Ho­rós­co­po

Mia - - HORÓSCOPO - Por Ga­briel Ru­gie­ro, “Bru­ji­to Maya”

Aries

El año se di­vi­di­rá en dos par­tes: una pri­me­ra eta­pa has­ta el 17 de ju­lio, pa­ra re­sol­ver asun­tos y ce­rrar te­mas pen­dien­tes, y la se­gun­da mi­tad del año, con el in­gre­so de Jú­pi­ter, el pla­ne­ta be­ne­fac­tor, en el signo afín de Leo, cuan­do re­pun­ta to­do, co­mien­zan a verse los lo­gros po­si­ti­vos y me­jo­ra la eco­no­mía. Urano, el pla­ne­ta de las trans­for­ma­cio­nes, transita en su pro­pio signo, en la pri­me­ra ca­sa na­tu­ral, la de la per­so­na­li­dad, in­vi­tán­do­los a re­no­var­se y cam­biar. Sa­turno, el maes­tro, es­ta­rá en Es­cor­pio, su oc­ta­va ca­sa na­tu­ral, tra­ba­jan­do has­ta el 23 de di­ciem­bre so­bre he­ren­cias y le­ga­dos, los in­vi­ta­rá a re­vi­sar su his­to­ria fa­mi­liar, ha­cer te­ra­pia, cons­te­la­cio­nes, pa­ra en­ten­der las pro­pias raí­ces. Plu­tón, en su dé­ci­ma ca­sa, la del des­tino, ha­ce re­plan­tear la vo­ca­ción y di­rec­ción en la vi­da, es­pe­cial­men­te pa­ra los que ha­yan pa­sa­do los 40 años. Nep­tuno en Pis­cis apor­ta sen­si­bi­li­dad y com­pren­sión. Un año po­si­ti­vo pa­ra los aria­nos, de gran cre­ci­mien­to in­te­rior.

Tau­ro

Los tau­ri­nos ya ge­ne­ra­ron an­ti­cuer­pos con­tra la mo­les­ta opo­si­ción de Sa­turno, en Es­cor­pio. To­do, en 2013, les re­sul­tó cues­ta arri­ba, pe­ro aho­ra sa­ben có­mo ma­ne­jar­lo. En la sép­ti­ma ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de la pa­re­ja, las prin­ci­pa­les cri­sis llegaron al ma­tri­mo­nio o el no­viaz­go. Pe­ro siem­pre que Sa­turno apa­re­ce, es por al­go, si lo sa­be­mos es­cu­char, apren­de­mos la lec­ción y ca­pi­ta­li­za­mos su fuer­za de ma­ne­ra po­si­ti­va. Pa­ra pro­yec­tos, ne­go­cios, fir­ma de con­tra­tos, mu­dan­zas o via­jes cor­tos, apro­ve­chen el trán­si­to de Jú­pi­ter, en su ter­ce­ra ca­sa na­tu­ral, y to­do flui­rá es­pon­tá­nea­men­te. Urano, en la dé­ci­mo­se­gun­da ca­sa, ayu­da a de­fi­nir si­tua­cio­nes y agi­li­zar cie­rres (jui­cios por se­pa­ra­cio­nes y di­vor­cios). )

Gé­mi­nis

Un ex­ce­len­te año, prin­ci­pal­men­te en lo eco-nó­mi­co. Jú­pi­ter, el be-ne­fac­tor, transita en su se­gun­da ca­sa na­tu­ral, la de los ne­go­cios y fi­nan-zas, has­ta el 16 de ju­lio. Ten­drán cre­ci­mien­to o pro­fe­sio­nal y me­jo­ras la­bo­ra­les. Sa­turno, en su sex­ta ca­sa na­tu­ral, pue­de traer al­gu­nas mo­les­tias en el área de la sa­lud, ha­gan che­queos de ru­ti­na, apun­ten a su cos­ta­do vul­ne­ra­ble. Urano en Aries, en la un­dé­ci­ma ca­sa na­tu­ral, la de los ami­gos y re­la­cio­nes so­cia­les, pro­po­ne un re­cam­bio de gen­te, de círcu­lo de amis­ta­des: van a bus­car con quien re­tro­ali­men­tar­se y a ale­jar­se de los com­pli­ca­dos. Aten­ción con Plu­tón en la oc­ta­va ca­sa, de las en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias, en es­pe­cial los que tie­nen an­te­ce­den­tes de dia­be­tes.

