tar­nos y te­ner un es­pa­cio pa­ra com­par­tir nues­tros oficios. Pre­ten­día­mos en­se­ñar­nos en­tre no­so­tros y, des­pués, se nos ocu­rrió que po­día­mos dar ta­lle­res pa­ra sos­te­ner el lu­gar. La ver­dad, no nos ima­gi­ná­ba­mos ter­mi­nar acá”, con­fie­sa, mien­tras da al­gu­nas pun­ta­das en un pa­pel.

Em­pe­zar a cre­cer

De a uno, la ma­yo­ría de los in­te­gran­tes de ese gru­po ini­cial fue­ron em­pren­dien­do dis­tin­tos pro­yec­tos y los ca­mi­nos se se­pa­ra­ron. Agustina jun­to a Eri­ka, una so­bre­vi­vien­te, de­ci­dió se­guir ade­lan­te con la idea ini­cial. Su idea de apren­di­za­je pa­sa­ba por la prác­ti­ca, a so­las con el ofi­cio, to­do a prue­ba y error. De­jó su tra­ba­jo y se lar­gó con Do­ble A, un em­pren­di­mien­to que tu­vo en Fa­ce­book el me­dio de di­fu­sión jus­to por­que los clien­tes no tar­da­ron el lle­gar. Tam­po­co los alum­nos.

An­tes de con­se­guir un es­pa­cio pa­ra desa­rro­llar su ac­ti­vi­dad, ya ha­bía em­pe­za­do a dar cla­ses. Lue­go, su ma­dre le pres­tó un lu­gar en

su ca­sa. Allí el pro­yec­to se pu­so en mar­cha y fue en­ton­ces que co­men­zó una de las ex­pe­rien­cias más gra­ti­fi­can­tes en la vi­da de Agustina. “Nues­tro sue­ño arran­có en enero del año pa­sa­do. En mar­zo, co­men­cé a dar cla­ses en ca­sa y, en agos­to, gra­cias a uno de mis alum­nos que te­nía una ofi­ci­na en el Pa­la­cio Ba­ro­lo, vol­vió a re­flo­tar el te­ma de te­ner un ta­ller. Pa­ra oc­tu­bre, ya es­tá­ba­mos fir­man­do el con­tra­to de al­qui­ler”, cuen­ta al mis­mo tiem­po que ba­ja la cu­chi­lla de la gui­llo­ti­na pa­ra ul­ti­mar los de­ta­lles fi­na­les de uno de los cua­der­nos de sus alum­nas.

Fue así, ca­si por ca­sua­li­dad, que lo­gró con­se­guir el es­pa­cio don­de hoy tra­ba­ja. Le lle­vó un tiem­po equi­par­lo, pe­ro lo hi­zo con sus pro­pias ma­nos: cons­tru­yó los mue­bles de ma­de­ra y lle­nó de co­lor y pe­que­ños cá­li­dos de­ta­lles to­do el lu­gar.

Pa­ra enero de es­te año, Do­ble A ya se da­ba por inau­gu­ra­do y es­ta­ba fun­cio­nan­do a to­da má­qui­na. “Es­te es mi lu­gar de paz, mi ta­ller. Ape­nas lo vi, di­je que era per­fec­to. Hoy, es­tan­do acá, la me­sa nos obli­ga a tra­ba­jar y lo ha­ce­mos con gus­to. Tam­bién se con­vir­tió en un lu­gar de en­cuen­tro, con es­pa­cio su­fi­cien­te co­mo pa­ra que ca­da uno ha­ga lo que quie­ra”, sos­tie­ne Agustina.

A los 32 años, se sien­te pa­ra­da so­bre sus pro­pios pies. Co­no­ce lo que quie­re, sa­be de lo que es ca­paz. “No me da mie­do el des­pués, ya me acos­tum­bré al cam­bio, per­dí la sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre. Pro­bé un mon­tón de co­sas, tu­ve un mon­tón de tra­ba­jos y pro­yec­tos e in­clu­so me di­ver­tí en el pro­ce­so. En­ton­ces, sé que pue­do se­guir cam­bian­do, ba­jar­me de lo que no me con­ven­ce o de­ja de fun­cio­nar y adap­tar­me a lo que pue­da ve­nir”, ad­mi­te con or­gu­llo.

