Có­mo em­pe­zar un gran 2014

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Ca­da vez que un año ter­mi­na, pen­sa­mos que se cie­rra una eta­pa y de­sea­mos que el que lle­ga, sea me­jor, que ten­ga­mos más fe­li­ci­dad, que po­da­mos tra­ba­jar de lo que nos gus­ta, que no pa­se­mos si­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas di­fí­ci­les, que la fa­mi­lia ten­ga sa­lud, que es­te­mos uni­dos con las per­so­nas que que­re­mos. Pe­ro, tal vez, no hay que que­dar­se na­da más que desean­do lo me­jor, sino em­pe­zar a tra­ba­jar (o se­guir tra­ba­jan­do) pa­ra con­se­guir­lo. Es­te mo­men­to es fun­da­men­tal pa­ra co­men­zar a pro­yec­tar lo que que­re­mos lo­grar. La fi­lo­so­fía del Feng Shui pue­de apor­tar mu­chí­si­mo en es­ta eta­pa.

Des­de el Feng Shui, es­te es un mo­men­to es­pe­cial pa­ra re­no­var la ener­gía de la ca­sa. El chi que te ro­dea a dia­rio de­be es­tar tan sa­lu­da­ble co­mo pa­ra ser tu usi­na de vi­ta­li­dad y es­tar, tam­bién, tan equi­li­bra­do co­mo pa­ra con­ver­tir­se en un oa­sis en el que te sien­tas re­la­ja­da y se­gu­ra. Ine­vi­ta­ble­men­te, en­con­tra­rás re­si­duos ener­gé­ti­cos pa­ra qui­tar y nue­vos de­seos s que ac­ti­var en tu en­torno.

Lo ideal es ha­cer lu­gar a lo nue­vo, no de­be­mos arras­trar frus­tra­cio­nes y ape­gos del ci­clo o que ter­mi­na. Es­tos blo­queos, s, se­gu­ra­men­te, es­tán ex­pre­saa­dos en al­gu­nos ob­je­tos de tu ca­sa.ca­sa Es el mo­men­to de abrir pla­ca­res, ca­jo­nes y ala­ce­nas, lim­piar y ti­rar to­do aque­llo que re­pre­sen­te ener­gía es­tan­ca­da y ne­ga­ti­va: sa­le el Shar Chi (lo ne­ga­ti­vo), lle­ga el Sheng Chi (lo po­si­ti­vo).

¡Es muy im­por­tan­te te­ner ac­ti­va­do el li­ving! Pa­ra el Feng Shui, la sa­la de es­tar es el co­ra­zón de la ca­sa des­de don­de se ac­ti­va la ener­gía de las as­pi­ra­cio­nes vi­ta­les. ¿Có­mo es­tá el chi de tu li­ving? ¿Cir­cu­la li­bre­men­te y con sua­vi­dad? ¿Te sen­tís a gus­to en él? Or­den, con­fort y ca­li­dez de­ben rei­nar en es­te es­pa­cio: que no fal­te una ca­ña de bam­bú, una plan­ta sa­lu­da­ble o un cua­dro de agua en mo­vi­mien­to en el sec­tor No­res­te que ac­ti­ve la abun­dan­cia pa­ra 2014.

Pro­te­gé la bo­ca de tu ca­sa. Por la puer­ta de en­tra­da en­tra el chi del ex­te­rior a tu ho­gar. Col­gá en el cen­tro del mar­co su­pe­rior, del la­do de afue­ra, un es­pe­jo pa­kua. Es­ta he­rra­mien­ta del Feng Shui se usa pa­ra re­pe­ler o des­viar las ener­gías hos- tiles que pue­dan pro­yec­tar­se ha­cia tu puer­ta de en­tra­da. Si vi­vís en de­par­ta­men­to, col­ga­lo de la­do de afue­ra de los ojos de tu ho­gar, es de­cir, de las ven­ta­nas o bal­cón.

Fun­da­men­tal: con­tro­lar y equi­li­brar el Yin-Yang. Los co­lo­res cá­li­dos, cla­ros y pas­te­les son los que te aportan ener­gía Yin que tran­qui­li­za la men­te. Es­tos de­ben ocu­par las su­per­fi­cies más am­plias co­mo pa­re­des y cor­ti­na­dos. Los co­lo­res Yang, vi­bran­tes co­mo el ro­jo, el na­ran­ja in­ten­so y el ver­de man­za­na de­ben es­tar en los de­ta­lles pa­ra pro­por­cio­nar vi­ta­li­dad sin ge­ne­rar ner­vio­sis­mo.

¡Si que­rés atraer la bue­na ener­gía, tam­bién te­nés que es­par­cir­la! En es­tas fe­chas siem­pre es cos­tum­bre, tan­to en Oc­ci­den­te co­mo en Orien­te, vi­si­tar fa­mi­lia y ami­gos y lle­var­les un pre­sen­te. To­mar­te tu tiem­po pa­ra ele­gir un ob­se­quio es­pe­cial y dár­se­lo a al­guien es­pe­cial es una for­ma de agra­de­cer y nu­trir los víncu­los afec­ti­vos. Po­dés re­ga­lar una esen­cia na­tu­ral de rosa mos­que­ta o ve­las ro­jas pa­ra ac­ti­var el amor y el de­seo en la pa­re­ja, otra op­ción pue­den ser por­ta­rre­tra­tos de ma­de­ra par­pa­ra co­lo­car imá­ge­nes de la fa­mi­lia y po­ner­las en el sec­tor de la fa­mi­lia.

Un úl­ti­mo pa­so: cam­biá los mue­bles de lu­gar. Re­co­rré tu ca­sa, ob­ser­vá la dis­tri­bu­ción de los mue­bles y ob­je­tos de de­co­ra­ción. Si hay amon­to­na­mien­to o co­sas que blo­quean el pa­so, li­be­ra­lo in­me­dia­ta­men­te. Cam­biá los mue­bles de lu­gar has­ta que sien­tas que la ener­gía cir­cu­la sua­ve, on­du­la­da y sin obs­tácu­los. Re­cor­dá que man­te­ner el or­den ge­ne­ra un buen fluir de la ener­gía y cuan­do tu ca­sa es­tá des­or­de­na­da, los otros as­pec­tos de tu vi­da tam­bién y ¡no es­tá bueno em­pe­zar el año así!

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Autora del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.