Cán­cer

Otro buen año pa­ra los can­ce­ria­nos, en es­pe­cial has­ta el 16 de ju­lio, gra­cias a Jú­pi­ter, el be­ne­fac­tor, tran­si­tan­do por su pro­pio signo. Ex­ce­len­te pa­ra in­ver­sio­nes, com­pras in­mo­bi­lia­rias ( mu­chos con­cre­ta­rán el sue­ño de la ca­sa pro­pia). Des­pués, in­gre­sa en su se­gun­da ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de las fi­nan­zas, y ha­brá as­cen­sos, cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal. Sa­turno, el maes­tro, se en­cuen­tra en un po­si­ti­vo trí­gono en su quin­ta ca­sa na­tu­ral, la de los hi­jos, las en­se­ñan­zas ven­drán por ese la­do y ten­drán la opor­tu­ni­dad de apren­der y en­ri­que­cer­se de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Re­for­za­do ppor la pre­sen­cia de Urano en su ca­sa diez, es ideal pa­ra ami­gar­se con la tec­no­lo­gía, en es­pe­cial el uso de In­ter­net, que les abri­rá un mun­do de po­si­bi­li­da­des. Plu­tón en ca­sa sie­te, la de la pa­re­ja, los in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre los víncu­los pri­ma­rios. Un año muy im­por­tan­te en sus vi­das.

To­dos los trán­si­tos as­tra­les pa­ra ca­da signo: la me­jor ma­ne­ra de agen­dar la ener­gía pla­ne­ta­ria que ten­drás pa­ra el amor, la sa­lud y el di­ne­ro

Leo

En la pri­me­ra mi­tad del año pon­drán en or­den sus co­sas, pa­pe­les, re­la­cio­nes, ideas, con Jú­pi­ter tran­si­tan­do en su dé­ci­mo­se­gun­da ca­sa na­tu­ral. A par­tir del 17 de ju­lio, in­gre­sa en su pro­pio signo y es el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo que ne­ce­si­ta­ban pa­ra triun­far, se des­ta­ca­rán por su ta­len­to y bri­lla­rán con luz pro­pia, triun­fan­do en lo que em­pren­dan. Sa­turno, el pla­ne­ta de las lec­cio­nes, transita en su cuar­ta ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de la fa­mi­lia, don­de se ma­ni­fies­ta el ma­yor apren­di­za­je de es­te año pa­ra los leo­ni­nos: to­mar con­cien­cia del otro, es­cu­char, acep­tar opi­nio­nes, fle­xi­bi­li­zar, tra­ba­jar in­ter­na­men­te so­bre los afec­tos, el ho­gar se­rá la gran ma­te­ria que de­be­rán cur­sar. Los hi­jos que tie­nen a car­go per­so­nas ma­yo­res de­be­rán de­di­car­le tiem­po y ener­gía a sus pa­dres, asis­tir­los, cui­dar­los acom­pa­ñar­los amo­ro­sa­men­te. Urano, Nep­tuno y Plu­tón se en­cuen­tran en as­pec­tos ar­mó­ni­cos ha­cien­do de es­te año un pa­raí­so pa­ra los leo­ni­nos.

Vir­go

¿Y si lo in­ten­to? Es­ta se­rá la pre­gun­ta cla­ve de los vir­gi­nia­nos que se en­fren­ta­rán a sus pro­pios mie­dos y se atre­ve­rán a la aven­tu­ra de la vi­da. El amor es su gran desafío. Tam­bién en lo la­bo­ral, se pro­pon­drán me­tas al­tas, acep­tan­do nue­vos desafíos. Sa­turno, en su ter­ce­ra ca­sa na­tu­ral, la de los trá­mi­tes, pa­pe­les, jui­cios, les pue­de po­ner al­gu­nas tra­bas con la ley, no acu­mu­len deu­das con la tar­je­ta de cré­di­to por­que al as­tro le gustan las cuen­tas cla­ras y trans­pa­ren­tes. Nep­tuno en Pis­cis, en su sép­ti­ma ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de la pa­re­ja, los po­ne es­pe­cial­men­te sen­si­bles en el amor. Plu­tón, tran­si­tan­do en su quin­ta ca­sa, la de los hi­jos, tra­ba­ja so­bre la edu­ca­ción que le dan a su des­cen­den­cia pa­ra no co­me­ter los mis­mos erro­res que co­me­tie­ron con us­te­des sus pa­dres.

