Ha­cer el pro­pio pa­raí­so te­rre­nal

Aun­que cons­truir un in­ver­na­de­ro, un ca­jón pa­ra com­post, un sen­de­ro de gra­va y has­ta un es­tan­que con flo­res acuá­ti­cas, te de­je ago­ta­da, la re­com­pen­sa se­rá te­ner el pa­raí­so en ca­sa

Mia - - SUMARIO -

Qui­zás es­te ve­rano ha­yas te­ni­do que acor­tar los días de va­ca­cio­nes afue­ra y, en­ton­ces, ten­gas más tiem­po pa­ra apro­ve­char en tu ca­sa. A po­ner ma­nos a la obra pa­ra re­fu­tar aquel vie­jo di­cho de que “el jar­dín del ve­cino siem­pre pa­re­ce más ver­de que el nues­tro”. Es buen mo­men­to pa­ra que el tu­yo es­té cer­ca de ser un edén.

Pre­pa­rar el in­ver­na­de­ro

Co­mo can­tan por ahí, es ver­dad que no se pien­sa en el ve­rano cuan­do cae la llu­via. Pe­ro, no ca­be du­das de que pre­pa­rar aho­ra las plan­tas pa­ra el cli­ma frío que ven­drá, les ha­rá un gran fa­vor lle­ga­do el mo­men­to. Só­lo ne­ce­si­ta­rás dis­tin­tos ti­pos de tu­bos de PVC y ce­men­to pa­ra mon­tar y fi­jar el mar­co de un pe­que­ño in­ver­na­de­ro, y lá­mi­nas de plás­ti­co pa­ra cu­brir la par­te su­pe­rior. Pen­sá que el ta­ma­ño que eli­jas tie­ne que ir de acuer­do con la can­ti­dad de plan­tas que quie­ras con­ser­var en el in­te­rior y de­be ajus­tar­se a las me­di­das de tu pa­tio.

Com­post, ali­men­to del bueno

Si aún te que­dó más tiem­po y un res­to de ener­gía pa­ra tra­ba­jar en el jar­dín, te su­gie­ro que lo de­di­ques a cons­truir un cu­bo es­pe­cial pa­ra ha­cer el com­post. Se­gu­ro que te es­ta­rás pre­gun­tan­do ¿qué es eso y có­mo se ha­ce? Se tra­ta de abono or­gá­ni­co y se for­ma a par­tir de desechos, co­mo restos de co­mi­da, fru­tas y ver­du­ras, ase­rrín, cás­ca­ras de hue­vo, restos de ca­fé, ma­te­ria fe­cal del ga­ti­to o del pe­rro (de ca­sa), tro­zos de ma­de­ra, ra­mas, cés­ped, ho­jas, raí­ces, pé­ta­los, y to­do lo que re­sul­te de po­dar el jar­dín. Si en vez de desechar­los, los uti­li­zás, es­tos restos se trans­for­ma­rán en un mag­ní­fi­co abono pa­ra la tie­rra de tus plan­tas y ade­más, ha­rás un gran apor­te a la sus­ten­ta­bi­li­dad del pla­ne­ta, re­du­cien­do enor­me­men­te la ba­su­ra. Sú­per be­ne­fi­cio­so pa­ra tu jar­dín, el abono es un fer­ti­li­zan­te que ayu­da­rá a las plan­tas a cre­cer de ma­ne­ra or­gá­ni­ca y sin el uso de quí­mi­cos. Pe­ro vol­va­mos al prin­ci­pio, ¿có­mo ha­go el cu­bo pa­ra el com­post? Pri­me­ro, com­prá ma­de­ra re­sis­ten­te al agua y a la pu­tre­fac­ción pa­ra que pue­dan so­bre­vi­vir los ele- men­tos que con­for­man el abono. El ta­ma­ño es a elec­ción pe­ro cal­cu­lá más o me­nos vein­ti­cua­tro lis­to­nes ho­ri­zon­ta­les. Seis pa­ra ha­cer la ta­pa; y pa­ra ca­da pa­red, tam­bién seis. Es muy im­por­tan­te que al cons­truir es­te ca­jón de ma­de­ra, de­jes es­pa­cios en­tre ca­da ta­bla pa­ra que cir­cu­le el ai­re por den­tro, ya que el com­post es un pro­ce­so ae­ró­bi­co de oxi­da­ción.

Un es­fuer­zo más

Si to­da­vía te que­dan días li­bres y con­ser­vás las fuer­zas pa­ra uti­li­zar la pa­la, aníma­te a crear un cla­ro de agua. No im­por­ta que tu es­pa­cio ver­de sea pe­que­ño, si cons­truís un pe­que­ño es­tan­que con flo­res acuá­ti­cas le da­rás un to­que ele­gan­te y cá­li­do. Y pa­ra que que­de, aún me­jor, com­prá unas cuan­tas bol­sas de gra­va, apla­ná la tie­rra en el lu­gar que más te gus­te y ha­cé un ca­mi­ni­to que lle­ve des­de la puer­ta de ca­sa a la en­tra­da del jar­dín. Si lo bor­deás con pie­dras gran­des de río, ya no ten­drás na­da que en­vi­diar­le al jar­dín de tus ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.