Un vie­jo ofi­cio

Pe­se a ha­ber pa­sa­do por más de un ru­bro, Agustina se que­dó con la en­cua­der­na­ción por­que, pa­ra ella es brin­dar un ser­vi­cio. Ven­der pro­duc­tos, con to­da la labor que con­lle­va su pro­duc­ción, la in­ser­ción de una mar­ca en el mer­ca­do y una eco­no­mía tam­ba­lean­te que acre­cien­ta los ries­gos, no es ta­rea fá­cil. En cam­bio, brin­dar un ser­vi­cio re­sul­ta más ameno, me­nos es­tre­san­te e in­creí­ble­men­te re­con­for­tan­te.

“Es­to me di­vier­te, me apa­sio­na y quie­nes vie­nen al ta­ller se lle­van al­go de eso tam­bién. Pa­san un buen mo­men­to y ter­mi­nan sor­pren­di­dos de ser ca­pa­ces de ha­cer al­go lin­do con sus pro­pias ma­nos”, afir­ma Agustina. Es­te ofi­cio, se­gún ella, es al­go mu­cho más pro­fun­do, que re­quie­re tiem­po y prác­ti­ca. La en­cua­der­na­ción es com­ple­ja, in­clu­ye cien­tos de va­rian­tes y su idea es ha­cer­la ac­ce­si­ble a cual­quier per­so­na.

El ob­je­ti­vo de ca­da ta­ller en Do­ble A es ha­cer lle­gar a los alum­nos el co--

no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra que pue­dan ha­cer cua­der­nos con ele­men­tos que ten­gan en ca­sa. “Es que pa­ra mí fue gra­ti­fi­can­te pa­sar de la jo­ye­ría, en la que se re­que­rían un mon­tón de he­rra­mien­tas, a la en­cua­der­na­ción con la que, sa­bien­do ha­cer las co­sas con pro­li­ji­dad, en un ra­ti­to po­dés te­ner ter­mi­na­do al­go muy lin­do”, de­fi­ne, tras un bre­ve re­ce­so en el que con­clu­yó la cla­se del día: un cur­so in­ten­si­vo que du­ró des­de las 11 de la ma­ña­na has­ta ca­si lle­ga­das las 7 de la tar­de de un día.

Las alum­nas par­tie­ron con­for­mes, pa­sa­ron una lin­da tar­de des­pués de un al­muer­zo ve­ge­ta­riano y se lle­va­ron dos obras de ar­te he­chas por sí mis­mas más el nú­me­ro de Agustina pa­ra lla­mar­la por cual­quier con­sul­ta que sur­ja mien­tras ela­bo­ran sus pró­xi­mos cua­der­nos. “Doy cla­ses cua­tro ve­ces por se­ma­na, con al­gu­nos cur­sos in­ten­si­vos los fi­nes de se­ma­na. Me ma­ne­jo por Fa­ce­book pa­ra pro­po­ner los ta­lle­res y cur­sa­das. Allí co­men­cé y, por aho­ra, si­gue sien­do una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra mí. En un prin­ci­pio, me en­car­gué yo mis­ma de cap­tar gen­te pa­ra ofre­cer­le la pro­pues­ta. Lle­vó su tiem­po, pe­ro, de a po­qui­to, se fue­ron su­man­do a la pá­gi­na ca­da vez más in­tere­sa­dos, Se co­rrió la bo­la. Fun­cio­nó per­fec­to”, di­ce Agustina. Fue to­do una gran red for­ma­da por mu­chas per­so­nas que, en ma­yor o me­nor me­di­da, hi­cie­ron su apor­te pa­ra con­tri­buir a lo que hoy es Do­ble A: el sue­ño cum­pli­do de una jo­ven que su­po to­mar he­rra­mien­tas de to­do aquel que se cru­zó en su ca­mino pa­ra cons­truir­se co­mo em­pren­de­do­ra. “Y acá es­ta­mos, dis­fru­tan­do de lo que pa­só y to­tal­men­te agra­de­ci­da de po­der vi­vir de lo que me gus­ta, de nun­ca es­cu­char­me di­cien­do ‘no ten­go ga­nas de ir a tra­ba­jar hoy’. Es al­go que no tie­ne pre­cio”, con­clu­yó, fe­liz.

Agustina Ar­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.