Li­bra

Es­te año de­be­rán pen­sar muy bien lo que ha­cen. Si tie­nen en cuen­ta al­gu­nos as­pec­tos pla­ne­ta­rios, pa­sa­rán con éxi­to la prue­ba, en cam­bio, si to­man el ca­mino más fá­cil, lo ba­ra­to les re­sul­ta­rá cos­to­so. Por un la­do, Jú­pi­ter transita en su dé­ci­ma ca­sa, la del des­tino, sin em­bar­go, al en­con­trar­se en cua­dra­tu­ra con su Sol na­tal en Li­bra, de­be­rán ga­nar­se el éxi­to con el fru­to de su tra­ba­jo. Pe­re­zo­sos, opor­tu­nis­tas, per­so­nas que bus­can el éxi­to fá­cil no son pa­ra es­te año. El mis­mo men­sa­je les da Sa­turno, des­de su se­gun­da ca­sa na­tu­ral, el sec­tor del tra­ba­jo y las fi­nan­zas: si van por el ca­mino más cor­to, per­de­rán tiem­po y di­ne­ro. Urano, en su sép­ti­ma ca­sa na­tu­ral, la de la pa­re­ja, les pro­po­ne rein­ven­tar­se en el amor, el cre­ci­mien­to de la pa­re­ja de­be ser mu­tuo y de­be­rán te­ner la sa­bi­du­ría de de­jar­le li­ber­tad al otro pa­ra que en­cuen­tre su pro­pia rea­li­za­ción per­so­nal. Un año in­ten­so pa­ra Li­bra, a po­ner­se el guar­da­pol­vo pa­ra ir de nue­vo a la es­cue­la pe­ro de la vi­da.

Es­cor­pio

¡Pre­pa­ren las va­li­jas! Has­ta el 16 de ju­lio, Jú­pi­ter transita en su no­ve­na ca­sa na­tu­ral, la de las tra­ve­sías lar­gas. Mu­chos es­cor­pia­nos irán a vi­si­tar las tie­rras de sus an­ces­tros, pa­ra re­en­con­trar­se con sus raí­ces, otros que­rrán pro­bar suer­te en los ne­go­cios en el ex­te­rior y has­ta ra­di­car­se en otro con­ti­nen­te. Ábran­se a las po­si­bi­li­da­des, con Jú­pi­ter to­do pue­de pa­sar. Urano, en ca­sa seis, po­ne al ser­vi­cio de la sa­lud nue­vas tec­no­lo­gías: si tie­nen al­gu­nos pro­ble­mi­tas de sa­lud, en­con­tra­rán en la cien­cia mé­di­ca res­pues­tas a sus in­te­rro­gan­tes,, con­sul­ten va­rias opi­nio­nes pro­fe­sio­na­les y eli­jan el tra­ta­mien­to que más se ade­cue a sus ne­ce­si­da­des. En elel amor, se­rá un año tran­qui­lo, sin fue­gos os ar­ti­fi­cia­les, pe­ro ro tam­po­co con n pro­ble­mas, un n po­co de re­man­so le ven­drá bien al co­ra­zón.

Sa­gi­ta­rio g

La eta­pa más fa­vo­ra­ble co­men­za­rá a par­tir del 17 de ju­lio, con el in­gre­so de Jú­pi­ter, en uun aus­pi­cio­so trí­gono (120 gra­dos de ar­co) con Sa­gi­ta­rio: pe­di­do de ca­sa­mien­to, com­pro­mi­sos, na­ci­mien­tos. Du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses, de­be­rán en­fo­car­se en sus ob­je­ti­vos y dar los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra, du­ran­te la se­gun­da mi­tad del año, co­se­char los fru­tos. Una su­ge­ren­cia: no se la crean de­ma­sia­do, Jú­pi­ter en Leo exal­ta el Yo y los sa­gi­ta­ria­nos so­nso pro­pen­sos a los ex­ce­sos. Urano tam­bién llos ayu­da, des­de Aries, con ideas crea­ti­vas y pro­pues­tas ori­gi­na­les. En el tra­ba­jo, ha­gan cur­sos de ac­tua­li­za­ción, es­tén al tan­to de to­das las no­ve­da­des. Urano y el amor les pro­po­ne sor­pren­der a la pa­re­ja con lo­cu­ras im­pre­vis­tas, sa­lir de la ru­ti­na, re­con­quis­tar al ser ama­do co­mo la pri­me­ra vez.

