La ma­du­rez emo­cio­nal

Mia - - SUMARIO - * Es­pe­cia­lis­ta en Psi­co­te­ra­pia Cog­ni­ti­va-Con­duc­tual y Sis­té­mi­ca. (Ac­ker­man Ins­ti­tu­te for the Fa­mily. New York. USA- Uni­ver­si­dad de Va­len­cia- Es­pa­ña). Do­cen­te UADE (Uni­ver­si­dad Ar­gen­ti­na de la Em­pre­sa) www.gru­poar­cis.com.ar por la Lic. Ma­rian Du­rao*

Nues­tro fun­cio­na­mien­to emo­cio­nal es­tá re­gu­la­do por las emo­cio­nes, or­ga­ni­zan­do tan­to el pen­sa­mien­to co­mo la ac­ción. Es­ta­ble­cen me­tas que nos son prio­ri­ta­rias y nos or­ga­ni­zan pa­ra lle­var a ca­bo ac­cio­nes con­cre­tas. La ha­bi­li­dad de iden­ti­fi­car las emo­cio­nes y su des­crip­ción fa­ci­li­tan la eva­lua­ción de si la res­pues­ta emo­cio­nal es ade­cua­da o no. Las emo­cio­nes nos pre­pa­ran pa­ra la ac­ción, con lo cual, si nos en­con­tra­mos emo­cio­nal­men­te des­bor­da­dos, es di­fí­cil que po­da­mos di­ri­gir nues­tras ac­cio­nes ha­cia nues­tros ob­je­ti­vos.

Los ni­ños de 18 me­ses ya in­ter­pre­tan gran par­te de las emo­cio­nes y es­ta­dos men­ta­les de sus pa­dres o cui­da­do­res. La ca­pa­ci­dad de au­to­rre­gu­la­ción pue­de en­ten­der­se co­mo el re­sul­ta­do o de un es­fuer­zo con­jun­to del l ni­ño y su cui­da­dor. Es­ta re­gu­la­ción, por par­te del adul­to a car­go, se­rá fun­da­men­tal pa­ra a que el pe­que­ño pue­da apren­der a re­fle­xio­nar so­bre los sen­ti­mien­tos, y a uti­li­zar de e ma­ne­ra con­cien­te es­tra­te­gias s pa­ra dis­mi­nuir el es­trés, la an­sie­dad, el enojo y la an­gus­tia, a, en­tre otras. Mu­chas ve­ces enn­con­tra­mos en los re­la­tos de los os pa­cien­tes his­to­rias de di­fi­cul­ta­des que han te­ni­do sus pa­dres es o cui­da­do­res en la ha­bi­li­dad de en­se­ñar­les co­mo li­diar con sus us emo­cio­nes.

El len­gua­je de las se­ña­les

La in­ter­pre­ta­ción de nues­tros pro­pios es­ta­dosd men­ta­les l nos pro­por­cio­na in­for­ma­ción im­por­tan­te acer­ca de la si­tua­ción. Los se­res hu­ma­nos he­mos si­do do­ta­dos bio­ló­gi­ca­men­te de emo­cio­nes adap­ta­ti­vas y la po­si­bi­li­dad de re­co­no­cer­las nos per­mi­te en­ten­der la ex­pe­rien­cia emo­cio­nal y res­pon­der de una ma­ne­ra más efec­ti­va an­te la si­tua­ción. La emo­ción mo­de­ra­da es, en ge­ne­ral, más be­ne­fi­cio­sa y otor­ga la po­si- bi­li­dad de una me­jor or­ga­ni­za­ción ha­cia la ac­ción. Re­du­cir la in­ten­si­dad emo­cio­nal nos per­mi­te li­de­rar nues­tros es­ta­dos men­ta­les e in­cre­men­tar la sa­bi­du­ría y ma­du­ra­ción afec­ti­va.

En la in­ter­ac­ción, en el con­tac­to con un otro, las emo­cio­nes se trans­for­man en puen­tes pa­ra en­ten­der “qué es lo que el otro me quie­re de­cir. Qué des­pier­ta en mí lo que lo que el otro es­tá ex­pre­san­do”. En los mo­men­tos en que blo­quea­mos o in­ten­ta­mos su­pri­mir la co­ne­xión emo­cio­nal con los de­más o con no­so­tros mis­mos, que­da­mos sin in­for­ma­ción im­por­tan­te so­bre la si­tua­ción que de­be­mos afron­tar.

Las emo­cio­nes se pue­den con­si­de­rar se­ña­les que pue­den ser muy úti­les si nos lle­van a ve­ri­fi­car que es lo que las ac­ti­vó. Hay mu­chas per­so­nas que evi­tan emo­cio­nes ta­les co­mo la tris­te­za, la an­gus­tia. Sin em­bar­go, la tris­te­za, mu­chas ve­ces de­tie­ne, lle­va a la re­fle­xión y a de­mo­rar la ac­ción, lo cual en cier­tas oca­sio­nes, es muy útil.

La psi­co­te­ra­pia per­mi­te dis­mi­nuir la vul­ne­ra­bi­li­dad emo­cio­nal, iden­ti­fi­car sig­ni­fi­ca­dos que nos con­di­cio­nan a res­pon­der de ma­ne­ra desadap­ta­ti­va y a no ac­tuar an­te nues­tras emo­cio­nes co­mo si fue­ran he­chos in­cues­tio­na­bles. Es­te pro­ce­so per­mi­te pro­mo­ver in­ter­cam­bios que in­cre­men­ten la ha­bi­li­dad de atri­buir es­ta­dos men­ta­les a uno mis­mo y a los de­más, y que es­to au­men­te, a su vez, las po­si­bi­li­da­des de desem­pe­ñar­se efi­caz­men­te en el área so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.