Ca­pri­cor­nio

¡ Oíd mor­ta­les el gri­to sa­gra­do: li­ber­tad! se­rá el himno de 2014. La bue­na no­ti­cia es la sa­li­da de Jú­pi­ter de su opo­si­ción, a par­tir del 17 de ju­lio. Rom­pe­rán ca­de­nas con to­do ti­po de co­lo­ni­za­cio­nes, la­bo­ra­les o afec­ti­vas. Se sen­ti­rán más due­ñas de su des­tino y su pro­pia vi­da lo que des­per­ta­rá la ad­mi­ra­ción del otro y ten­drán el mun­do a sus pies. Con­ti­nua­rán con la po­lí­ti­ca de cre­ci­mien­to in­te­rior tra­za­da en el 2013. Urano, en su cuar­ta ca­sa na­tu­ral ( el ho­gar), los uni­rá pro­fun­da­men­te con su des­cen­den­cia, se­rá un año de mu­cha co­ne­xión y co­mu­ni­ca­ción con los hi­jos. To­da la li­bi­do que an­tes po­nían en la pa­re­ja, aho­ra em­pie­za a es­tar re­par­ti­da en otros ro­les. Sien­ten el lla­ma­do ado de nue­vas aven­tu­ras. ras. Es un año de reaco­mo­da­mien­to, em­pie­zan a mi­rar­se en elel es­pe­jo, a re­co­no­cer­se, a gus­tar­se. Co­mo res­pi­rar hon­do y na­cer de nue­vo.

Acua­rio

Du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del año, Jú­pi­ter en la sex­ta ca­sa na­tu­ral fa­vo­re­ce la sa­lud, el cui­da­do del cuer­po y la es­té­ti­ca, pa­ra ha­cer tra­ta­mien­tos de be­lle-leza, in­clu­so ci­ru­gías nono in­va­si­vas pa­ra re­ju­ve­ne­cer. A par­tir del 17 de ju­lio, Jú­pi­ter en­tra en la sép­ti­ma ca­sa, la de la pa­re­ja, to­da la aten­ción es­ta­rá pues­ta en el ser ama­do y se­rán el im­pul­so y mo­tor del cre­ci­mien­to del otro. Sa­turno si­gue en mo­les­ta cua­dra­tu­ra re­tra­san­do asun­tos y exi­gién­do­les el do­ble de es­fuer­zo pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos. Aten­ción con Nep­tuno en su se­gun­da ca­sa na­tu­ral: in­cen­ti­va las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas, plás­ti­cos, mú­si­cos, es­cri­to­res, poe­tas. Si tu­vie­ra que de­fi­nir en una pa­la­bra el 2014 pa­ra us­te­des, di­ría que es el año de la be­lle­za.

Pis­cis

Jú­pi­ter, el gran be­ne­fac­tor, transita has­ta el 16 de ju­lio en un aus­pi­cio­so trí­gono ( 120 gra­dos de ar­co) a su Sol na­tal, lo­gra­rán es­ta­bi­li­zar­se eco­nó­mi­ca­men­te y en su pro­fe­sión, de­mos­tran­do ca­pa­ci­dad y ac­ti­tud. Urano, en su se­gun­da ca­sa na­tu­ral, la del tra­ba­jo, les exi­gi­rá al­gu­nos cam­bios la­bo­ra­les: mo­der­ni­zar­se, ac­tua­li­zar las ideas. No es de ex­tra­ñar que al­gu­nas pis­cia­nas de­ci­dan dar un vuel­co dde 180 º en su vi­da y co­men­zar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria ( aún las per­so­nas de edad). Nep­tuno, en su pri­me­ra ca­sa, afi­na la in­tui­ción y les pro­por­cio­na un buen ol­fa­to, que les ayu­da­rá, es­pe­cial­men­te en la pa­re­ja, pa­ra adi­vi­nar los pro­ce­sos del otro. Sa­turno es­tá en su no­ve­na ca­sa, no es un año pa­ra mu­dan­zas, po­drían de­va­luar su ca­pi­tal, más bien, in­vier­tan en re­for­mas en su ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.